Guapa los nueve meses

Guapa los nueve meses
comparte

Durante la gestación las hormonas te jugarán malas pasadas que afectarán no sólo a tu estado físico y anímico, sino que influirán probablemente en tu aspecto estético. Sigue estos sencillos consejos para que el embarazo no te impida estar… ¡más guapa que nunca!

Cabello

 

El pelo de muchas mujeres se ve afectado por los cambios hormonales, especialmente en lo que respecta a la textura y al crecimiento. Las hormonas provocan que crezca más deprisa y se caiga menos, sin embargo estos cambios no son permanentes y la mayoría de las mamás pierden multitud de cabello después del parto o la lactancia.

 

Otras mujeres durante la gestación pueden verlo más grueso y abundante de lo normal, algunas en cambio, con un aspecto más fino o cayéndose en más cantidad.

 

El pelo seco puede secarse más y el graso volverse más grasiento, pero independientemente de lo que te ocurra nuestro consejo es que lo laves con un champú suave y te hagas un corte cómodo y práctico que te facilite su cuidado durante el embarazo y los primeros meses del bebé.

 

Si lo tienes seco y lacio usa acondicionador y aplica espuma sobre el pelo seco, para darle volumen. Una vez por semana emplea mascarilla y evita el secador, tenacillas u otros aparatos de calor, pues pueden dañar tu pelo ya debilitado. Tampoco es buen momento para teñirte o hacerte un moldeado, ya que durante el embarazo es imposible predecir la reacción de tu piel ante estos tratamientos químicos. Si no puedes prescindir de ellos, pásate al tinte vegetal, es menos agresivo.

No te puedes perder ...

 

Si se te engrasa lávalo con un champú suave y acláralo muy bien. Procura no dar tirones ni tocártelo excesivamente porque si es graso se te ensuciará más y si está débil se fracturará.

 

Hay mujeres que experimentan la aparición de antiestéticos pelitos en zonas donde no tendría que haber vello, como en la cara, el abdomen o alrededor de los pezones. Quítalos con unas pinzas. Al igual que para el resto de zonas del cuerpo se desaconseja la utilización de cremas para aclarar el vello o depilatorias, ya que pueden provocar reacciones alérgicas. Depílate con maquinilla, pinzas o cera fría. La cera caliente está contraindicada en estos casos, especialmente en las extremidades inferiores, ya que el calor, si tienes problemas de circulación, agravará la situación, favoreciendo la aparición de varices.

 

Piel

 

Ésta es una de las partes de cuerpo que más se verá afectada por causa de las hormonas.

 

Todo tipo de piel mejorará con una exfoliación que elimine la capa superior de células muertas. Después hidrátala con una crema adecuada a tu tipo de piel.

 

Algunas mujeres desarrollan manchas de color marrón o amarillento en el rostro. Esta hiperpigmentación, llamada cloasma también se manifiesta en forma de línea oscura en la parte inferior del abdomen, en los pezones y los genitales externos.
 

Desgraciadamente, el cloasma no puede prevenirse, pero puedes disminuir su efecto aplicándote protector solar y evitando la exposición a los rayos UV. Después de dar a luz desaparecerán o se aminorarán.

 

El acné también es común, ya que las glándulas sebáceas de la piel incrementan su producción de grasa. No caigas en la tentación de quitártelos porque sólo lo empeorarás. Sigue una rutina de limpieza escrupulosa empleando productos para pieles grasas. Si crees que necesitas un tratamiento más severo, consulta a tu médico y nunca te automediques. Muchos fármacos contra el acné acarrean graves riesgos para el feto.

 

Uñas

 

Las uñas pueden cambiar significativamente durante el embarazo, pero… ¡a mejor! Por lo general las hormonas hacen que crezcan más rápido y se vuelvan más fuertes. Si te gusta llevarlas largas y arregladas puedes sacarle mucho partido.

 

Si las hormonas provocan el efecto contrario y tus uñas se debilitan y se rompen con más facilidad, procura usar guantes si realizas tareas domésticas, en el jardín, etc. Llévalas cortas y aplícate crema hidratante y productos que refuercen las uñas, evitando los quitaesmaltes.

 

Ojos

 

La retención de líquidos puede hacer que el contorno de ojos se hinche y parezcas cansada. Además del evidente inconveniente estético, si llevas lentillas podrán molestarte. Consulta a tu oftalmólogo. Él podrá prescribirte un colirio o recomendarte el uso de gafas si fuera el caso.

 

Para reducir la hinchazón de párpados colócate discos de algodón o gasas empapadas en una infusión de manzanilla ya fría o dos rodajas de pepino, durante al menos 10 minutos. Bebe mucha agua y evita la cafeína. ¡Lo notarás!

 

Dientes

 

Tus encías se verán afectadas por tu estado y probablemente sangrarán con más facilidad. También tus dientes se resentirán, volviéndose más sensibles. Además de extremar la higiene, para reducir la inflamación puedes masajear las encías con un cepillo de dientes suave, usar seda dental y enjuagarte con agua salina.

 

Pies

 

Tus pies van a aguantar un peso adicional a diario, así que no te olvides de ellos. Utiliza calzado cómodo. Y recuerda que estarán más hinchados y seguramente necesites una talla más para sentirte bien. Si vas a comprarte zapatos hazlo al final de la tarde, cuando tus pies están más cargados. Te asegurarás de acertar con la talla. Al llegar a casa quítate los zapatos y anda descalza, con ello ejercitas los músculos de los pies y mejorarás tu circulación. Puedes aliviar la hinchazón descansando con ellos en alto.

 

¡Maquíllate, maquíllate!

 

El hecho de que estés embarazada no es una excusa para abandonar tu aspecto físico. Si habitualmente te maquillabas no tienes por qué dejar de hacerlo. Al contrario. El maquillaje puede ser un estupendo reconstituyente moral cuando las hormonas te hagan sentir que has perdido el control de tu cuerpo. Utilízalo para sentirte guapa.

 

Lo que debes evitar:

 

- No te hagas un piercing o un tatuaje. Podrías provocar una infección, fatal para el feto.

 

- El embarazo no es el mejor momento para pensar en realizarse una operación o tratamiento estético. Tu cuerpo aún experimentará muchos cambios y los productos químicos aplicados en peelings, inyecciones, etc. no son recomendables en tu estado. En cualquier caso es difícil que encuentres a un cirujano que acepte realizarte estas intervenciones.

 

- No empieces ningún tratamiento de estética dental, como blanqueamientos, carillas, fundas, etc. Como sabrás, no podrán realizarte radiografías ni administrarte ciertos medicamentos, necesarios en muchos tratamientos odontológicos.

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora del color de ojos del bebé que arroja como resultado la probabilidad de tener uno u otro color en función del color de ojos de los padres.


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 18-05-2007

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>