×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo se me quitan los ascos del embarazo?

¿Cómo se me quitan los ascos del embarazo?

Muchas mujeres sufren náuseas o ascos durante el primer trimestre del embarazo, concretamente un 50% vómitos y náuseas, el 25 % sólo tiene náuseas y el otro 25% no se ve afectada. Para las embarazadas este síntoma significa malestar, pérdida de peso y aversión a ciertos alimentos. Sin embargo, no os debéis preocupar porque también es sinónimo de que el bebé está sano.

Publicidad

Índice


Causas de las náuseas

Las náuseas son una de las primeras señales que muestran que el embarazo ha empezado y, por este motivo, se empieza a notar en torno a la cuarta o quinta semana de gestación. Empiezan levemente, pero se agudizan en la 8ª semana y desaparecen al final del tercer mes.

Todavía se desconoce su causa, pero los especialistas creen que está relacionado con el aumento de la hormona HGC (gonadotropina coriónica humana). Esta hormona aparece cuando el embrión se implanta en el útero y crece y disminuye en el mismo periodo de tiempo que las náuseas.

Otras teorías confirman que su origen puede ser:

- Psicológico. La angustia o el estrés puede ser uno de los desencadenantes de los mareos.

- Defensas inmunitarias. Esta teoría defiende que los ascos del embarazo se producen por una reacción del sistema inmunitario porque no reconoce al embrión como parte del cuerpo e intenta combatir su presencia.

- Los olores. El sentido del olfato se vuelve mucho más sensible durante el embarazo. Por esta razón, algunos olores que antes te resultaban agradables pueden llegar a convertirse en molestos y, como resultado, se producen las náuseas.

A veces, las náuseas van acompañadas de vómitos, pero no siempre es así. Algunas mujeres, simplemente, experimentan esa sensación de náuseas y asco constante sin llegar a devolver. Además, aunque se llaman náuseas matutinas, no siempre se producen por la mañana. Pueden durar todo el día o aparecer solo por la tarde.


¿Cómo calmar las náuseas?

No te puedes perder ...

¿Se puede confundir la menopausia con un embarazo?

¿Se puede confundir la menopausia con un embarazo?

Tanto la menopausia como el embarazo se distinguen, sobre todo, por la desaparición de la menstruación, aunque ambas van acompañadas de otros muchos síntomas; algunos similares y otros no. Por eso es posible que una mujer crea que está entrando en la menopausia y, realmente, esté embarazada.

Y tambien:

1- Cambios en la dieta. Se ha demostrado que las comidas que no son copiosas y son muy ricas en proteínas, contribuyen a que las náuseas disminuyan. En otras palabras, haz cinco comidas pequeñas al día evitando alimentos difíciles de digerir, como las frituras o las comidas muy picantes.

2- Igualmente, las náuseas suelen ser matutinas. Para aliviarlas puedes optar por beber un vaso de agua nada más levantarte y tomarte una galleta. No obstante, no te olvides de que debes esperar aproximadamente 15 minutos hasta levantarte de la cama. Después, puedes intentar probar un buen desayuno a base de hidratos de carbono y azúcares lentos. Intenta evitar el té y el café con leche porque revuelven el estómago por la mañana.

3- Cuando aparezca una náusea, corta un limón por la mitad e inhálalo. También, puedes beber un zumo de limón exprimido o agua mineral con un poco de limón. El limón tiene multitud de propiedades, una de ellas es neutralizar los ácidos del estómago. Para prepararlo exprime medio limón ecológico y añádelo en un vaso de agua.

4- Bebe infusiones, las más recomendadas son las de anís, naranja o menta. No deben tomarse más de dos tazas al día y debes consultar con tu médico antes de tomar plantas medicinales en infusión durante tu embarazo.

5- Bebe como mínimo dos litros de agua al día. Intenta no beber grandes cantidades de agua a primera hora de la mañana y con el estómago vacío.

6- Toma jengibre. Recientemente, la Organización Mundial de la salud (OMS) ha confirmado que el jengibre ayuda a prevenir las náuseas y vómitos durante la gestación. Puedes aplicar fácilmente jengibre rallado en tus comidas. Ten en cuenta que no se recomienda exceder los 2 gramos de jengibre al día durante el primer trimestre y que, durante el tercer trimestre está desaconsejado.

7- Evita los movimientos bruscos y reposa varias veces al día.

8- A algunas embarazadas les calma las náuseas chupar un cubito de hielo. Puedes prepararlos agregando un poco de zumo de limón para hacer un sabor más divertido y aumentar su efecto antiemético (contra las náuseas).

9- Comer un puñado de frutos secos (almendras, cacahuetes, avellanas, etc.) ayuda a reducir la sensación de náuseas gracias al contenido alto en vitamina B6. Además, estos frutos secos son perfectos para llevarlos en el bolso y consumirlos si las náuseas aparecen en un momento inesperado.

10- Un truco muy efectivo para reducir las náuseas es tomar un poco de pan tostado con el estómago vacío. Este ayuda a absorber el exceso de ácido gástrico generado durante la noche. Mastícalo y cómelo despacio.

11- Toma uvas pasas, al igual que algunos frutos secos, son ricos en vitamina B6, por lo que resultan un perfecto aliado frente a las náuseas. Son ideales para añadir a los platos o para tomar un puñadito cuando se presenten las náuseas.

12- El plátano es uno de los alimentos más ricos en zinc (antiemético) que puedes tomar. Además, su alto contenido en potasio ayuda a evitar la retención de líquidos, con lo que te sentirás más ligera.

13- Como el plátano, la calabaza es otra gran fuente de zinc, mineral antioxidante y antiemético (reduce las náuseas y combate el vómito). Añade un puñado de semillas de calabaza a las ensaladas o a las cremas frías de verdura.

14- El germen de trigo es otra gran fuente de zinc. La carencia en de zinc favorece la aparición de náuseas. Para poder tomarte el germen de trigo puedes añadir una cucharada a un yogur desnatado y tomarlo como tentempié.

15- Incluye en tu menú garbanzos y cereales integrales. Son fuentes de fibra que ayudan a regular el tránsito intestinal y contienen mucho zinc, mineral que ayuda a combatir las náuseas.

16- En el último de los casos, acude a los medicamentos que te haya recetado el médico, los más comunes son el primperan o el cariban. En los herbolarios puedes adquirir suplementos de vitamina B6, muy útil para reducir las náuseas.

Por último, si las náuseas se prolongan durante todo el embarazo, no pienses que es perjudicial para el bebé o el embarazo, lo que ocurre es que tu cuerpo no ha reaccionado bien ante el mismo, pero no implica nada mal para el bebé.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora con los síntomas del embarazo más comunes. Se trata de un cuestionario que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.

Fuente:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 07-08-2020

Redacción: Esperanza Pavón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.