• Buscar
Publicidad

Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?

Trastornos de alimentación y embarazo, ¿es compatible?

Existen diversos tipos de trastornos alimentarios que pueden darse antes del embarazo o incluso surgir durante este. Todos son peligrosos para el desarrollo del mismo y pueden causar diversas complicaciones.

Publicidad

Indice

 

Tipos de trastornos alimentarios

Existen 4 trastornos alimentarios principalmente:

- Anorexia nerviosa: Las personas afectadas por este trastorno están obsesionadas con engordar y apenas consumen alimentos, buscan la delgadez extrema, hacen mucho ejercicio, evitan la comida y comer con otras personas, mantienen hábitos alimenticios inusuales y pueden presentar trastornos obsesivos-compulsivos.

La anorexia suele causar ausencia de periodos menstruales, caída del pelo, piel seca y amarillenta y, en casos graves, osteoporosis, insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal y la muerte en último término.

- Bulimia nerviosa: Implica darse atracones de comida y, después, sentirse mal mentalmente por haber comido tanto y provocarse el vómito.

Es más difícil de detectar ya que las personas que lo padecen suelen comer de manera normal cuando están con otras personas y no siempre son muy delgadas.

Causa daños en los dientes y la garganta, problemas de corazón, daños al estómago, etc.

A veces se confunde con los vómitos propios de las náuseas del embarazo, por lo que puede ser más difícil de diagnosticar.

- Sobreingesta compulsiva: Similar a la bulimia, las personas que lo padecen no son capaces de controlar la cantidad de comida que ingieren. La diferencia es que no vomitan después de darse un atracón, pero también se sienten culpables por lo que han comido.

Suelen ser, por lo tanto, obesas por lo que tienen los riesgos de salud asociados a esta enfermedad, como diabetes o enfermedades cardiovasculares.

- Pregorexia: Es un trastorno nervioso propio del embarazo, es decir, surge como consecuencia del mismo. Es la anorexia durante la gestación, mujeres que se obsesionan con el peso y con engordar demasiado mientras están embarazadas.

Se caracteriza porque la mujer no come lo suficiente o, en casos más graves, lleva una dieta estricta, haciendo un ejercicio excesivo. La mujer no suele dejar de comer ya que siente la responsabilidad por la vida del bebé que lleva dentro, pero puede comer mucho menos de lo necesario, con un control obsesivo de calorías y peso.

Generalmente está ligado a mujeres que ya sufrían anorexia antes del embarazo, aunque puede desarrollarse por primera vez durante el mismo ante la angustia de coger demasiado peso por el crecimiento del bebé.


Trastornos alimentarios y fertilidad

Todos estos trastornos alimentarios pueden afectar a la fertilidad, sobre todo en aquellos casos en los que se retira la menstruación ya que, si no hay óvulo, no hay fecundación.

Además, afectan a todo el sistema hormonal, dificultando una implantación y desarrollo del embrión.

Sin embargo, aunque sea más difícil, es posible quedarse embarazada, lo cual es sumamente perjudicial para el bebé.


Riesgos y complicaciones en el embarazo

Una alimentación sana y equilibrada, incluyendo una ganancia de peso adecuada, es fundamental para el desarrollo y crecimiento del feto ya que éste se alimenta de lo que come su madre, por lo que si su alimentación es deficiente, también lo será para el bebé.

Entre las principales complicaciones que se pueden dar en el embarazo sufriendo algún trastorno de alimentación encontramos:

- Aborto espontáneo en las primeras semanas de gestación

- Parto prematuro

- Muerte intraútero o fallecimiento del bebé en el primer mes posterior al nacimiento

- Preeclampsia

- Diabetes gestacional

- Cesárea

- Depresión posparto

- Bajo peso al nacer

- Ictericia del recién nacido

- Baja puntuación en el test de Apgar

- Falta de líquido amniótico, lo que supone sufrimiento fetal

- Desprendimiento prematuro de la placenta

- Problemas de desarrollo en el bebé, principalmente ceguera y retraso mental

- Baja producción de leche materna

- Problemas cardiovasculares y digestivos en el bebé, así como defectos en el desarrollo de los huesos

Y, una vez nacido, el bebé tiene muchas más posibilidades de desarrollar los siguientes problemas:

- Crecimiento lento tanto física como mentalmente

- Debilidad

- Dependencia emocional


¿Qué se debe hacer ante estos trastornos?

A las mujeres que sufren este tipo de trastornos alimentarios les cuesta reconocer que tienen un problema, por lo que es fundamental que la pareja, los familiares o los amigos sean los que estén pendientes si piensan que puede estar pasando por algo así.

El médico también controlará el peso de la gestante en cada visita, por lo que si gana peso en exceso o coge muy poco, también puede alertar de que algo pasa.

Si se sufre el trastorno antes de quedarse embarazada hay que intentar tratarse antes de la gestación para evitar los problemas antes mencionados. El tratamiento fundamental para estos trastornos es el psicológico ya que son enfermedades mentales. Además, si se ha sufrido durante mucho tiempo, hará falta un nutricionista para volver a llevar una dieta sana y balanceada poco a poco. Pueden hacer falta meses (o años) para que el organismo se recupere totalmente si se ha padecido un trastorno alimentario mucho tiempo.

Se puede recurrir también a grupos de apoyo para que ayuden a superar el problema.

Es importante estar alerta ya que, aunque no hay estudios suficientes de medicina para dar cifras exactas, se piensa que un 8% de embarazadas puede padecer un trastorno alimentario. Además, en la cultura en la que vivimos, en la que prima el culto al cuerpo, la belleza y la delgadez, hay muchas mujeres embarazadas que, si bien no llegan a desarrollo un trastornos alimentarios, se preocupan en exceso por los kilos ganados en estos meses, que deben ser entre 11 y 16 kilos para asegurar la salud de la mamá y el bebé.


Te puede interesar:

Peso y embarazo van de la mano ya que es muy importante contolar al máximo cuántos kilos se van adquiriendo para evitar coger más de los precisos. Un aumento de peso elevado puede causar problemas de salud tanto a la madre como al feto.

Glosario

Osteoporosis

Definición:

Enfermedad ósea caracterizada por la disminución de la formación de matríz ósea que predispone a la persona a sufrir fracturas ante traumatismos mínimos o incluso en ausencia de ellos. Esta afección se produce sobre todo en mujeres, amenorreicas o posmenopaúsicas debido a la disminución del número de estrógenos y otras carencias hormonales.

Síntomas:

Fragilidad de los huesos que puede dar lugar a continuas toturas. Los síntomas que se presentan en la enfermedad avanzada son: Dolor o sensibilidad ósea. Fracturas de muñecas o cadera (usualmente es el primer indicio). Pérdida de estatura con el tiempo. Lumbago debido a fracturas de los huesos de la columna. Dolor cervical debido a fracturas de los huesos de la columna. Postura encorvada.

Tratamiento:

Existen algunos tratamientos diferentes para la osteoporosis, incluyendo una diversidad de fármacos. Además, realizar ejercicio adecuado y seguir una dieta que tenga una cantidad adecuada de calcio, vitamina D y proteína ayudan a que la enfermedad no evolucione.

Fuentes:

El embarazo y trastornos de la alimentación https://americanpregnancy.org/es/pregnancy-health/pregnancy-and-eating-disorders/

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA EN MUJERES EMBARAZADAS CONTROLADAS EN ATENCIÓN PRIMARIA https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75262008000300004

 

Fecha de actualización: 15-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×