×
  • Buscar
Publicidad

Por qué las náuseas en el embarazo son positivas

Por qué las náuseas en el embarazo son positivas

Son una molestia recurrente en el embarazo y muchas mujeres las sufren, especialmente durante el primer trimestre. De hecho, en muchos casos son uno de los primeros síntomas de embarazo. Aunque no son nada agradables, un reciente estudio establece que pueden ser una buena señal. 

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Índice

 

Menor riesgo de aborto...

Sí, se tratan de una verdadera molestia: sensación de vómito por la mañana, náuseas, desagrado por la comida…Las náuseas en el embarazo son bastante comunes, alrededor del 80% de las mujeres embarazadas las sufren en algún punto de su embarazo; la mayoría durante los primeros tres meses.

Llevan siendo un síntoma claro de embarazo desde que existe la condición humana, y se han estudiado sus causas y cómo aliviarlas. Pero la naturaleza es sabia, y el hecho de que 8 de cada 10 mujeres experimenten ese leve mareo y sensación de vómito resulta ser una señal de que el embarazo va desarrollándose bien y de un menor riesgo de aborto espontáneo.

Así lo ha determinado un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD, en sus siglas en inglés), que decidieron estudiar a un grupo de mujeres desde antes de su embarazo hasta sus 36 semanas de gestación para entender mejor qué tipo de relación hay entre las náuseas y los abortos naturales.

En este sentido, se buscó a mujeres que habían pasado por un aborto espontáneo en algún embarazo previo y estaban intentando quedarse de nuevo embarazadas. Entre las 800 que lo consiguieron, los investigadores fueron analizando diariamente los síntomas de náuseas y vómitos de las mujeres embarazadas.

Sus resultados mostraron que las interrupciones naturales del embarazo se daban menos en las primeras ocho semanas en aquellas mujeres que habían reportado esas molestias que en aquellas que no. En concreto, entre las 797 mujeres embarazadas estudiadas (de las que 188 pasaron por un aborto natural), se vio que aquellas que habían tenido náuseas y/o vómitos mostraban un 50-75% menos de casos de aborto espontáneo.

Esto, como recalcaban los propios investigadores, no quiere decir que aquellas mujeres que no tienen síntomas de náusea y vómitos vayan a sufrir un aborto espontáneo. Sino que estas molestias pueden ser uno de los muchos indicativos de un embarazo sano, y que estas conclusiones son un primer paso que muestran que debe existir algún tipo de vínculo biológico entre náuseas y vómitos y un embarazo sano.

Posibles teorías

Una de las principales, y más conocidas, teorías sobre la causa por la que el cuerpo produce esos síntomas de náusea durante el primer trimestre de embarazo, está vinculada con la comida. Se cree que las náuseas y vómitos reducen significativamente la variedad y cantidad de comida ingerida de una embarazada como mecanismo corporal de protección frente a posibles peligros en la comida (toxinas, bacterias…). De ahí que el periodo de náuseas coincida, en la mayoría de casos, con el periodo más vulnerable del embarazo: el primer trimestre. 

¿Cómo puedo aliviar las náuseas del embarazo?

- No tomes medicamentos sin estar recetados: puede que te digan que los antihistamínicos o los antiméticos pueden ayudar con estos síntomas, pero estos medicamentos están contraindicados en las mujeres embarazadas. Antes de nada, consulta con tu médico.

- Si quieres un antimético natural puedes probar con el jengibre. Este puede ayudar a prevenir las náuseas, pero no es mágico. Puedes tomarlo en té, en galletas, etc.

- Ajusta la dieta: en los casos leves de náuseas en el embarazo, se recomienda tomar porciones más pequeñas de alimentos en intervalos cortos. Debes modificar lo que comes para hacer las comidas más ligeras y abundantes en proteínas, frutas y verduras (dejando de lado los alimentos ricos en grasas). Además, se recomienda aumentar el consumo de zinc (lo contienen plátanos, cereales integrales o legumbres) ya que ayuda a prevenir los mareos. La vitamina B6 es otro remedio alternativo que ayuda a reducir este malestar (se encuentra en el aguacate, plátano, germen de trigo, carne, verduras, etc.), ya que favorece el metabolismo de lípidos, carbohidratos y proteínas, además de disminuir la fatiga, regular la actividad hormonal y contribuir al funcionamiento del sistema inmunitario.

- Come despacio y mastica bien los alimentos, así el estómago tendrá que hacer un esfuerzo mejor para digerirlos.

- Relájate, haz las cosas con más calma. Desde que te despiertas es importante esto, tómate tu tiempo para levantarte de la cama. Aprovecha y descansa 15 minutos antes de levantarte, ¡hasta puedes comer dos o tres galletas! Duerme lo suficiente por la noche y recuerda echarte una siesta durante el día.

- Recuerda beber agua para mantenerte hidratada, sobre todo si las náuseas vienen acompañadas de vómitos. Si no tienes una ingesta de agua adecuada, puedes llegar a deshidratarte. Eso sí, evita beber agua cuando estés recién levantada, las náuseas son más intensas por la mañana ya que el estómago está vacío. Además, excederte en el consumo de agua puede hacer que llenes el estómago. Bebe lo que tu cuerpo te pida, ni más ni menos.

- Evita los olores que te resulten desagradables: especialmente los que pertenecen a los alimentos con olores fuertes, estos aumentan tanto los mareos como las náuseas. Además, es importante ventilar la casa a diario, especialmente la cocina.

- Aléjate de los ambientes que sabes que están cargados o demasiados calurosos. Si no lo haces, seguramente acabarás mareada.

- Considera terapias alternativas. Hay mujeres que prefieren probar otros métodos como la acupresión o la acupuntura. Aunque, por norma general, estos métodos no tengan consecuencias en el embarazo, es importante que consultes antes con tu médico.

- No te tumbes justo después de comer. Para poder hacer la digestión es mejor hacerlo sentada, sobre todo si los vómitos aparecen al final del embarazo.

Es importante que descubras cuáles son los detonantes de las náuseas o los vómitos para poder evitarlos. Cada mujer tiene los suyos. Cuando esto ocurra acuérdate de respirar hondo y no estresarte. Si estos consejos no funcionan, puedes hablar con tu ginecólogo para que te recete algún medicamento para las náuseas y los vómitos que sea compatible con el embarazo.


Te puede interesar:

La fecha probable de parto se calcula añadiendo 280 días (40 semanas) a la fecha del primer día de la última regla de la mujer gestante.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad