×
  • Buscar
Publicidad

Soluciones para el estreñimiento en el embarazo

Soluciones para el estreñimiento en el embarazo

Es muy habitual sufrir estreñimiento en la gestación a causa de los cambios hormonales y del crecimiento del bebé en el útero, que presiona al aparato digestivo. La buena noticia es que siguiendo unos sencillos consejos podrás evitar esta molestia asociada al embarazo.

Publicidad

Indice

 

¿Por qué se sufre estreñimiento en el embarazo?

Desgraciadamente, el embarazo afecta a casi todas las funciones del organismo, especialmente las digestivas. Durante estos meses es frecuente sufrir trastornos como náuseas, vómitos, acidez o estreñimiento.

En cuanto al último, el estreñimiento aparece debido, principalmente, a tres motivos:

1- El aumento del nivel de ciertas hormonas, sobre todo de la progesterona, que hace que los músculos del cuerpo estén más relajados, incluidos los del intestino. Esto provoca que la comida se mueva más despacio, lo que hace que el organismo absorba más nutrientes y agua de los ingeridos y se creen heces duras y secas, que son más difíciles de expulsar.

No te puedes perder ...

Beneficios y contraindicaciones del masaje en el embarazo

Beneficios y contraindicaciones del masaje en el embarazo

Debido al estrés respecto a los cambios hormonales que se producen en el embarazo, sobre todo en el primer trimestre, la mayoría de las embarazadas lo único que desean es poder relajarse. En la mayoría de las ocasiones recurren a los masajes para intentar que desaparezcan los dolores del período gestacional. Aunque parezca algo totalmente beneficioso, es cierto que también tiene contraindicaciones.

Y tambien:

2- A medida que el bebé crece, el útero presiona los órganos que forman el aparato digestivo y les deja menos espacio, con lo que trabajan peor.

3- Muchas mujeres tienen que tomar durante estos meses suplementos de hierro para evitar la anemia, y estos suplementos pueden tener este efecto secundario.

4- Ingesta de algunos medicamentos como los antiácidos, antiespasmódicos, antidepresivos, diuréticos y medicamentos anticonvulsivos pueden provocar que el movimiento intestinal sea menor.

5- Padecer el Síndrome de Intestino Irritable (colitis), que se caracteriza por espasmos en el colon que afectan el movimiento intestinal. El estreñimiento y la diarrea, habitualmente alternas, pueden acompañarse de dolor abdominal de tipo cólico, presencia de gas y distensión abdominal.


¿Cómo saber si se estás estreñida?

No solo consiste en estar varios días sin ir al baño; el estreñimiento asociado a la gestación  se puede presentar como sensación de pesadez tras las comidas, sensación “como de estar hinchada”, realizar esfuerzos a la hora de hacer deposición, ir al baño cada dos días, heces compactas o incluso “bolitas”…

En general, estos son los síntomas que confirman que tienes estreñimiento:

- Más de cuatro días sin deposiciones

- Heces duras

- Dificultad y dolor al defecar

- Sensación de incomodidad o pesadez abdominal

- Dolor abdominal


¿Qué hacer en casos de estreñimiento durante el embarazo?

Si estás estreñida es importante que intentes evitarlo cuanto antes, porque además de estar incómoda y molesta, las dificultades para defecar pueden acabar causando hemorroides.

Por eso, debes empezar cuanto antes este sencillo plan con 4 puntos para sentirte bien:

1. Dieta rica en fibra: La fibra ayuda al intestino a trabajar mejor, es fundamental para ir al baño con regularidad. Por eso, durante estos meses tu dieta debe contener:

- Frutas (especialmente ciruelas, kiwis, frutas secas). Tómatelas con piel (lavándolas bien antes de comerlas, ¡claro!).

- Frutos secos.

- Verduras y hortalizas

- Legumbres con verduras, no les añadas alimentos grasos como el chorizo o el tocino que dificultan el tránsito intestinal

- Cereales y pasta integrales que tienen más contenido en fibra

- Evita alimentos flatulentos como la col, las alcachofas, la coliflor, el pimiento, los rábanos… Y también frutas astringentes como el plátano o la manzana.

2- Bebe mucho líquido: La falta de líquido hace que la digestión sea más lenta y las heces más duras y secas. Trata de beber unos 2 litros de agua al día, aunque también puedes incluir otras bebidas como tés suaves, zumos de frutas naturales y sin azúcar, caldos, etc.

3- Haz ejercicio de manera regular: El ejercicio regular y moderado, como andar, nadar, hacer yoga… unas 3 veces por semana, y al menos durante una hora, ayudan al tránsito intestinal, mejorando tus digestiones.

4- Acude a los suplementos de fibra: Si nada de esto funciona y te sigues encontrando incómoda y pesada, pregunta a tu médico por un suplemento alimenticio de fibra que te ayude ir al baño con regularidad y sin problemas.

5- Trucos caseros: tomar avena o salvado con los yogures; beber en ayunas un vaso de agua tibia; consumir a primera hora del día o entre horas kiwis, zumo de naranja con pulpo o ciruelas pasas; tomar un café solo con agua templada.

6- Realiza las comidas a la misma hora, comiendo despacio y masticando adecuadamente.

7- Ve al baño cando tengas ganas, no te aguantes. Es buena idea crear una rutina del baño para favorecer el tránsito intestinal. Pero tampoco fuerces la defecación.

8- Evita los laxantes (en el caso de utilizarlos que sea como último recurso y siempre preguntando al médico si puedes tomarlos y cuál es mejor en tu estado).


Fuente:

Revista Portales Médicos: https://www.revista-portalesmedicos.com/revista-medica/manejo-estrenimiento-gestante/

Fecha de actualización: 20-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.