Efectos en el bebé de las ETS

Efectos en el bebé de las ETS
comparte

Las Enfermedades de Transmisión Sexual durante el embarazo pueden tener graves complicaciones tanto para la mamá como para el bebé, por lo que conviene tomar una serie de precauciones para evitar riesgos.

¿Qué son las ETS?

Las Enfermedades de Transmisión Sexual son enfermedades bacterianas o víricas que se contraen a través del sexo, ya sea vaginal, anal u oral, con una persona infectada.


Esta es la principal vía de transmisión de estas enfermedades, aunque también es posible contagiarse de algunas de ellas a través de objetos contaminados, como de la hepatitis B, por ejemplo; o si se tiene contacto con la sangre o heridas abiertas de una persona infectada.


Por lo tanto, una mujer embarazada puede contraer una ETS al igual que cualquier otra persona si está en contacto con alguien infectado y no toma las precauciones necesarias.


Muchas de estas enfermedades pueden viajar por la sangre y atravesar la placenta, infectando al bebé en cualquier momento del embarazo. También es posible que el bebé se contagie durante el parto, al salir por el canal vaginal.


Algunas de las ETS más comunes son:
 

•             Clamidia: causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Las mujeres pueden contraer clamidia en el cuello del útero, el recto o la garganta. En general, la clamidia no presenta síntomas, pero si aparecen son: flujo vaginal anormal y con olor fuerte, ardor al orinar y dolor en las relaciones sexuales.

No te puedes perder ...

La hidratación en la infancia

La hidratación en la infancia

La importancia de una correcta ingesta de agua, líquidos y bebidas (mayoritariamente compuestas por agua) radica en que ésta es el principal componente de nuestro cuerpo. En el feto, más del 90% del peso corporal es agua, porcentaje que desciende al 75% en los recién nacidos y va disminuyendo hasta alcanzar la edad adulta un 60%


•             Herpes genital: causada por el virus del herpes simple. Puede causar llagas en el área genital o rectal, nalgas y muslos.


•             Gonorrea: la bacteria que causa la gonorrea puede infectar el tracto genital, la boca o el ano. Puede contagiarse al bebé en el parto si la mamá está infectada. Algunas veces, la gonorrea no provoca síntomas. En las mujeres, los primeros síntomas generalmente son leves. A medida que avanza la enfermedad, puede provocar hemorragias entre los períodos menstruales, dolor al orinar y aumento de las secreciones vaginales. De no tratarse, puede provocar la enfermedad inflamatoria pélvica, que causa problemas en el embarazo e infertilidad.


•             Hepatitis B: causado por el virus de la hepatitis B (VHB). La hepatitis B se contagia por contacto con sangre, semen u otro líquido de una persona infectada. También puede contagiarse al bebé en el parto, por eso se vacuna a todos los recién nacidos en las primeras horas de vida contra este virus. La persona infectada puede sentirse como si tuviera gripe. También puede tener ictericia, orina de color oscuro y deposiciones pálidas.


•             VIH/SIDA: significa virus de la inmunodeficiencia humana. Este virus afecta al sistema inmunitario mediante la destrucción de los glóbulos blancos que combaten las infecciones, con lo que la persona infectada puede contraer enfermedades graves con más facilidad. Esta enfermedad también se transmite durante el parto. Los primeros síntomas pueden ser inflamación de los ganglios y síntomas parecidos a la gripe.


•             Virus del Papiloma Humano (VPH): son virus comunes que pueden causar verrugas. Existen más de 100 tipos de VPH. La mayoría son inofensivos, pero aproximadamente 30 tipos se asocian con un mayor riesgo de tener cáncer de cuello de útero, vulva, vagina y ano. Generalmente no dan síntomas.


•             Sífilis: causada por una bacteria. Infecta el área genital, los labios, la boca o el ano y afecta tanto a los hombres como a las mujeres. Traspasa la placenta, pudiendo afectar al feto. En sus primeras etapas puede causar una llaga única, pequeña e indolora. A veces causa inflamación de los ganglios linfáticos cercanos. Si no se trata, generalmente causa una erupción cutánea que no pica, frecuentemente en manos y pies.


•             Tricomoniasis: causada por un parásito. Muchas personas no muestran síntomas. Los síntomas, si aparecen, incluyen secreción vaginal verdosa o amarillenta, dolor en las relaciones sexuales, olor vaginal, dolor al orinar, picazón en la vagina.


¿Cómo pueden afectar las ETS al embarazo?


Las ETS pueden resultar muy graves tanto para el embarazo como para el bebé. Algunos efectos pueden notarse al momento, mientras que otros pueden surgir años después.


Como hemos visto, algunas pueden contagiarse durante el embarazo ya que atraviesan la placenta, como la sífilis, y otras en el momento del parto.


En general, las ETS pueden causar aborto, embarazo ectópico, rotura prematura de las membranas, parto prematuro, bajo peso al nacer, infección uterina, nacimiento de un mortinato (sin vida), defectos de nacimiento (ceguera, sordera, discapacidad intelectual, deformidades en los huesos…), etc.


Además, cada una de ellas puede causar los siguientes problemas:


- VIH/SIDA: Se puede transmitir al bebé durante el embarazo, el parto o en la lactancia si no se trata adecuadamente.


- Gonorrea: Si el bebé se contagia al pasar por el canal del parto, puede contraer infecciones en los ojos, neumonía o infecciones en la sangre o las articulaciones.


- Clamidia: Al igual que la gonorrea, puede causar infecciones en los ojos o neumonía si se contagia en el parto.


- Herpes genital: Las mujeres que se contagian de herpes gential hacia el final del embarazo tienen entre un 30 y un 60% de posibilidades de infectar al bebé. El riesgo es mayor en el parto. Esta infección es muy grave en un recién nacido, puede causarle incluso la muerte. También ceguera, daño cerebral o lesiones en otros órganos.


- Hepatitis B: Si la madre se contagia en las primeras semanas de embarazo tiene pocas posibilidades de afectar al feto (10%). Pero si la infección ocurre hacia el final, las posibilidades aumentan hasta el 90%. Puede causar al bebé cicatrices en el hígado, insuficiencia hepática, cáncer o la muerte.


¿Cómo saber si tengo una ETS?


Algunas ETS presentan enseguida síntomas, por lo que deberás estar atenta a cualquier cambio en tu flujo vaginal extraño, dolor al orinar o al mantener relaciones sexuales, llagas genitales…


Pero otras no, por eso te realizarán controles de ciertas de ellas cuando te hagan análisis de sangre a lo largo del embarazo, principalmente se analiza la presencia de VIH y Hepatitis B.


¿Me puedo tratar en el embarazo?


Las enfermedades de transmisión sexual como la clamidia, gonorrea, sífilis, tricomoniasis y vaginosis bacteriana pueden tratarse y curarse con antibióticos que no son peligrosos para el embarazo y que pueden tomarse sin problemas.


Las causadas por virus, como VIH, hepatitis B o herpes, no se pueden curar pero se pueden tratar con medicamentos para reducir el riesgo de transmisión de la infección al bebé, así como practicar una cesárea en lugar de un parto vaginal para evitar el contagio en el parto.


Además, como hemos dicho, a todos los recién nacidos se les vacuna contra la hepatitis B nada más nacer y se les aplica una pomada antibiótica en los ojos para prevenir la ceguera que puede causar las bacterias de la gonorrea o la clamidia si la mamá está infectada en el momento del parto y el bebé se contagia al salir por el canal de parto.


¿Cómo evitar las infecciones por ETS?


La mejor manera de evitar una infección por ETS es la prevención. Con una pareja monógama y fiel, en la que ninguno esté contagiado, no hay problema. Pero si se tienen varias parejas sexuales o si una de ellas tiene riesgo de contagiarse por cualquier motivo, es mejor tomar precauciones y usar condones al mantener relaciones sexuales (tanto vaginales como anales) y evitar el sexo oral.


Estar vacunada contra la hepatitis B y contra las cepas más graves del VPH.


Si se tiene una profesión de riesgo, como médico o enfermera, en la que se puede estar en contacto con sangre infectada, tener mucho cuidado y usar guantes y todas las protecciones necesarias. 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora para saber el color de ojos de un bebé que arroja como resultado la probabilidad de tener uno u otro color en función del color de ojos de los padres.


Fecha de actualización: 29-03-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>