¿Puede una embarazada tomar omeprazol?

¿Puede una embarazada tomar omeprazol?
comparte

El omeprazol es un medicamento usado comúnmente para tratar la acidez, una molestia bastante habitual en el embarazo. ¿Se puede tomar durante la gestación o es peligroso para el bebé?

La acidez o ardor de estómago es una de las molestias más habituales en el embarazo debido al aumento de la producción de la hormona progesterona que provoca la relajación del esfínter gastroesofágico haciendo que las digestiones sean más lentas. Asimismo, en estos meses también disminuye la producción del ácido clorhídrico encargado de digerir los alimentos, lo que hace que las digestiones sean aún más lentas y pesadas, aumentando las posibilidades de que el ácido del estómago suba hacia el esófago provocando ardor y molestia.

Además, en el último trimestre del embarazo aumenta el tamaño del útero, lo que provoca cierta presión en el estómago provocando reflujo y acidez.

Se estima que más de un 50% de las embarazadas experimenta acidez de estómago después del quinto mes de embarazo, sobre todo después de las comidas o después de acostarse. Dependiendo de la mujer puede sentir unas leves molestias hasta un dolor intenso. Aunque sea algo molesto (y puede que doloroso) para ti, es beneficioso para el bebé ya que el alimento pasa más tiempo en el trayecto digestivo lo que ayuda a una mayor absorción de nutrientes hacia el torrente sanguíneo, y a su vez a la placenta y a tu bebé.

Por último, el aumento del tamaño del útero en las últimas semanas no hace sino aumentar este problema ya que presiona sobre el estómago. 

No te puedes perder ...

 

Para tratar el ardor hay una serie de medidas que se pueden adoptar que no implican tomar ninguna medicación, como hacer comidas ligeras, comer cada dos o tres horas, evitar las frituras y las comidas picantes, no tomar alimentos integrales, beber un vaso de leche desnatada después de comer, beber agua a pequeños sorbos entre las comidas, no acostarse justo después de comer o tomar manzanilla… Pero, en ocasiones, estos remedios no sirven y la acidez es tan intensa que dificulta la vida normal y la alimentación.

 

Si ese es tu caso, te contamos que sí se puede tomar omeprazol durante el embarazo, aunque siempre bajo supervisión médica. Omeprazol está categorizado como Categoría C, eso quiere decir que sólo debe tomarse en el caso de que un médico lo considere como tratamiento oportuno (sus beneficios justifican los posibles riesgos sobre el feto).

 

Numerosos estudios demuestran que el omeprazol no causa ninguna reacción adversa sobre el feto ni sobre el desarrollo del embarazo. No obstante, no tomes omeprazol sin consultar antes con tu obstetra y recuerda tomar siempre la dosis indicada y dejarlo en cuanto se pueda.

 

Además, debes saber que el omeprazol, como todos los medicamentos, puede causar ciertos efectos secundarios mientras se toma como cefaleas, diarreas, estreñimiento, dolor abdominal, flatulencia… Es bastante extraño, pero puede pasar, por lo que debes estar atenta.

También es posible tomar Almax aunque, igualmente, nunca debes automedicarte sino que debes consultar antes con tu médico qué medicamento es mejor para ti y cuál es la dosis recomendada. 

Hay que resaltar que el Omeprazol durante la lactancia no es probable que afecte al niño (en dosis terapéuticas). Pero lo mejor es es actuar con precaución y consultar con tu médico sobre cómo actuar.

Las mejores formas de aliviar este síntoma de manera natural son:

- Comer fruta: además del aporte de nutrientes existen frutas como la papaya que ayudan a mejorar la digestión. Hay que tener en cuenta que la papaya durante el embarazo hay que tomarla muy madura, si no, puede causar contracciones. Otras frutas recomendadas son la banana y el melón.

- Ingerir cantidades pequeñas en las comidas, esto mejora el proceso de la digestión y evita las comidas copiosas que pueden provocar reflujo gastroesofágico.

- Mantenerse activa después de comer: si decides acostarte después de haber comido (sobre todo si has comido mucho) es probable que tu estómago sufra de acidez y notes molestas o te sientas incómoda. Lo mejor es que después de comer te des un paseo suave y evites sentarte o tumbarte en el sofá o en la cama hasta que pasen dos o tes horas.

- Tomar agua de coco: es una buena fuente de vitamina y de fibra, además está considerada como un antiácido natural. Es una buena opción para mantenerte hidratada y aliviar la acidez.

- Evitar ingerir demasiado líquido durante las comidas. Esto no es por el líquido en sí, es para evitar que se llene el estómago. Ingerir una cantidad abundante de líquido durante la comida puede retrasar y dificultar la digestión. Lo mejor es que tomes los líquidos entre las comidas para mantenerte hidratada.

- Evitar aumentar demasiado de peso, el peso excesivo sobre el estómago favorece el reflujo. Además, puede traer algunas complicaciones que pueden perjudicarte tanto a ti como a tu bebé.

- Evitar el consumo de alimentos que producen acidez. Salchicha, chorizo, cafeína, alcohol, bebidas gaseosas, caramelos de menta, etc. También los alimentos ácidos como naranjas, tomates.

- No fumar, aparte de provocarte problemas digestivos también puede ser muy perjudicial para tu bebé, por lo que tampoco estés cerca de personas que fumen o en ambientes con mucho humo.

- Evitar la ropa ajustada, sobre todo la que se ajusta en el abdomen o la cintura.

- Intentar dormir con la cabeza un poco elevada, ayúdate de una almohada que mantenga tu cabeza erguida al menos en 15 centímetros. La gravedad hará que los ácidos del estómago no fluyan hacia el esófago ayudando al proceso digestivo. Puedes poner algo bajo el colchón para evitar estar en una posición en la que te encuentres totalmente estirada.

- Evitar los alimentos que necesitan una digestión lenta como alimentos fritos, procesados, muy especiados, etc.

- No consumir chicle, este aumenta la cantidad de aire en el estómago y favorece a que los jugos gástricos vuelvan a subir.

Piensa que la acidez suele disminuir después del parto ya que las causas que la provocan también disminuyen. Sobre todo los niveles de progesterona que sufren una fuerte bajada tras la expulsión de la placenta, aunque hará falta de entre 30 y 40 días para que recupere las mismas condiciones que antes del embarazo.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora del peso durante el embarazo con el fin de facilitar al máximo el control de esta variable. Aumentar más kilos de los debidos a lo largo de la gestación acarrea problemas de salud tanto a la madre como al feto.


Fuentes:

"Seguridad de los medicamentos gastrointestinales en el embarazo", http://www.scielo.edu.uy/pdf/ami/v35n2/v35n2a04.pdf

"Medicamentos en el embarazo" https://www.sergas.es/Asistencia-sanitaria/Documents/319/GF-Anx4.pdf

Foto: Designed by Yanalya - Freepik.com

Fecha de actualización: 26-11-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>