¿Es normal no sentir jalones en el embarazo?

¿Es normal no sentir jalones en el embarazo?
comparte

Durante el embarazo la barriga es la parte del cuerpo que más sufre cambios ya que tiene que resguardar al bebé. Pero, al margen del aumento de tamaño, existen otras cuestiones sobre el vientre a tener en cuenta durante el embarazoEstos son algunos cambios que notarás en tu fase de embarazada.

Durante la gestación el útero aumenta diez veces su peso y 500 veces su capacidad, el bebé va ganando peso hasta llegar a los tres y cuatro kilos en muchas ocasiones, y se producen cambios hormonales diversos. Esto va a determinar que el vientre sufra determinados cambios, a veces molestos, a veces muy deseados, dentro de los cuales se encuentran los siguientes:


1. Jalones: los músculos que sujetan el útero tienen que hacer un gran esfuerzo, sobre todo en el último trimestre de embarazo. Por eso muchas mujeres notarán jalones en el bajo vientre, similares a calambres en ocasiones, o pinchazos en los laterales de la tripa o de las ingles, debidos a la distensión de los músculos abdominales. El yoga puede servir para estirar y flexibilizar los músculos de modo que se minimicen las molestias y la embarazada también tiene que controlar los cambios de posición y los movimientos para que no sean bruscos.


Estos pinchazos/jalones son normales, pero la embarazada debe saber el porqué: los pinchazos/jalones se sienten porque está llegando más sangre a la matriz. Los vasos sanguíneos tienen una capa de músculo que tiene la capacidad de contraerse, y esos espasmos se dan porque llega más torrente de sangre que contrae los vasos, por lo que si de igual manera no los llegan a sentir en algunas ocasiones no pasa nada, es algo normal.

 

Si por el contrario sigues sufriendo dolor, jalones o punzaciones pélvicas, la primera recomendación es que pidas cita con tu ginecólogo a fin de que busque las causas de este dolor.


Si se han descartado otras causas de dolor pélvico que no sean las propias del embarazo, los siguientes consejos te pueden ayudar para minimizar las molestias y evitar futuras crisis de dolor:


- Estabiliza la cadera con fajas o cinturones pélvicos.

- Dedica tiempo cada día para hacer un poco de reposo.

- Aplica calor local en la zona lumbar.

- Evita cargar peso.

- Adopta una postura adecuada cuando estés sentada: no cruces las piernas, mantén la espalda lo más recta posible  y recuerda utilizar el respaldo de la silla.

- Evita estar mucho tiempo en la misma posición y no pasar mucho tiempo de pie.


2. Comezón en la barriga: el estiramiento de la piel y los cambios hormonales a menudo provocan comezón en la barriga de la embarazada, sobre todo si se tiene la piel muy seca. Se puede sentir un hormigueo desagradable y a veces molestias más intensas y lo que se puede hacer para mitigarlo es hidratarse la piel con frecuencia o recurrir a productos cremosos con avena o camomila. Una manera de evitarlo es no rascarse y llevar prendas holgadas de algodón. A veces suelen salir granitos que pican al final del embarazo, es una erupción cutánea durante el embarazo que suele darse junto a las estrías.


3. Endurecimiento: a partir de la segunda mitad del embarazo, pero sobre todo en el último trimestre, podrás sentir cómo la barriga se endurece y se tensa a pequeños intervalos, sobre todo alrededor del ombligo, generando cierta incomodidad pero no dolor. Son las contracciones de Braxton Hicks, unas "falsas contracciones" que preparan el útero para la llegada del bebé. Lo más habitual es que estas contracciones se noten más al final del día por la acumulación del cansancio de la jornada.

 

4. Estrías: son unas compañeras poco deseadas pero muy frecuentes, aproximadamente el 60% de las embarazadas las poseen ya que la piel del abdomen se estira y las fibras con menos elasticidad se rompen, creando estas marcas. Aunque no siempre es posible y efectivo, hay algunos consejos para intentar prevenir las estrías, como mantener una buena hidratación por dentro y por fuera y mantener un aumento de peso controlado. En ocasiones, las estrías van acompañadas de una erupción cutánea que pica.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×