Cuidados de la piel en el embarazo

Cuidados de la piel en el embarazo
comparte

Sentirse guapa en cualquier etapa de nuestra vida es fundamental para estar bien con nosotras mismas. Los cuidados estéticos engloban un conjunto de actividades, cada vez más demandadas, que harán que nuestra parte externa del cuerpo luzca viva y llena de luz. En el caso de las embarazadas estos cuidados prepararán al cuerpo durante  la gestación ante los cambios que se avecinan y ayudarán a que la recuperación después del parto sea más rápida y eficaz

La piel en el embarazo

La piel del cuerpo, por lo general, se torna seca y sensible. Esto produce una aparición temprana de pequeñas arruguitas, evitables siempre y cuando sobrehidrates tu piel a diario recurriendo a productos de aseo específicos para este tipo de pieles, sensibles y especiales. Esto se produce debido a la revolución hormonal que se da durante la gestación, que provoca una disminución considerable de las glándulas sebáceas. No dejes de aplicarte, a diario, cremas hidratantes y nutritivas.

Estrías, manchas y acné son tres de los antiestéticos signos en la piel que más se dan durante los embarazos.

 

Estrías: 1 de cada 2 mujeres las padecen. Suelen aparecer en abdomen, pecho, caderas, glúteos y piernas y son muchos los factores que pueden intervenir en su aparición, como son los cambios hormonales, la edad, el peso, la calidad del colágeno o la herencia genética. En el caso de las gestantes es propicio que aparezcan debido a la ruptura de fibras de colágeno y elastina que son las encargadas de proporcionar elasticidad y firmeza en la piel. Cuando se rompen, se reemplazan por unas fibras más delgadas que son recubiertas por una piel más débil similar a las de cualquier cicatriz. Dependiendo de la severidad de estas pueden incluso doler o llegar a sangrar, por eso, es importante crearse el hábito de usar cremas antiestrías o aceites nutritivos.

 

Manchas: La acción de las hormonas durante el embarazo afecta incluso a la pigmentación de la piel, llevando a que se acumulen excesos en determinadas zonas del cuerpo como son la cara y el abdomen. Es el caso de la llamada “línea alba” que como indica su nombre no es más que una línea oscura que se extiende del ombligo al pubis. La aparición de estas manchas se retrasa si se evitan las exposiciones prolongadas al sol o usando cremas de protección solar adecuadas.

 

Acné: Los brotes de acné entre las embarazadas son bastante comunes y más aún si la gestante durante la menstruación también lo ha padecido. A algunas mujeres se les reseca la piel y a otras, ante el aumento del nivel hormonal, los poros les producen más grasa. Suele ocurrir durante el primer trimestre de embarazo, y a medida que transcurre, el acné desaparece. Hablamos con Mercedes Calderón Arjona, gerente de un centro de estética, que nos comenta que la mejor forma de tratar el acné es someterse a una limpieza facial. Para las que no lo sepáis, una limpieza facial es eficaz para limpiar y tonificar la piel. Se lleva a cabo una exfoliación o un peeling, se extraen los comedones con ayuda de vapor (para abrir el poro) y se culmina con un masaje hidratante. Según nos comenta Mercedes, es un proceso que dura alrededor de 1 hora y 30 minutos y que si se lleva a cabo con sumo cuidado, resulta muy relajante. “¡Es muy recomendable y no solo en casos de acné!”, nos comenta.

 

 


Fuente:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Redacción: Lola García-Amado

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    " que buena informacion me gusto mucho

    ".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×