¿Cómo se me quitan los ascos del embarazo?

¿Cómo se me quitan los ascos del embarazo?
comparte

Muchas mujeres sufren náuseas o ascos durante el primer trimestre del embarazo, concretamente un 50% vómitos y náuseas, el 25 % sólo tiene náuseas y el otro 25% no se ve afectada. Para las embarazadas este síntoma significa malestar, pérdida de peso y aversión a ciertos alimentos. Sin embargo, no os debéis preocupar porque también es sinónimo de que el bebé está sano.

Las náuseas son una de las primeras señales que muestran que el embarazo ha empezado y, por este motivo, se empieza a notar en torno a la cuarta o quinta semana de gestación. Empiezan levemente, pero se agudizan en la 8ª semana y desaparecen al final del tercer mes.


Causas


Todavía se desconoce su causa, pero los especialistas creen que está relacionado con el aumento de la hormona HGC (gonadotropina coriónica humana). Esta hormona aparece cuando el embrión se implanta en el útero y crece y disminuye en el mismo periodo de tiempo que las náuseas.


Otras teorías confirman que su origen puede ser:


- Psicológico. La angustia o el estrés puede ser uno de los desencadenantes de los mareos.


- Defensas inmunitarias. Esta teoría defiende que los ascos del embarazo se producen por una reacción del sistema inmunitario porque no reconoce al embrión como parte del cuerpo e intenta combatir su presencia.


- Los olores. El sentido del olfato se vuelve mucho más sensible durante el embarazo. Por esta razón, algunos olores que antes te resultaban agradables pueden llegar a convertirse en molestos y, como resultado, se producen las náuseas.

A veces, las náuseas van acompañadas de vómitos, pero no siempre es así. Algunas mujeres, simplemente, experimentan esa sensación de náuseas y asco constante sin llegar a devolver. Además, aunque se llaman náuseas matutinas, no siempre se producen por la mañana. Pueden durar todo el día o aparecer solo por la tarde.

No te puedes perder ...


¿Cómo calmar las náuseas?


1- Cambios en la dieta. Se ha demostrado que las comidas que no son copiosas y son muy ricas en proteínas, contribuyen a que las náuseas disminuyan. En otras palabras, haz cinco comidas pequeñas al día evitando alimentos difíciles de digerir, como las frituras o las comidas muy picantes.


2- Igualmente, las náuseas suelen ser matutinas. Para aliviarlas puedes optar por beber un vaso de agua nada más levantarte y tomarte una galleta. No obstante, no te olvides de que debes esperar aproximadamente 15 minutos hasta levantarte de la cama. Después, puedes intentar probar un buen desayuno a base de hidratos de carbono y azúcares lentos. Intenta evitar el té y el café con leche porque revuelven el estómago por la mañana.


3- Cuando aparezca una náusea, corta un limón por la mitad e inhálalo. También, puedes beber un zumo de limón exprimido o agua mineral con un poco de limón.


4- Bebe infusiones, las más recomendadas son las de anís, naranja o menta.


5- Bebe como mínimo dos litros de agua al día.


6- Toma jengibre. Recientemente, la Organización Mundial de la salud (OMS) ha confirmado que el jengibre ayuda a prevenir las náuseas y vómitos durante la gestación. Puedes aplicar fácilmente jengibre rallado en tus comidas.


7- Evita los movimientos bruscos y reposa varias veces al día.


8- En el último de los casos, acude a los medicamentos que te haya recetado el médico, los más comunes son el primperan o el cariban. En los herbolarios puedes adquirir suplementos de vitamina B6, muy útil para reducir las náuseas.


Por último, si las náuseas se prolongan durante todo el embarazo, no pienses que es perjudicial para el bebé o el embarazo, lo que ocurre es que tu cuerpo no ha reaccionado bien ante el mismo, pero no implica nada mal para el bebé.


Te puede interesar:
Los síntomas de embarazo de menos de un mes en ocasiones son dificiles de experimentar ya que muchas mujeres, de hecho, solo se dan cuenta de su estado al notar la falta de la siguiente regla. Es normal no tener síntomas del embarazo hasta entonces.


Fecha de actualización: 09-06-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>