¿Qué puede comer una embarazada para no vomitar?

¿Qué puede comer una embarazada para no vomitar?
comparte

Las náuseas de las primeras semanas de embarazo muchas veces van unidas a vómitos constantes que hacen que no seamos capaces de ingerir nada sólido sin tener que ir corriendo al baño a echarlo. Para que esta situación no sea peligrosa para el feto en desarrollo debes mantenerte bien hidratada y seguir una serie de consejos.

Las náuseas y vómitos son uno de los síntomas más característicos del embarazo que sufren hasta un 60% de las gestantes, aunque no en el mismo grado. Así, algunas experimentan una leve sensación de asco, pero pueden comer sin problemas; mientras que otras apenas toleran nada y se pasan el día con náuseas y vómitos. Si eres de las segundas no debes preocuparte ya que, mientras estés bien hidratada, no hay peligro para el bebé. Pero si no consigues aceptar ni un sorbo de suero, es mejor que vayas a Urgencias para que te administren líquidos por vía.


Excepto en estos casos graves, lo mejor es que, mientras duren los vómitos, sigas estos consejos para encontrarte lo mejor posible:


- Realiza 5 comidas al día poco abundantes pero frecuentes para evitar las náuseas. Es conveniente comer algo cada 2 o 3 horas.


- Mastica bien los alimentos y en un ambiente relajado, no comas con estrés ni pienses que lo vas a vomitar.

No te puedes perder ...

¿Cuándo desaparece la hormona del embarazo después del parto?

¿Cuándo desaparece la hormona del embarazo después del parto?

La hormona del embarazo, es decir, la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG), se empieza a segregar unos 10 días después de que se produzca la ovulación y es fundamental para que el embarazo se desarrolle sin problemas. Vuelve a sus valores normales una semana después de dar a luz.


- Evita las comidas pesadas y con mucha grasa ya que dificultan la digestión y elige comidas suaves que puedas tolerar.


-Reduce también los azúcares de tu dieta ya que el azúcar aumenta la sensación de náuseas al fermentar en el estómago.


- Prueba diversos alimentos y platos para ver cuáles te sientan mejor y puedes mantener sin vomitar. Es conveniente que lo hagas con todos los grupos de alimentos para evitar carencias nutricionales. Por ejemplo, quizá la leche te siente mal, pero el yogur no. O no puedas ni ver el pollo, pero el pavo te siente de maravilla.


- Los platos muy olorosos suelen acentuar las ganas de vomitar, así que evita olores fuertes como los de algunos quesos o especias y decántate por las comidas frías ya que suelen desprender menos olor. Los aromas neutros reducen la secreción gástrica y las náuseas, disminuyendo los vómitos.


- Prueba también diversas formas de cocción y, en general, elige aquellas más ligeras como al horno o cocido.


- Quizá el problema está en la textura, prueba a batir o triturar los alimentos por si en forma de puré los toleras sin problemas.


- No te sales ninguna comida, y menos aún el desayuno ya que es muy importante después de horas sin comer. Quizá te siente mejor desayunar en la cama o comer algo antes de incorporarte como un puñado de frutos secos o de galletas.


- Beber mucha agua aumenta la sensación de náuseas así que, por el momento, bebe menos agua y hazlo a pequeños sorbos repartidos a lo largo del día. Puedes hidratarte con otras bebidas como zumos naturales, infusiones o sopas. No bebas agua en ayunas.


- Los alimentos ricos en hidratos de carbono suelen tolerarse mejor, así que prueba con cereales, pan, pasta, patatas, galletas, etc.


- Después de comer permanece un rato sentada ya que la digestión se hace mejor en esa postura que tumbada.


- No mezcles los alimentos con líquidos. Bebe, como hemos dicho, entre comidas y con pequeños sorbos.


- Elige las verduras más suaves, como la zanahoria o el calabacín.


- El jengibre puede ayudarte a reducir esta sensación tan molesta. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso de jengibre para aliviar las náuseas. En concreto, se debe consumir unos dos gramos cuando el jengibre se toma en forma seca.


Intenta estar tranquila ya que, generalmente, a partir de la semana 12 las náuseas y los vómitos comienzan a disminuir para desaparecer totalmente al empezar la semana 20 de embarazo. Pocas son las mujeres que continúan con vómitos al final del segundo trimestre.


Y si nada de esto funciona y no consigues retener casi alimentos, es conveniente que consultes con tu obstetra ya que existen medicamentos antieméticos que se pueden tomar durante el embarazo sin causar complicaciones ni malformaciones al feto. No dudes en tomarlos para poder alimentarte adecuadamente hasta que los vómitos desparezcan.

 

 


Fuente:

West, Zita (2007), El cuidado del bebé antes del nacimiento. Ed. Pearson Alhambra.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>