¡Siéntete guapa en el embarazo!

¡Siéntete guapa en el embarazo!
comparte

¡Estás embarazada! Es un momento maravilloso, y muy esperado. Te ayudamos a vivirlo mejor con algunos consejos para ocuparte de ti misma y mimarte un poco. Así serás una mamá radiante y en plena forma.
 

1. Evita coger demasiados kilos

 

Es habitual escuchar que durante el embarazo hay que comer por dos, pero lo cierto es que lo que hay que hacer es comer dos veces mejor, cuidar nuestra dieta, y decantarnos por los alimentos frescos.

Es muy importante mantener nuestro cuerpo hidratado, bebiendo unos dos litros de agua al día. Evita tomar demasiado té y café, ya que un exceso de cafeína es perjudicial para el buen desarrollo del bebé.

Lo ideal es aumentar entre 10 y 16 kilos durante el embarazo cuando se comienza con un peso normal. Cuando empezamos un embarazo con un peso por debajo de la media, lo normal es que cojamos algún kilo más, y si por el contrario, al quedarnos embarazadas estamos un poco gorditas, engordaremos algo menos.

Si se trata de gemelos, el aumento oscilará entre los 16 y los 20 kilos. Estos aumentos de peso empiezan durante el segundo trimestre de gestación, y especialmente durante el último trimestre. En los tres primeros meses, incluso puede bajarse de peso debido al malestar general de este periodo de náuseas, vinculadas a la subida de hormonas que sufre el cuerpo.

Por lo general, tu bebé supone unos 3 kilos del total del aumento de peso, la placenta y el líquido amniótico aportan entre 2 y 3 kilos, y el aumento de tus mamas y del volumen de la sangre circulante suman otros 2 o 3 kilos más.
 

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

¿Problemas de tiroides? Los cambios hormonales y ciertas enfermedades pueden dar lugar a desórdenes de la glándula tiroidea en el embarazo, que provocan graves complicaciones tanto para la madre como para el feto si no se lleva un control adecuado

2. Seguir en plena forma

 

- Descansar

Tienes que descansar tanto como tu cuerpo te pida. Si trabajas, el ideal es aprovechar la noche para recuperar fuerzas, intenta dormir un mínimo de ocho horas diarias y, si te lo puedes permitir, no dudes en echarte una siesta después de las comidas.
 
 
Actividad física

Salvo indicación médica de reposo, el ideal es realizar media horita de actividad física diaria. Si practicabas algún deporte de manera regular antes de quedarte embarazada, consulta a tu ginecólogo sobre este tema. Hay que evitar los esfuerzos violentos o los deportes en que puedas caerte, como montar en bicicleta o el patinaje. Una buena elección puede ser caminar unos 30 minutos diarios (¡nada de coger el coche para ir por el pan!) o un poco de natación que te vendrá muy bien para la espalda.
 

3. Cuídate para sentirte mejor

 

- La cara

El cambio hormonal que conlleva el embarazo hace que la calidad de nuestra piel sufra alteraciones, una piel seca puede convertirse en grasa y viceversa. Lo ideal es limpiar bien nuestra cara dos veces al día y aplicar una crema hidratante.
 
 
Algunas veces el embarazo supone una vuelta al acné, en estos casos el cuidado de la cara tiene que ser más riguroso. Consulta con tu médico si empiezan a salirte granitos.
 
 
Durante la gestación hay que limitar el tiempo de exposición al sol o aplicarse una crema con un factor alto de protección. En caso contrario nos arriesgamos a que nos salgan unas manchitas por la piel que pueden ser irreversibles.
 
 
También pueden salirnos manchas según el perfume que utilicemos. Mientras estés al sol es mejor usar uno sin alcohol.
 
 
- El pelo

El pelo durante el embarazo varía mucho según cada persona. Puede estar brillante y sedoso o convertirse en un pelo grasoso e imposible de peinar. Un pequeño consejo de “TodoPapás” es que intentes ir a la peluquería unos días antes de dar a luz, porque a partir de ese momento, y sobre todo si das de mamar a tu bebé, no vas a tener mucho tiempo para ir… ¡ni a la peluquería de debajo de tu casa! Y siempre es más agradable recibir a las visitas mínimamente arreglada.
 
 
- Tu cuerpo

Tu piel y tu cuerpo están pasando por la etapa más cambiante de su vida, y aunque no hay remedios milagrosos contra varices y estrías, si que podemos intentar, en la medida de lo posible, limitar su aparición.
 
 
Lo más importante es hidratar tu piel desde el comienzo del embarazo, aunque hay que tener cuidado con ciertas cremas que pueden interferir y perturbar el buen funcionamiento de las ecografías; intenta no echarte tu crema hidratante el día que tengas cita con tu ginecólogo para hacerte una eco.
 
Para eliminar las células muertas y tonificar tu piel, es recomendable hacerse un peeling, unas dos veces al mes.
 
 
También es muy bueno para el cuidado de nuestra piel terminar la ducha con agua fría, e ir subiendo desde las piernas hasta los hombros. Si eres más partidaria del baño, intenta no permanecer demasiado tiempo en agua muy caliente.
 
 
- El pecho

El aumento de los senos puede ser el primer síntoma de que estás embarazada. Es muy importante ir cambiando de talla de sujetador según lo vayas necesitando, para que la piel guarde toda su elasticidad. También podemos hidratar el pecho, pero una vez nacido el bebé y si le damos de mamar, hay que tener cuidado en escoger una crema hidratante sin olor que no moleste al niño.


Así que ya sabes, cuídate para sentirte mejor, tu cuerpo y tu moral te lo agradecerán.

 

 


Fuente: Dra. Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Consejos prácticas para disfrutar de tu embarazo, Ed. Nowtilus, Madrid.

Redacción: Lola García-Amado

2 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "primeriza".

    Responder
    • Anónimo

      "Soy Cyntia 27 años, estoy embarazada de mi primer hijo.".

      Responder
      ×


      ×
      ×
      ×