Celulitis y embarazo

Celulitis y embarazo
comparte

¿Combinación inevitable? Durante los meses de embarazo, el riesgo de desarrollar celulitis (de la que son víctimas el 90% de las mujeres) aumenta considerablemente debido a que el incremento de la acción de las hormonas incide directamente en la acumulación de grasa y la retención de líquidos. A este ya por sí mismo inconveniente, se une que en este periodo, la mayoría de los ginecólogos prohíben el uso de productos anticelulíticos, por lo que la mejor solución para combatir el problema será realizar ejercicio y controlar la alimentación

¿Qué es exactamente la celulitis?
 
Tal y como explica la Dra. Josefina Royo, directora del Instituto Médico Láser, “el término celulitis sólo hace alusión a la inflamación del tejido subcutáneo y adiposo. En realidad, es una dermopaniculusis vasculopática en la que participan una cascada de fenómenos, que afecta a la piel, al tejido graso y a las estructuras vasculares” Esta particular distorsión de la grasa no ocurre en todo el cuerpo si no que se localiza en zonas como las pistoleras, el abdomen, los glúteos, los muslos, las rodillas o los brazos.

La aparición de celulitis está condicionada por un factor genético hormonal que determina la disposición estructural del tejido celular subcutáneo. Los lóbulos del tejido graso en la hipodermis de la mujer son de mayor tamaño y están sujetos a la dermis por trabéculas fibrosas muy delgadas, exclusivamente dispuestas en sentido perpendicular a la piel. Esta circunstancia hace que tengan más facilidad para protuberar hacia el exterior y que las fibras tiren de la piel hacia dentro, produciendo los característicos hoyuelos “capitoné”.


Factores que predisponen la aparición de la celulitis

Además de la predisposición hormonal, existen otros factores que pueden desencadenar la aparición de esta patología. Entre otros se encuentran:

-    La ingesta de ciertos fármacos como corticoides o anovulatorios.

-    La predisposición hereditaria.

-    El estrés, ya que las descargas de adrenalina potencian el acúmulo de grasas.

-    Los problemas circulatorios concomitantes, como la insuficiencia venosa o linfatica.

-  El insomnio, que pone en marcha los mecanismos acumuladores de reservas en el organismo.

-    La falta de ejercicio que ralentiza el metabolismo basal.

-   Otros mitos como fumar, llevar ropa ajustada o tomar café; aunque su impacto sobre la celulitis no está realmente contrastado.

Se ha demostrado que existe una relación entre la presencia de toxinas en el cuerpo y la aparición de celulitis. Según la Dra. Valero, jefe de la unidad de Medicina Estética corporal de Instituto Médico Láser, su origen está altamente relacionado con las toxinas generadas por una mala alimentación. Afecciones como los problemas digestivos frecuentes, reducen la oxigenación de las células y la sangre se satura de materiales de desecho.


20 buenos hábitos para combatir la celulitis

1. Beber agua: un mínimo de 2 litros de líquido al día.

2. Cocinar siempre sin grasa, a la plancha, al horno, al papillote o cocido. Evitando cualquier ingesta directa de grasas, ya que se acumulan directamente en los “lobulillos” de la celulitis.

3. Evitar el consumo de hidratos de carbono de absorción rápida como los azúcares y las harinas refinadas, dulces, chocolates, bollería industrial, mermeladas o helados.

4. Tomar alimentos ricos en fibra como fruta, verdura y pan integral para evitar el estreñimiento.

5. Realizar una actividad física ligera, como andar, pasear, correr, bailar o montar en bici durante al menos 45 minutos diarios. Este ejercicio tonificará los músculos donde la grasa se acumula en exceso.

6. Evitar tomar mucha sal, ya que potencia la retención de líquidos.

7. Elegir comida fresca y sin cocinar siempre que sea posible. De esta forma se asegurará la ingesta de oligoelementos necesarios como el silicio, necesario para mantener la estructura cutánea.

8. Evitar bebidas alcohólicas, puesto que favorecen la formación de la celulitis.

9. Comer verduras y hortalizas habitualmente, especialmente la alcachofa, remolacha, hinojo, apio, zanahoria, lechuga, escarola, judías, garbanzos, lentejas, guisantes…

10. Tomar cítricos en abundancia, incluida la “parte blanca”, ya que contienen sustancias que ayudan al aparato circulatorio (pomelo, kivis, piña, fresa, naranja…)

11. Llevar una dieta con un alto porcentaje proteico y bajo contenido graso e hidrocarbonato. Potenciar los siguientes alimentos en la alimentación diaria: pesado, pavo, queso fresco, clara de huevo, puré de legumbres, lácteos desnatados.

12. Comer alimentos que contengan potasio (coles, berenjenas, plátanos,…) para proteger la piel seca.

13. Tomar infusiones que aumenten el metabolismo como el té verde o el rojo y otros que mejoran la eliminación de líquidos y toxinas como las de la salvia. Otras infusiones que ayudan a eliminar la celulitis son el taraxaco, la menta, el hinojo y el espino blanco.

14. Eludir los alimentos que contengan grasas animales (mantequilla, embutidos…).

15. Restringir aquellos alimentos con excesivas grasas vegetales (aguacate, frutos secos)

16. Evitar el estrés y la ansiedad.

17. Eliminar el tabaco, potente vasoconstrictor, que perjudica la microcirculación de los tejidos periféricos.

18. Limitar los condimentos (picantes, colorantes o conservantes)

19. No abusar del café, ya que es estimulante y potencia la liberación de adrenalina, que induce al ahorro energético.

20. Estar un día completo a base de zumos naturales, que ayudan a depurar el organismo. (consultar con el ginecólogo si estás embarazada)
 

No te puedes perder ...

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora que permite buscar y mezclar nombres en función de cinco criterios para facilitar al máximo la dificil tarea de encontrar el nombre perfecto para cada bebé.


Fuentes: Dra. Josefina Royo. Instituto Médico Láser. www. iml.es

Fecha de actualización: 24-06-2008

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>