×
  • Buscar
Publicidad

Síndrome de Hipotensión Supina en el embarazo

Síndrome de Hipotensión Supina en el embarazo

A partir del cuarto mes de embarazo no debes tumbarte boca arriba ya que el peso del bebé, del líquido amniótico y de la placenta pueden aplastar la vena cava inferior, provocándote el Síndrome de Hipotensión Supina

Publicidad

Seguro que has oído que a partir del cuarto mes de embarazo es mejor dormir de lado, especialmente tumbada sobre el lado izquierdo. Esto se debe a que boca abajo tanto el bebé como tú estaréis incómodos, pero boca arriba, aunque estés a gusto, no debes permanecer mucho tiempo ya que el peso del útero y de todo lo que comporta (bebé, placenta, líquido amniótico) pueden aplastar la vena cava inferior, la que lleva la sangre de retorno al corazón para que vuelva oxigenada a distribuirse a través de la aorta.

Si esta vena se ve aplastada disminuirá la circulación sanguínea  través de ella, lo que afectará también al flujo del resto de venas y arterias. Esto provocará una serie de síntomas que conforman el Síndrome de Hipotensión Supina:

- Descenso de la tensión arterial

- Taquicardia compensatoria

- Náuseas

- Sudores fríos

- Mareo

- Palidez

- Dolor de cabeza

Si notas estos síntomas, cambia inmediatamente de postura. En cuanto la sangre vuelva a fluir, se pasarán.

No te puedes perder ...

Infección por clamidia en el embarazo

Infección por clamidia en el embarazo

La clamidia es una infección de transmisión sexual (ETS) que puede provocar parto prematuro, bajo peso al nacer o diversas infecciones al bebé si la madre tiene la infección en el momento del parto.

Y tambien:

Y, para acostumbrarte a no dormir boca arriba, puedes colocarte unas almohadas o cojín de lactancia a un lado.


Fecha de actualización: 01-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.