Consejos para cuidar tu piel en el embarazo

Consejos para cuidar tu piel en el embarazo
comparte

La piel es uno de los órganos que más afectado se ve por los cambios físicos y hormonales del embarazo, pudiendo sufrir en estos meses problemas como estrías, varices, celulitis, sequedad, picor… Por eso, es importante que la cuides desde el primer momento de la gestación con los productos adecuados.

¿Cómo cuidar la piel en el embarazo?

Para prevenir y tratar todos estos problemas de la piel, debes seguir una serie de pautas y consejos desde el primer momento del embarazo.

- Cuida tu alimentación, procurando consumir alimentos saludables como frutas y verduras y evitando las grasas y los azúcares.

- Bebe mucha agua, unos dos litros diarios.

- Masajea tus piernas al llegar a casa para favorecer la circulación, date duchas de agua fría en las piernas y ponlas en alto.

- Haz ejercicio de manera regular (andar, nadar, yoga, pilates…). 

- Si la piel te pica mucho, puedes darte baños con bicarbonato de sodio.

- Lava bien tu cara dos veces al día (por la mañana y por la noche) con un jabón neutro adecuado para tu tipo de piel y aplícate una crema especial para pieles grasas.

- Para evitar la aparición de manchas solares, debes usar una crema de protección solar en las zonas expuestas al sol durante todo el año.

- Existen muchas cremas para el cuidado de la piel que evitan el acné, las estrías o la celulitis, pero debes tener cuidado con ellas, puesto que muchas cremas estéticas contienen ingredientes que son perjudiciales en el embarazo. Algunos de los ingredientes que debes evitar son: retinol (pueden producir defectos en el desarrollo del feto), tetraciclina (pueden dañar el hígado de la mamá y decolorar los dientes del bebé), hidroquinona (produce sustancias químicas que pueden afectar al feto), ftalatos (puede afectar al desarrollo del feto), formaldehido (habitual en los esmaltes de uñas), etc.

- Por tanto, a la hora de comprar y usar cremas para la piel durante el embarazo, asegúrate de elegir aquellas que estén elaboradas con productos naturales como las cremas naturales de Skinlove, con un amplio catálogo de productos para el embarazo.

Principales problemas de la piel en el embarazo

1- Estrías.
Las estrías son esas cicatrices de color rosáceo o blanquecino que aparecen cuando las fibras de la piel se rompen a causa de un aumento brusco de peso o de volumen. Por eso, son habituales en el embarazo, puesto que la piel de la zona del abdomen y los pechos se estira en unos pocos meses muy rápido, haciendo que las fibras de colágeno y elastina se rompan, dando lugar a esas características cicatrices que, al principio, son de color rosado ya que la sangre aún circula por ellas; pero, una vez se convierten en cicatrices permanentes, se vuelven de color blanco y son mucho más complicadas de eliminar.

Son más frecuentes, por tanto, en la zona del vientre, los muslos, los glúteos y las caderas.

2- Celulitis. Es una enfermedad metabólica que provoca que la piel se muestre abultada de manera irregular en ciertas zonas donde se acumula la grasa, como los muslos o las nalgas. Es más frecuente ante los cambios hormonales propios de la adolescencia o el embarazo, por lo que muchas mujeres ya la sufren antes de la gestación, pero puede extenderse durante estos meses en los que el organismo acumula grasa para satisfacer las necesidades de feto en desarrollo.

3- Acné. El acné también es muy común en estos meses debido a los cambios hormonales y el aumento de grasa en la piel. Suele aparecer en las primeras semanas de embarazo y durar hasta el segundo trimestre, aunque algunas mujeres notan más granitos y espinillas todo el embarazo, sobre todo en la cara.

4- Hiperpigmentación. Los cambios hormonales de estos meses también afectan a la melanina de la piel, el pigmento oscuro que se encuentra en algunas células del cuerpo de los mamíferos y que produce la coloración de la piel, el pelo y los ojos. Estas modificaciones son las causantes de la aparición de la línea alba en el abdomen (esa línea oscura que va del ombligo al pubis y que desaparece tras el parto), o del cloasma de la cara, unas manchas oscuras que salen en el rostro y que también suelen desaparecer tras el parto.

5- Picor. El aumento de la temperatura corporal, la sequedad de la piel y el estiramiento de la misma puede causar muchos picores en la piel, lo que se conoce como prurito gravídico. Este picor es muy molesto, aunque no perjudicial para desarrollo del embarazo.

6- Varices y arañas vasculares. Las varices son dilataciones anormales de las venas superficiales que pierden su capacidad de transporte normal de la sangre. Son habituales en el embarazo a causa del aumento del volumen sanguíneo que dificulta la circulación de la sangre, así como de las hormonas y de la compresión de las venas pélvicas por el crecimiento del útero. Por eso, son más habituales en las piernas.

En cuanto a las arañas vasculares, son pequeñas marcas de 1 mm de diámetro de color rojizo y con forma de araña que aparecen al dilatarse pequeños capilares y vasos superficiales de la piel y que suelen desaparecer solas tras el parto.

Cuidados de la piel en el embarazo

Cuidados de la piel en el embarazo

Sentirse guapa en cualquier etapa de nuestra vida es fundamental para estar bien con nosotras mismas. Los cuidados estéticos engloban un conjunto de actividades, cada vez más demandadas, que harán que nuestra parte externa del cuerpo luzca viva y llena de luz. En el caso de las embarazadas estos cuidados prepararán al cuerpo durante  la gestación ante los cambios que se avecinan y ayudarán a que la recuperación después del parto sea más rápida y eficaz

 


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar