• Buscar
Publicidad

Picores en la piel durante el embarazo

Picores en la piel durante el embarazo

A medida que tu barriga se expande y tus pechos crecen, la piel se estira. Esto puede provocar picores constantes en estas zonas, especialmente durante este periodo en el que tu cuerpo comienza a transformarse de manera más evidente.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué pica la piel?

El picor es un síntoma que padecen un 20% de las mujeres embarazadas y que aparece en especial en el tercer trimestre de gestación. El picor puede sentirse por toda la piel, aunque es más frecuente en algunas zonas como las mamas, el abdomen, las piernas o los glúteos, es decir, en donde más se estira la piel. Se conoce como prurito gravídico y es muy molesto, aunque no perjudicial para el feto. Causa pequeñas protuberancias parecidas a las picaduras de insectos que comienzan siendo pocas y se extienden poco a poco.

Además, la sequedad y la temperatura corporal de una mujer embarazada también tienden a aumentar y con ello la sudoración, por lo que los picores serán habituales. Los cambios en los niveles de estrógeno, hormona que interviene en la formación de colágeno, también aumenta el picor.

 

¿Cómo calmar el prurito?


- Trata de ducharte con agua tibia, nunca lo hagas con agua muy caliente.

- Utiliza jabones naturales o suaves con pH neutro.

- Aplícate, después de ducharte, crema hidratante por todo el cuerpo, especialmente por la tripa, muslos y pecho.

- Si el picor es muy intenso, date un baño con agua tibia y echa sales de baño efervescentes o unas cucharadas de bicarbonato. Esto puede aliviar el picor.

- Masajea tus piernas al llegar a casa para favorecer la circulación, date duchas de agua fría en las piernas y ponlas en alto.

- Bebe al menos dos litros de agua al día para mantenerte también hidratada por dentro.

- Haz ejercicio de manera regular. Las mejores actividades embarazada son caminar, pilates para embarazadas, yoga o natación.

Articulo relacionado: Carta de un padre a su hijo

- Evita la sequedad ambiental. Pon recipientes con agua o humidificadores en las habitaciones. Las plantas también te ayudarán a mantener la humedad en el hogar.

- Utiliza ropa de tejidos naturales como algodón o lino. Los tejidos sintéticos pueden ser irritantes y dificultan la transpiración de la piel, favoreciendo el picor.

- Olvídate de los excitantes. El café o el té aumentan el nerviosismo y pueden incrementar los picores.

- Si el picor es insoportable, no dudes en acudir a tu médico.
 

Otras causas de picor en la piel durante el embarazo


El picor intenso en la piel también puede ser una señal de otras enfermedades más graves cuyos síntomas debes conocer para consultar al médico en cuanto los notes:

Herpes gestationis. Es una rara enfermedad autoinmune que se caracteriza por la aparición de lesiones bulbosas intensamente pruriginosas que suelen transformarse en unas semanas en ampollas o lesiones en forma de urticaria. Se localizan con mayor frecuencia en el abdomen, alrededor del ombligo. Suelen aparecer entre las semanas 28 y 32, y su origen es autoinmune.

El tratamiento más indicado son los corticoides y los antihistamínicos, que no afectan al bebé. Cuando termina el brote, suele quedar una cicatriz en la zona.

Erupción polimorfa del embarazo (PEP). Es una enfermedad más habitual en las primíparas durante las últimas semanas de embarazo, sobre todo en aquellas con embarazos múltiples y un peso excesivo. Esta erupción comienza en las estrías del abdomen y provoca la aparición de pápulas muy pruriginosas que forman placas que se extienden por los glúteos y los muslos. No afecta a la madre ni al feto, aunque son molestas y tardan en curarse entre 4 y 6 semanas. El tratamiento consiste en corticoides tópicos y antihistamínicos si el picor es muy intenso.

Foliculitis. Es una erupción formada por pequeños granitos acompañada de mucho picor que suele aparecer en abdomen y mamas. Aparece en el segundo trimestre de embarazo y desaparece de forma espontánea tras el parto. El tratamiento son corticoides o rayos ultravioleta B.

Colestasis intrahepática en el embarazo. Es un trastorno fisiológico grave que aparece en el tercer trimestre de embarazo y provoca un picor intenso, especialmente en las manos y los pies. Puede causar complicaciones al feto y al embarazo si no se trata ya que está causado por un problema en la vesícula biliar que deja de funcionar correctamente, retrasando o bloqueando el flujo de bilis, que se acumula en el torrente sanguíneo causando hepatotoxicidad.

Además del picor, provoca otros síntomas como cansancio, heces de color claro, ictericia y orina de color oscuro.

El tratamiento consiste en fármacos que ayudan a aumentar el flujo de bilis y a aliviar el picor, o cremas de corticosteroides para la picazón. Si no se controla, hay que inducir el parto y, una vez haya nacido el bebé, administrarle inyecciones de vitamina K tanto a la madre como al bebé ya que la colestasis puede causar hemorragias.
 

 


Glosario

Ampolla

Definición:

Acumulación de líquido de aspecto claro entre las capas superficiales de la epidermis. Suelen tener más de 0,5 centímetros. Cuando poseen un tamaño menor se las suele llamar "vesículas".

Síntomas:

Dolor

Tratamiento:

Generalmente se curan solas. Para evitar que se rompa la ampolla, ésta puede cubrirse con una venda o apósito protector. Si aparece pus o algún otro signo de infección se debe consultar a un médico inmediatamente.

Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/cholestasis-of-pregnancy/symptoms-causes/syc-20363257

Fecha de actualización: 07-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×