• Buscar
Publicidad

Estoy embarazada y bebo mucha agua

Estoy embarazada y bebo mucha agua

Como todos sabemos, el agua es necesaria para la vida de las personas, pero durante el embarazo, sin duda, es un recurso imprescindible para una nueva vida que crece y también para la futura mamá.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué es necesaria el agua en el embarazo?

El agua es muy importante en todas las etapas del embarazo, pero también tras él, puesto que los beneficios en medicina que esta aporta tanto a la madre como al bebé son infinitos:

- El agua purifica el organismo, ayudando al cuerpo a deshacerse de las cantidades innecesarias de sodio, evitando además todo tipo de infecciones que puedan aparecer en el tracto urinario de la mujer.

- Hidrata el cuerpo y por eso beber agua durante el embarazo es fundamental para que el cuerpo de la mujer combata la deshidratación, una complicación severa que puede afectar al correcto desarrollo del cerebro del feto. Lo ideal es beber dos litros de agua diarios para evitar la retención de líquidos propia del periodo de gestación.

- Protege la salud del bebé ya que renueva, alimenta e hidrata cada hora el líquido del saco amniótico. Evita también la hipertensión y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares durante el embarazo.

- Mejora el estado de la piel de la mujer que aparece mucho más sana, hidratada y limpia.

- Evita algunos problemas comunes durante el embarazo como el estreñimiento y las hemorroides. Además, el agua ayuda a aliviar las náuseas matinales que la mujer embarazada suele notar en el primer trimestre.

- Depura la sangre materna de toxinas logrando que la corriente sanguínea llegue más limpia al bebé, y puede incluso llegar a evitar “un posible parto prematuro” durante el tercer trimestre.

- También puede contribuir a evitar otras afecciones como la preeclampsia.
 

¿Cuánta agua hay que beber en la gestación?

Todos los cambios fisiológicos que experimenta la mujer durante el embarazo hacen que sea necesario aumentar la ingesta diaria de agua e, incluso, aumentar las cantidades recomendadas cuando se practica algún tipo de actividad física tanto en ambientes calientes como secos.

La hidratación juega aquí un papel fundamental, ya que el agua ingerida debe ser suficiente para cubrir el mayor gasto de energía del organismo, así como para atender el crecimiento del feto y la formación del líquido amniótico. Esto supone, como es lógico, unas necesidades mayores de agua. Pero entonces, ¿cuánta agua hay que beber?

Según el Instituto de Investigación de Agua y Salud (IIAS), lo más recomendable es aumentar al menos 300 ml la ingesta diaria habitual, es decir, beber entre dos y tres litros cada día, el equivalente a ocho o nueve vasos diarios. Es importante saber que en el embarazo disminuye el umbral de la sed porque el organismo tarda más tiempo en informar de que se debe beber agua, por lo que para evitar la deshidratación se debe beber antes incluso de tener sensación de sed. El IIAS recomienda que todas las embarazadas beban agua mineral natural porque estas proceden de manantiales subterráneos protegidos de la contaminación y que no precisan tratamientos desinfectantes. Además, la composición de minerales y oligoelementos que contienen es constante en el tiempo y por esa razón no se producen variaciones ni en su composición ni en su sabor.

Es completamente necesario aumentar la ingesta para contrarrestar el mayor flujo de sangre, para construir los tejidos del pequeño, para formar el líquido amniótico, etc. Lo ideal, por tanto, es aumentarla en 300 mililitros diarios. Beber a menudo es prácticamente una obligación, como lo será también durante la lactancia, cuando la misma producción de leche requiera el consumo de más agua. En este caso, la ingesta deberá aumentarse en unos 600 o 700 mililitros diarios.
 

¿Qué otras bebidas puedo tomar en el embarazo?

Sabemos que el agua en sí es el líquido más saludable para mantenerse bien hidratada en el embarazo, pero también se pueden consumir otras bebidas:

- Jugos de fruta: buenas fuentes de vitaminas y minerales que son importantes para el bebé durante su desarrollo. Al contener mucho azúcar y ser muy ácidos pueden llegar a dañar los dientes, por lo que deben consumirse solamente durante las comidas y diluirlos con un poco de agua. En el caso de tener diabetes gestacional, se debe hablar previamente con el médico sobre el consumo de jugos y otras bebidas que contengan azúcar.

- Batidos: los batidos hechos a base de productos lácteos combinan los nutrientes de la leche y de las frutas en un solo vaso. Y los licuados de vegetales, por ejemplo, son una excelente forma de consumir más vitaminas y minerales ya que estos suelen contener menos azúcar y calorías que las bebidas hechas puramente con frutas.

- Agua de sabores: cuando la mujer embarazada padece náuseas o no le agrada demasiado el sabor del agua, puede optar por tomar agua de sabores ya que es posible que le cueste bastante beber la cantidad necesaria. Al agua se le pueden agregar algunas rodajas de limón, pepino, cubos de melón o incluso algunas hojas de hierbabuena o menta.

El agua es indispensable siempre, pero mucho más en el embarazo, y por eso toda mujer que vaya a ser mamá debe beber mucha agua. Así que ya sabes, con todos los beneficios que esta aporta al organismo y todas las posibilidades de beberla que existen, es imposible dudar de sus ventajas.


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus

Fecha de actualización: 06-01-2021

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×