×
  • Buscar
Publicidad

Diabetes y embarazo, riesgos y tratamiento

Diabetes y embarazo, riesgos y tratamiento

La diabetes es una de las enfermedades crónicas con mayor prevalencia en España, lo que significa que muchas mujeres en edad fértil padecen este trastorno metabólico. Esta circunstancia puede plantear muchas dudas a algunas de ellas: ¿Es posible quedarse embarazada sin problemas? ¿Se puede seguir con el tratamiento de insulina durante la gestación? ¿La diabetes puede influir en el desarrollo del feto?

Publicidad

Indice

 

¿Problemas de fertilidad?

La mayoría de personas que padecen diabetes mellitus tipo 1 conocen su condición desde niños, aunque algunos permanecen sin diagnosticar hasta la etapa adulta. Por eso, son muchas las diabéticas que, al llegar a la edad fértil, se plantean si su condición puede influir negativamente en el embarazo.

Su primer temor será saber si pueden quedarse embarazadas o no sin problemas. Hay que tener en cuenta que la diabetes mellitus es un problema endocrino que involucra a ciertas hormonas, por lo tanto puede influir en la fertilidad de una mujer. No obstante, aquellas personas que están diagnosticadas y siguen un tratamiento adecuado, podrán quedarse embarazadas sin mayores problemas ni dificultades.

No te puedes perder ...

Obesidad y embarazo

Obesidad y embarazo

Obesidad y embarazo es una mala combinación. El exceso de peso, un problema muy frecuente en el siglo XXI, es perjudicial tanto para la salud de la madre como para el desarrollo del bebé. Si estás planificando tu embarazo y tu IMC está por encima de lo recomendado, es mejor que adelgaces antes de quedarte embarazada. Si ya lo estás, deberás controlar tu peso y tu alimentación durante estos 9 meses para evitar complicaciones

Y tambien:

En cuanto a los hombres diabéticos, recientes estudios afirman que este trastorno puede afectar a la fertilidad masculina, incluso en pacientes medicados, haciendo que los espermatozoides envejezcan prematuramente y alterando su ADN.

Si una pareja quiere tener hijos y alguno de los dos es diabético, se recomienda acudir a un experto para realizar ciertos estudios y análisis y así comprobar si alguno presenta alguna anomalía en su fertilidad, para poder tratarla lo antes posible o recurrir a técnicas de reproducción asistida.
 

Complicaciones durante el embarazo

En mujeres con diabetes de larga duración, o aquellas sin tratamiento, es más probable desarrollar ciertos tipos de enfermedades durante estos meses:

- Abortos espontáneos

- Preeclampsia

- Alteraciones en el desarrollo del feto como defectos del tubo neural, cardiopatías congénitas o problemas respiratorios

- Partos prematuros

- Peso excesivo del bebé

Sin embargo, debes saber que si controlas tu diabetes y tus niveles de glucosa en sangre durante todo el embarazo, podrás tener un embarazo sin problemas y un bebé sanísimo.
 

Consejos para una buena gestación

Para disminuir el riesgo de complicaciones, es necesario que sigas una serie de recomendaciones:

- Consulta a tu endocrino antes de quedarte embarazada si puedes seguir con tu tratamiento o hay que modificarlo. Los fármacos orales están contraindicados durante la gestación ya que pueden traspasar la placenta y alterar el crecimiento y desarrollo del feto. Sin embargo, las inyecciones de insulina son totalmente inocuas para el feto (además, puedes seguir poniéndotelas en al abdomen, ya que no llega al útero).

- El objetivo del tratamiento en estos meses será mantener los niveles de azúcar en sangre entre los 60 mg/dl en ayunas y los 140 mg/dl dos horas después de haber comido. Para lograrlo, lo normal es que debas aumentar la dosis de insulina durante el segundo y el tercer trimestre.

 - También es importante que controles tu peso antes y durante la gestación, ya que el sobrepeso (asociado a muchos casos de diabetes) es peligroso para el feto y para ti.

- Las alteraciones hormonales del embarazo pueden aumentar ciertas complicaciones asociadas a la diabetes, como la retinopatía o los problemas renales. Para evitarlo, tu obstetra vigilará tus ojos y tus riñones, sobre todo durante el primer trimestre.

- Debes controlarte a menudo los niveles de glucosa en sangre, al menos 6 veces al día, para comprobar que se hallan dentro de lo recomendado.

- Es probable que el obstetra te realice también análisis de orina periódicos para analizar la concentración de cetonas, ácidos que se producen cuando la embarazada no consume suficientes calorías y el organismo quema grasas en lugar de azúcar para obtener la energía que necesita. La presencia elevada de estos ácidos indica la posibilidad de padecer cetoacidosis diabética, una enfermedad mortal para el feto si no se trata a tiempo.

- Puedes realizar ejercicio moderado como caminar o nadar siempre que no te produzcan hipoglucemia.

- Tu dieta debe ser sana, variada y equilibrada, continuando con las pautas nutricionales que seguías antes de la gestación.

- Aunque el índice de cesáreas es más elevado en mujeres diabéticas, si durante el embarazo todo va con normalidad y sigues al pie de la letra los consejos de tu endocrino y de tu obstetra, es posible tener un parto vaginal.

Recuerda que si eres diabética y quieres tener un bebé, lo más importante es controlar adecuadamente tus niveles de glucosa en sangre y vigilar de cerca el embarazo.


Te puede interesar:

Se define cómo día fértil aquel en el que la mujer está ovulando y por lo tanto tiene posibilidades de quedarse embarazada. En las mujeres con ciclo regular es más sencillo identificarlos que en las de días irregulares.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.