×
  • Buscar
Publicidad

Causas de aborto

Causas de aborto

El aborto, la pérdida súbita de un embarazo durante las primeras 24 semanas, es un hecho habitual que afecta alrededor del 15 o 20% de las gestantes.

Publicidad

Índice

La mayor parte de los abortos se produce en las primeras 12 semanas. En estos casos los óvulos fertilizados, por diferentes motivos, son incapaces de progresar hacia un embarazo viable.
 

¿Qué es un aborto espontáneo?


Un aborto espontáneo es cuando un embrión o feto muere antes de la semana 20 de embarazo; si fallece pasada esa semana, se considera ya parto prematuro. El aborto espontáneo generalmente ocurre en las primeras semanas de embarazo, antes de la semana 12.

El aborto espontáneo es bastante habitual, entre el 10 y el 20% de los embarazos termina en aborto espontáneo.
 

¿Por qué se produce un aborto?

No te puedes perder ...

Y tambien:


Los abortos espontáneos tempranos suelen ser causados por anomalías cromosómicas (gametopatía) o estructurales del feto, pero también existen otros motivos que ponen en riesgo un embarazo.

Factores genéticos: como comentábamos, la causa más frecuente de aborto, especialmente en los abortos aislados, no recurrentes, es una anormalidad cromosómica del óvulo o del espermatozoide, que impide que el óvulo fecundado se desarrolle. Este factor está también relacionado con la edad de la mujer, pues los óvulos, a medida que pasa el tiempo, tienen más probabilidades de contar con anomalías cromosómicas.

Factores hormonales: en ocasiones, los desequilibrios hormonales o los niveles bajos de ciertas hormonas entorpecen el proceso de gestación, pues no cumplen sus funciones. Por ejemplo, una cantidad insuficiente de progesterona dificultará la implantación del embrión en el endometrio, también niveles altos de algunas hormonas pueden poner en riesgo la ovulación.

Anomalías anatómicas: malformaciones uterinas, incompetencia cervical, cicatrices en el útero debidas a infecciones o intervenciones quirúrgicas anteriores, pueden ser causa de pérdida espontánea de embarazo.

Infecciones: algunas infecciones que sobrevienen durante el embarazo, especialmente las de transmisión sexual o las infecciones víricas, así como la listeroris, pueden arriesgar la gestación.

Desarreglos inmunológicos: la reacción normal del organismo es rechazar cualquier cuerpo extraño, pero cuando se produce un embarazo, unos ajustes en el sistema inmunológico impiden que el embrión sea rechazado. Si bien, en ocasiones, debido a fallos inmunológicos, esto no se produce y el cuerpo de una mujer puede reaccionar atacando y destruyendo el embrión.

Malos hábitos: fumar, beber o consumir drogas multiplica las posibilidades de sufrir un aborto.

Fármacos: algunos medicamentos están contraindicados durante la gestación, pues pueden poner en riesgo el transcurso de la misma o amenazar la vida del feto.

Enfermedades o patologías crónicas: las mujeres que padecen algunas enfermedades de carácter crónico, como una diabetes, son más propensas a padecer abortos espontáneos.

A pesar de que la edad en la mujer, el tabaco o los embarazos múltiples aumentan la posibilidad de que sobrevenga un aborto espontáneo, hay que saber que este casi nunca está asociado a algo que se haya hecho (ejercicio, viajar, sexo, etc.).

Tampoco está comprobado que el descanso reduzca el riesgo cuando la pérdida del feto es inevitable.

Ahora bien, si se tienen tres o más abortos espontáneos o seguidos (abortos recurrentes) resulta necesaria la realización de un examen médico para tratar de encontrar las posibles causas.
 

Síntomas de aborto espontáneo


A veces, no hay ningún síntoma de aborto espontáneo y este se descubre al realizar una ecografía y comprobar que el corazón del feto no late. Pero, generalmente, hay signos y síntomas:

- Sangrado vaginal o manchado rojo, brillante y muy abundante. En las primeras semanas se suele manchar un poco, pero si este sangrado es abundante y no cesa, hay que ir a Urgencias.

- Dolor intenso en el abdomen y cólicos fuertes. Igualmente, en las primeras semanas es normal tener dolores similares a los de la regla, pero si estos no cesan y son muy fuertes, pueden ser síntoma de problemas.

- Desaparición de los síntomas de embarazo. De repente, antes de la semana 14 de embarazo, desaparecen síntomas que ya se estaban teniendo como náuseas, cansancio, ganas frecuentes de orinar, sensibilidad en las mamas…

-  Malestar general. Fiebre por encima de 38º C, escalofríos, taquicardia, pérdida de conciencia o malestar general.
 

Entonces, ¿se puede evitar el aborto espontáneo?


Como hemos dicho, la causa principal de los abortos espontáneos es una malformación cromosómica que ocurre durante el proceso de desarrollo del embrión y, normalmente, no se debe a ninguna causa concreta, por lo que no hay nada que se pueda hacer.

Sin embargo, respecto a otras causas sí hay medidas que puedes adoptar antes de quedarte embarazada para evitar un aborto espontáneo:

1- No fumar ni beber alcohol. Y, por supuesto, nada de drogas.

2- Evitar el sobrepeso y la obesidad.

3- Si padeces alguna enfermedad crónica, consultar a tu médico si debes hacer cambios o no en la medicación.

4- Tomar ácido fólico y yodo durante los meses previos a la concepción para evitar defectos del tubo neural y del desarrollo del cerebro.

5- Llevar una dieta sana y evitar productos crudos o poco cocinados que puedan transmitir listeriosis o toxoplasmosis.

6- Ante el mínimo síntoma de aborto, acudir a Urgencia por si se puede evitar.

7- Evitar ambientes o trabajos que donde haya contacto con sustancias tóxicas o peligrosas para el feto.

8- El padre también debe cuidarse para evitar anomalías cromosómicas en los espermatozoides.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.