• Buscar
Publicidad

Hidratación en el embarazo ¿Cuánta agua beber?

Hidratación en el embarazo ¿Cuánta agua beber?

Aunque lleves una dieta equilibrada durante el embarazo, también es muy importante la cantidad de líquidos que tomes, ya que en esta época tus necesidades de agua aumentan. Según la Asociación Española de Matronas, una mujer embarazada necesita tomar unos 3 litros de líquidos al día, para disponer de la cantidad suficiente que garantice una hidratación adecuada a las nuevas necesidades.

Publicidad

Indice

 

Mª Ángeles Rodríguez, presidenta de la Asociación Española de Matronas, recomienda beber aproximadamente 2,3 litros de agua al día repartidos en pequeños sorbos. Llevando siempre una pequeña botella contigo, te asegurarás una buena hidratación.
 

¿Por qué es importante beber agua en el embarazo?

Durante el embarazo, debido a los cambios hormonales, tu cuerpo tarda más en detectar que necesita agua por lo que te recomendamos que bebas a menudo, incluso antes de tener sed.

De esta forma, bebiendo suficiente agua evitarás problemas relacionados con situaciones límites de hidratación, como dolores de cabeza, náuseas o retención de líquidos.

Además, si bebes poco agua durante estos meses puedes tener otros problemas:

- trastornos digestivos porque el tracto gastrointestinal necesita agua para una correcta digestión: indigestión, acidez estomacal, estreñimiento, náuseas y vómitos.

- problemas en las articulaciones, porque el cartílago se compone mayoritariamente de agua.

- sequedad de boca y piel.

- niveles bajos de energía, puesto que no consumir el agua suficiente reduce el volumen de la sangre.

- falta de concentración.

- hemorroides.

- infección urinaria.

- la deshidratación leve aguda puede ser un factor de riesgo para la oligohidramnios (poco líquido amniótico) que algunos especialistas asocian a bajo peso al nacer, aumento de la tasa de mortinatos y fallecimientos neonatales.

Una hidratación segura y de calidad

Para hidratarte de forma correcta debes tomar ciertas bebidas con moderación, como es el caso de aquellas que contengan cafeína (té, café, colas). Esto es porque la cafeína tiene un efecto diurético y hará que vayas más al baño.

Por eso, durante esta etapa de tu vida la calidad del agua es realmente importante. Elige una agua ligera, que por su sabor sea fácil de beber y te ayude a estar bien hidratada.

Aquí van unos beneficios de beber unos 2,5 litros de agua al día:

- Impide la deshidratación, que puede causar graves problemas en esta etapa.

- Beber agua a sorbos durante todo el día ayuda a prevenir la acidez.

- Se evita la retención de líquidos.

- Los órganos se mantienen bien hidratados y funcionan mejor.

- El volumen de sangre se duplica y se vuelve más viscosa, previniendo la hipertensión y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

- Beneficia al flujo de nutrientes hacia el torrente sanguíneo de la sangre del bebé, lo que favorece la nutrición y oxigenación del feto.

- La orina, al ser más abundante, ayuda a depurar el cuerpo de toxinas, disminuyendo la probabilidad de que se originen cálculos renales e infecciones de orina.

- El agua purifica el organismo, ayudando al cuerpo a deshacerse de las cantidades innecesarias de sodio.

- Protege al bebé ya que renueva e hidrata el líquido del saco amniótico.

- Mejora el estado de la piel de la mujer, evitando la aparición de las estrías.

- Evita algunos problemas comunes durante el embarazo como las náuseas, el estreñimiento y las hemorroides.

- Depura la sangre materna de toxinas haciendo que la corriente sanguínea llegue más limpia al bebé, por lo que incluso puede llegar a evitar un parto prematuro.

 

¿Cómo puede ayudar un agua mineral natural?

- Aporte necesario de minerales: Con 2 litros de agua mineral natural al día, puedes completar el aporte de minerales que necesitas. Y es que en esta época de tu vida aumentan las necesidades de minerales como el calcio, fundamental para tus huesos y los de tu bebé.

- Un agua segura y equilibrada: Un agua mineral natural te da la seguridad de una composición equilibrada en minerales y oligoelementos. Para comprobar la composición ideal para ti sólo tienes que mirar la etiqueta.

- Alivio de malestares comunes del embarazo: Una buena hidratación, con los minerales y oligoelementos necesarios, alivia algunos de los malestares más comunes del embarazo, como el estreñimiento, retenciones de líquido y las infecciones de orina.

Por lo tanto, según indica la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), es tan importante la cantidad que se bebe como la calidad de su composición mineral.

Aunque en España el agua del grifo es segura, en el embarazo, la lactancia y la primera infancia se sugiere consumir las de mineralización débil (bajo nivel de sodio y con niveles adecuados de calcio, magnesio y flúor).


Glosario

Hidramnios

Definición:

Polihidramnios. Volumen anormalmente incrementado de líquido amniótico (>2 litros). Si el feto produce demasiada orina, o no traga lo suficiente, a veces se acumula demasiado líquido, dando como resultado el hidramnios.

Síntomas:

Con frecuencia, el hidramnios leve no presenta síntomas, pero puede causar sofocación, dolor abdominal e inflamación o hinchazón marcada, los cuales pueden ser señales de un hidramnios más severo.

Tratamiento:

Los médicos pueden tratar los síntomas de hidramnios, pero generalmente no lo que haya causado la afección en sí. Ya que el hidramnios puede provocar un parto prematuro o pretérmino, pueden administrar medicamentos para prevenir esta situación. También pueden sugerir que se realice una amniocentesis para extraer algo del exceso de líquido y disminuir el malestar.

Fuente:

Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC)

Mª Ángeles Rodríguez, presidenta de la Asociación Española de Matronas

Fecha de actualización: 19-01-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×