• Buscar
Publicidad

¿En qué semana terminan las náuseas?

¿En qué semana terminan las náuseas?

Aunque no es la única causa de las náuseas del embarazo, parece bastante claro que están ligadas a los valores de la hormona del embarazo o hCG (hormona gonadotropina coriónica humana), ya que aparecen cuando esta comienza a elevarse y desaparecen a medida que va disminuyendo, a partir de la semana 12 de embarazo.

Publicidad

Índice

 

La hCG y las náuseas

Para la mayoría de mujeres, las náuseas matutinas, que no se sabe muy bien por qué se llaman así ya que suelen durar todo el día e incluso a veces ser más intensas a última hora de la tarde, aparecen en torno a la sexta semana de embarazo y se hacen más intensas entre la octava y la duodécima semana de gestación, para ir disminuyendo gradualmente desde ese momento hasta desaparecer por completo en torno a la semana 19.

Y es que la causa principal de las náuseas es el incremento en el organismo de la hormona beta gonadotropina coriónica humana (hCG), llamada también la hormona del embarazo ya que es la que mantiene el cuerpo lúteo para que siga produciendo progesterona y así evitar un aborto e impide que el organismo reaccione de manera negativa ante el “intruso”.

Por eso, los niveles de hCG aumentan en las primeras semanas de embarazo pasando de 5 mUI/ml, que suelen tener las mujeres no embarazadas, a concentraciones que oscilan entre los 10 y los 50 mIU/ml en la semana posterior a la concepción. Esta hormona, además, es la que reacciona con los test caseros de embarazo que nos permiten saber si estamos embarazadas o no.

Pero una vez este primer peligro de aborto ha pasado y el embrión ya se ha transformado en feto, sus niveles comienzan a descender a partir de la semana 12 y, de la semana 19 a la 40, se mantienen estables en niveles mucho más altos que las mujeres no gestantes, pero más bajos que en la primeras semanas de embarazo:

- 3-4 semanas: 9-130 mUI/ml

- 4-5 semanas: 75-2600 mUI/ml

- 5-6 semanas: 850-20.800 mUI/ml

- 6-7 semanas: 4.000-100.200 mUI/ml

- 7-12 semanas: 11.500-289.000 mUI/ml

- 12-16 semanas: 18.300-137.000 mUI/ml

- 16-19 semanas: 1.400-53.000 mUI/ml

- 19-40 semanas: 940-60.000 mUI/ml

Como ves, estos valores de referencia pueden variar enormemente de unas mujeres a otras, quizá por eso algunas tienen muchas náuseas y no paran de vomitar en estas primeras semanas y otras apenas notan nada.

Por eso, lo normal es que las náuseas del embarazo empiecen a disminuir a partir de la semana 12, a la vez que lo hace la hCG, y que desaparezcan por completo en la semana 19, cuando el nivel de esta hormona se estabiliza en su nivel más bajo.


¿Y si sigo teniendo náuseas en el segundo trimestre?

Aunque la mayoría de mujeres deja de tener náuseas en la semana 19-20, algunas continúan teniéndolas todo el embarazo, lo que sin duda puede resultar muy molesto, pero no peligroso para el bebé. No significa que haya ningún problema, simplemente que cada mujer reacciona de una manera distinta a los cambios del embarazo.

Solo hay que preocuparse si las náuseas van acompañadas de vómitos de carácter grave que no cesan, tensión alta, edemas, visión borrosa u otros síntomas de enfermedades propias del segundo y tercer trimestre de embarazo como preeclampsia.

Si es tu caso y continúas teniendo náuseas hasta el final del embarazo, sigue los consejos de tu obstetra, toma algún antiemético si este lo considera necesario y recurre a métodos naturales de alivio de las mismas como:

- Hacer 5 comidas al día ligeras y nada grasas

- Incluir mucha fibra en la dieta

- Beber mucho líquido

- Tomar algo en la cama antes de levantarse de la misma como galletitas saladas (que suelen funcionar muy bien)

- No consumir los alimentos ni muy fríos ni muy calientes

- Recurrir a la acupresión

- Tomar infusiones de jengibre, uno de los grandes aliados contra las náuseas

- Cortar un limón por la mitad e inhalarlo cuando tengas una náusea o beber zumo de limón
 

Habían desaparecido mis náuseas, han vuelto en el tercer trimestre

Existen diferentes causas por las que pueden volver las náuseas o los vómitos en el tercer trimestre. En su mayoría, como en el primer trimestre, se ocasionan por las fluctuaciones hormonales. Ten en cuenta que, hasta el final del embarazo, tu cuerpo está luchando por encontrar el equilibrio hormonal.

Además de las fluctuaciones, las náuseas en el tercer trimestre pueden deberse al aumento del tamaño del útero. Como el útero crece tanto de tamaño, los órganos abdominales (especialmente el intestino) se comprimen en la parte superior del abdomen, contra el diafragma. Esto puede hacer que haya una gran presión en el estómago y llegar a provocar náuseas (así como la conocida acidez estomacal).

Muchas mujeres sufren náuseas en el tercer trimestre del embarazo, especialmente después de comer. Esto simplemente ocurre porque el estómago tiene menos espacio. Para poder controlar las náuseas lo mejor que puedes hacer es optar por comer menos cantidades, pero de manera más frecuente.

Para evitar las náuseas en el tercer trimestre lo mejor que puedes hacer es:

- Tomar comidas más pequeñas: esto se recomienda en todas las etapas del embarazo. Recuerda, no se trata de comer menos cantidad en el día, si no de repartirla mejor.

- Evitar tomar mucho líquido con las comidas: si bebes mucho justo antes o durante las comidas, no tendrás espacio suficiente para los sólidos. Lo mejor que puedes hacer es beber lentamente, y mejor déjalo para después de comer. Beber también es muy importante para no evitar la deshidratación, pero busca otro momento que no sea la hora de la comida.

Consulta con tu médico sobre la posibilidad de tomar antiácidos: no te tomes nada sin que tu médico lo apruebe. Hay medicinas (incluso naturales) que son peligrosas para tu bebé.

- No comas demasiado cerca de la hora de acostarte: lo mejor es que lo hagas al menos 2 horas antes de irte a la cama.

Piensa que estos síntomas suelen desaparecer tan pronto como nace el bebé.


Glosario

Eclampsia

Definición:

Aparición de hipertensión durante el embarazo en una mujer normotensa después de la vigésima semana de gestación.

Síntomas:

Convulsiones. Agitación intensa. Pérdida del conocimiento. Dolencias o dolores musculares. Hinchazón repentina de las manos y la cara. Aumento de peso brusco. Náuseas y vómitos.

Tratamiento:

Una mujer con eclampsia debe ser vigilada continuamente y el parto es la opción de tratamiento en un embarazo de más 28 semanas. Para los embarazos de menos de 24 semanas, se recomienda reposo y para que el feto madure, se trata a la madre con inyecciones de esteroides que ayudan a acelerar la maduración de algunos órganos fetales, incluyendo los pulmones.

Fuente: Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 11-11-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×