• Buscar
Publicidad

¿Cuando estás embarazada es normal no engordar?

¿Cuando estás embarazada es normal no engordar?

Durante las primeras semanas de embarazo es normal que apenas engordes o incluso que pierdas peso si tienes muchas náuseas y vómitos ya que te costará comer y echarás lo poco que ingieras. Sin embargo, a no ser que tengas alguna enfermedad, a partir de la semana 12 debes empezar a ganar peso ya que el bebé, la placenta y el líquido amniótico suponen un incremento de peso por sí solos. 

Publicidad

Índice

 

¿Cuánto se debe engordar en el embarazo?

A lo largo de los 9 meses de embarazo lo normal es engordar entre 9 y 12 kilos, aunque este incremento de peso depende de tu índice de Masa Corporal antes del embarazo, de si el embarazo es múltiple o no... Así, en mujeres embarazadas de mellizos lo normal es engordar entre 16 y 20 kilos, mientras que en mujeres obesas lo recomendable es que no cojan más de 7 u 8 kilos.

No obstante, todas las mujeres, al llegar a la semana 40, habrán engordado ya que solo el bebé (que pesa en torno a los 3 kilos al término de la gestación), la placenta (que supone un kilo más o menos) y el líquido amniótico (que son otros 2 kilos), suponen unos 6 kilos.

Como pauta lo habitual es ganar unos 2 kilos en el primer trimestre, entre 5 y 7 en el segundo trimestre y un máximo de 5 en el tercero. Es decir, como mucho, 14 kilos. Pero, como decíamos antes, esto depende del peso anterior al embarazo de la mamá y de si el embarazo es múltiple o no.

Además, el peso no se gana siempre de la misma manera. Algunas mujeres tienen mucha hambre en las primeras semanas y cogen más peso de lo normal, mientras que otras no paran de vomitar y adelgazan hasta que su cuerpo es capaz de admitir alimentos de nuevo.

Lo importante es alcanzar al final del embarazo los kilos suficientes que garanticen que el bebé se ha alimentado correctamente y está bien nutrido.


¿Cuándo preocuparse?

Hay algunas situaciones puntuales en la que el escaso aumento de peso sí puede ser preocupante:

- Hiperémesis gravídica o vómitos intensos. En este caso, suele ser necesario ingresar a la mujer para administrarle alimentación por vía y así asegurar los nutrientes necesarios para que el feto se desarrolle.

- Trastornos alimentarios. Las mujeres con anorexia o bulimia tienen más difícil quedarse embarazadas, pero si se quedan encinta y no están recibiendo tratamiento o ayuda, no llevarán una alimentación sana y equilibrada, lo que puede poner en riesgo el embarazo y el desarrollo del bebé. En este caso, se suele hablar de pregorexia o mamirexia, cuando las embarazadas están extremadamente delgadas y se convierte en un estado obsesivo y enfermizo.

- Fumar o beber alcohol. Fumar durante la gestación o beber mucho alcohol también afectan al peso del bebé, lo que provoca que la madre engorde mucho menos de lo normal. Además, tanto el tabaco como el alcohol son malísimos para el desarrollo y crecimiento del bebé y pueden causarle serios problemas.

En definitiva, engordar durante el embarazo es lo habitual y debe hacerse de forma escalonada. No es bueno ni coger poco peso, ni ganar muchos kilos en un mes. Debes seguir una dieta sana y equilibrada que asegure todos los nutrientes que necesitáis tanto tú como tu bebé.

Si ves que pasan los meses y no ganas peso, e incluso adelgazas, consulta con tu médico por si hubiera algún problema con tu dieta o alguna enfermedad que esté causando que no engordes nada de nada. 
 

Consecuencias de no engordar en el embarazo

No engordar mucho, o lo suficiente según las necesidades de cada mujer, puede causar una serie de problemas al feto y la madre:

- Agotamiento de reservas. Si no comes lo suficiente, el bebé acudirá a tus reservas de nutrientes y grasas para cubrir sus necesidades, lo que puede causarte diversos problemas como anemia, déficit de calcio y vitamina D, etc.

- Bajo peso del bebé. Si no consumes las calorías necesarias, el bebé no podrá engordar lo que necesita, lo que hará que nazca con un peso bajo para su edad gestacional, haciéndole más propenso a enfermedades. 

- Puedes tener más complicaciones en el parto, agotarte antes y tener menos reservas para afrontar el puerperio y la lactancia. 

Consejos para tu alimentación en el embarazo

Para que tu dieta en estos meses sea sana y equilibrada, sigue estos consejos:

- No te saltes ninguna comida y procura hacer 5 comidas al día ligeras para no pasar más de 3 horas al día sin comer.

- Procura aumentar tus calorías en 150 en los primeros meses y 300 desde la semana 20.

- Ingiere alimentos sanos y nutritivos como frutas, verduras, cereales integrales, carnes magras, huevos, pescados, legumbres...

- Evita las grasas saturadas y los azúcares.

- Bebe al menos 2,5 litros de agua al día. 


Fuentes:

 Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Sanitas: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/embarazo-maternidad/mi-embarazo/san005193wr.html

Fecha de actualización: 25-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×