×
  • Buscar
Publicidad

Embarazo y acné

Embarazo y acné

Los cambios hormonales que se producen durante la gestación pueden afectar a tu piel, haciendo que se vuelva más grasa y que tengas más acné de lo habitual.

Publicidad

Indice

La revolución hormonal es la causa de la mayor parte de molestias que notarás en estos nueve meses. Y también lo es de la vuelta al acné o del agravamiento de este problema si ya lo sufrías antes de quedarte embarazada.
 

Acné y ovulación


Y es que los granos y espinillas aparecen cuando las glándulas sebáceas se obstruyen porque el organismo produce demasiado más sebo de lo normal. Y, a su vez, la producción de sebo está directamente controlada por los andrógenos (hormonas sexuales de tipo masculinas como la testosterona, la androsterona y la androstenediona), cuyos niveles se ven aumentados en la ovulación, causando más acné en estos días.

Por eso, las píldoras anticonceptivas que inhiben la ovulación sirven también para controlar el acné y se usan como tratamiento en casos graves de acné.
 

Acné y concepción

No te puedes perder ...

Y tambien:

Si estás siguiendo un tratamiento especial antiacné y quieres quedarte encinta, consulta a tu ginecólogo antes de nada, ya que la isetretinoína (presente en la mayoría de fármacos para el acné) puede provocar serios defectos de nacimiento, y cualquier mujer que tome este medicamento debería estar usando un método anticonceptivo fiable. No debes tomar ningún antibiótico para el acné sin consultar con tu tocólogo ya que la mayoría de ellos son perjudiciales y deben dejarse en estos meses, como el retinol (presente en muchas cremas anti-acné) o la tetraciclina (presente en antibióticos que tratan el acné y que pueden dañar el hígado de la mujer embarazada y decolorar los dientes de su bebé durante el crecimiento).

 

Acné en el embarazo

Algunas mujeres, sin embargo, ya habían dejado atrás la etapa de los granos y espinillas, pero al quedarse embarazadas, ven cómo este problema estético vuelve a sus vidas ya que las glándulas sebáceas de la piel incrementan su producción de grasa, provocando seborragia. Esto se produce sobre todo por el aumento de estrógenos en estos meses. 

Para cuidar tu piel durante la gestación, debes limpiar bien tu cara por la mañana y por la noche con un jabón neutro. Aplícate una hidratante especial para pieles grasas y consulta a un experto en belleza sobre qué cremas y mascarillas son adecuadas para ti en tu estado.

También existen muchos remedios naturales que te pueden ayudar, como el zumo de limón, la papaya, la lima, la pulpa de tomate... Generalmente, los granos desaparecen tras el parto. 
 

Consejos para evitar el acné


Para controlar el acné en esos meses, lo mejor es que recurras a remedios naturales compatibles con el embarazo:

- Limpiarse bien la cara todas las mañanas y las noches para eliminar la suciedad acumulada, que puede obstruir aún más los poros. Usa un jabón neutro o uno antigraso.

- No te explotes los granos, ya que puedes causarte una infección y cicatrices.

- Exfolia la cara una vez a la semana para eliminar las células muertas y destapar los poros.

- Bebe mucha agua para mantener hidratada y eliminar las toxinas.

- Duerme al menos 8 horas y usa una almohada de seda, evita la aparición de más granos al mantener la piel más limpia.

- Cuida tu dieta incluyendo en ella verduras, frutas, granos enteros, nueces y grasas saludables (ácidos grasos omega 3). También es buena la vitamina A, que ayuda a eliminar las proteínas que causan el acné; y el zinc, que crea un ambiente inhóspito para las bacterias que se acumulan en los poros.

- Evita las grasas saturadas y los azúcares, que empeoran el acné.
 

Remedios naturales para el control del acné


- Aplícate por la noche, después de haberte lavado bien la cara, jugo de limón empapado en un algodón. Déjalo actuar 10 minutos, y después lava tu piel con agua y jabón neutro. Su contenido en vitamina C cuida tu piel. Además, es un buen astringente, lo que permite que todas las lesiones se sequen y se curen.

- El bicarbonato de sodio también es un remedio eficaz ya que elimina las células muertas, tiene propiedades antiinflamatorias y equilibra el pH de la piel. Mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio con agua, aplica la mezcla durante 10 minutos y después retira con agua fría.

- El vinagre de manzana es un buen exfoliante y elimina las impurezas, reduciendo el tamaño de los granos. Aplícalo sobre el rostro con un algodón y déjalo unos 20 minutos. Lava bien con agua.

- La naranja, al igual que el limón, contiene vitamina C y es un buen astringente. En este caso, debes usar la cáscara, que hay que poner al sol hasta que se seque por completo y, después, molerla y añadirle agua hasta que forme una pasta que debes aplicar en tu rostro.

- Las fresas también poseen altos niveles de vitamina C. Machaca las fresas con un tenedor y añade una o dos cucharaditas de miel. Mezcla bien y aplica en la cara durante 20 minutos.

- Machaca una papaya madura y coloca la pulpa de la fruta sobre los granitos durante 20 minutos. Después aclara bien.

- Hierve un vaso de leche y añádele el zumo de una lima. Utilízalo para hacerte una limpieza de cutis profunda.

- Aplica sobre las espinillas la pulpa de un tomate y mantenla sobre el rostro al menos una hora.

- Mezcla en la batidora un pepino, una zanahoria, 4 cucharadas de harina de avena y medio vaso de leche. Aplícate esta mascarilla unos 15 minutos. Después quítala con abundante agua.


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/acne/symptoms-causes/syc-20368047

Fecha de actualización: 07-07-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.