×
Publicidad

¿Cuáles son las mejores frutas y verduras para el embarazo?

¿Cuáles son las mejores frutas y verduras para el embarazo?

Las frutas y las verduras son la base de una dieta equilibrada y sana, esenciales en cualquier momento de nuestra vida pero especialmente en el embarazo ya que contienen gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra que ayudan a aliviar molestias propias de la gestación y contribuyen al correcto desarrollo del feto. Aunque en principio todas son buenas en estos meses, hay algunas que se recomiendan especialmente.

Publicidad

¿Por qué son importantes las frutas y las verduras?


Las frutas y las verduras son la base de una dieta sana, aconsejándose tomar, al menos, 5 piezas al día de ellas. Y es que tanto las frutas como las verduras son ricas en fibra, que contribuye a evitar el estreñimiento y las hemorroides en el embarazo. Además, contienen muchas vitaminas, entre las que destacan el betacaroteno, necesario para el desarrollo de las células y tejidos, la visión y el sistema inmunológico; la vitamina C, que ayuda a la formación de los huesos y los dientes, así como del colágeno de los tejidos conjuntivos; vitaminas del grupo B como el ácido fólico, que previene los defectos del tubo neural; la vitamina E, un antioxidante que protege al cuerpo de las infecciones y ayuda a que los nuevos glóbulos crezcan; o la vitamina A, que ayuda a la reproducción celular, la formación de las hormonas o la estimulación del sistema inmunitario.


En cuanto a los minerales, destaca el potasio, que controla la tensión sanguínea; el hierro, que previene la anemia; el calcio, que participa en la formación de huesos y de dientes del futuro bebé; o el magnesio, relacionado con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes y posee un suave efecto laxante.

No te puedes perder ...

Y tambien:


También son ricas en agua, favoreciendo la hidratación de la embarazada.


¿Cuáles son las mejores frutas?

En general, todas las frutas son buenas en el embarazo, aunque, para sacarles el máximo partido, es importante que potencies el consumo de frutas de colores variados.


Al consumir una variedad de frutas anaranjadas, rojas, amarillas, verdes… aportas a tu dieta una mayor variedad de nutrientes ya que los alimentos de diferentes colores son ricos en diferentes vitaminas, minerales y antioxidantes.


Algunas de las más recomendables en estos meses (aunque siempre se aconseja que sean de temporada) son:


1- Frambuesas o fresas, ricas en vitamina C, quercetina y proantocianidinas, que protegen los tejidos del bebé y mejoran el suministro de oxígeno al mismo. Además, mejoran la absorción del hierro.


2- Albaricoques, ricos en fibra que ayudan a evitar el estreñimiento.


3- Kiwi, con gran cantidad de vitamina C y ácido fólico.


4- Higos, tanto secos como naturales ya que aportan potasio que refuerza la función nerviosa y muscular de la mamá y previenen el estreñimiento y la hipertensión.


5- Manzana, que regula los niveles de azúcar en sangre y alivia las náuseas.


6- Naranja, que contiene calcio que protege los huesos de la mamá y del bebé, y vitamina C que refuerza el sistema inmunitario.


7- Pera, una de las frutas que más agua aporta, por lo que tiene efecto diurético. Además, reduce los cambios de humor causados por las hormonas.


8- Plátano, rico en potasio y vitamina B6.


9- Piña, con gran cantidad de calcio, vitamina y hierro, previene la anemia.


10- Sandía, rica en licopeno antioxidantes que protegen el corazón y el cerebro.


¿Hay alguna fruta prohibida?


No hay ninguna fruta que no puedas consumir durante la gestación, aunque debes evitar las frutas transgénicas y lavarlas muy bien antes de consumirlas para eliminar completamente los pesticidas que puedan tener en la piel, que pueden afectar al desarrollo cognitivo y psicomotor del bebé.


¿Y cuáles son las mejores verduras?


Igual que pasaba con las frutas, todas las verduras son beneficiosas en el embarazo, aunque algunas destacan por sus propiedades:


- Verduras de hoja verde como el apio, los berros, los canónigos, el cardo, la col o las coles de Bruselas, ricas en vitaminas A, C, y del grupo B (Tiamina o B1, Riboflavina o B2, Niacina o B3, Piridoxina o B6, folato o B9), así como hierro, potasio, calcio, fósforo y fibra.


- Tomate, fuente de vitamina C que contribuye a la formación de los huesos, la piel y los dientes del futuro bebé por la creación de colágeno; y rico en hierro, que evita la anemia.


- Aguacate, que contiene vitamina A, vitamina C, magnesio, calcio y ácido fólico. Además, alivia las náuseas de las primeras semanas.


- Remolacha, con un alto aporte de ácido fólico. Contribuye a proteger el ADN y contiene potasio, hierro y silicio.


- Calabaza, que ayuda a proporcionar la energía suficiente a la embarazada, además de disminuir los dolores e inflamaciones causadas por el embarazo.


- Espárragos, ricos en hierro, fibra y diferentes vitaminas. Asimismo, los espárragos tienen propiedades diuréticas por lo que contribuyen a evitar la retención de líquidos y los edemas.


- Escarola, alto contenido en ácido fólico.


En cuanto a las verduras prohibidas o que no se deben consumir en exceso en estos meses, encontramos las espinacas y las acelgas, que contienen muchos nitratos, sustancias potencialmente nocivas para el desarrollo del feto, por lo que se deben consumir con moderación.


Tampoco hay que comer muchos nabos ya que contienen un ácido que influye negativamente en la formación de algunos ácidos grasos, fundamentales para la formación del tejido nervioso y de la retina del feto.


Y, por último, no comas patas ni tomates verdes ya que pueden causar molestias gastrointestinales.


Fecha de actualización: 09-04-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.