×
  • Buscar
Publicidad

No sabía que estaba embarazada y no tomé ácido fólico

No sabía que estaba embarazada y no tomé ácido fólico

El ácido fólico se recomienda desde unos meses antes de la concepción ya que ayuda a evitar el desarrollo de los defectos del tubo neural, entre los que se encuentran enfermedades tan serias como la espina bífida o la anencefalia (ausencia de cerebro). Sin embargo, si no sabías que estabas embarazada y no lo has estado tomando, no te preocupes, no tiene por qué haberle pasado nada a tu bebé.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es y para qué sirve el ácido fólico?

El ácido fólico o vitamina B9 es una vitamina del grupo B que interviene en la síntesis de las proteínas y la formación de las células, por lo que es esencial en una dieta saludable en cualquier momento de la vida. Sin embargo, durante el embarazo las necesidades de esta vitamina aumentan para ayudar a la formación de la placenta y al desarrollo del feto. En concreto, se ha demostrado que los niveles bajos en el organismo de la madre de este mineral pueden causar varias complicaciones, como anemia, retraso de crecimiento intrauterino, prematuridad y, sobre todo, malformaciones neurológicas como anencefalia o espina bífida.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Las cantidades diarias necesarias durante el embarazo son de 400 µg diarios antes y durante la concepción y unos 600 µg diarios el resto del embarazo. Las mujeres con embarazos múltiples, o aquellas que sufran ciertas patologías como diabetes, obesidad, epilepsia o antecedentes de malformaciones neurológicas necesitarán aumentar estas cantidades, aunque deberá ser su médico quien les indique cuánto tomar.

Esta vitamina puede encontrarse en alimentos como las verduras de hoja verde (acelgas, espinacas, canónigos), frutas como las fresas, las frambuesas y el melón, judías verdes, lentejas, nueces, etc. Sin embargo, aunque sigas una dieta sana rica en alimentos con vitamina B6, puede ser complicado cubrir las necesidades diarias en la concepción y la gestación, por eso se recomienda tomar un suplemento vitamínico de ácido fólico desde 3 meses antes de la concepción.

¿Y por qué desde antes de quedarse embarazada? Porque el tubo neural del embrión se cierre en las primeras semanas de embarazo, normalmente antes de que la mujer sea consciente que está embarazada. Por eso, es conveniente tomarlo desde meses antes para asegurarse las reservas necesarias de esta vitamina en el momento en el que el tubo neural se cierre ya que está demostrado que el ácido fólico contribuye a que se cierre completamente, evitando malformaciones como la espina bífida o la anencefalia (las reduce hasta en un 72%).

Y una vez confirmes el embarazo, debes seguir tomando ácido fólico toda la gestación puesto que, como hemos dicho, es una vitamina esencial en la formación y síntesis de las células, por lo que un consumo adecuado de vitamina B9 ayuda a evitar problemas como la anemia, el retraso en el crecimiento del bebé, el parto prematuro, etc.


¿Y si no he tomado ácido fólico?

A pesar de que estas son las recomendaciones, son pocas las mujeres que empiezan a tomar ácido fólico en los meses previos al embarazo, y la mayoría tiene bebés sanos y sin complicaciones. Los defectos del tubo neural no son habituales, por lo que, si te acabas de enterar que estás embarazada y no has estado tomando ácido fólico, no te preocupes ya que lo normal es que tu bebé esté bien.

Piensa que estas recomendaciones han empezado a darse en los últimos 10-15 años, pero antes ninguna mujer tomaba esta vitamina en la gestación y la mayoría de los bebés nacían sanos y perfectos, por lo que lo más normal es que tu bebé esté creciendo sin malformaciones. Además, si sigues una dieta sana rica en alimentos que contienen ácido fólico es probable que ya cuentes, de manera natural, con las reservas necesarias para asegurar el desarrollo del feto.

No obstante, comienza ya mismo a tomar ácido fólico y comenta a tu ginecólogo que no lo has estado tomando para que lo tengan en cuenta a la hora de hacerte las ecografías, para comprobar que todo ha ido bien y que el tubo neural se ha cerrado completamente y tu bebé está sano.


¿Tiene efectos secundarios?

El ácido fólico es una vitamina hidrosoluble que, tomada en forma de cápsulas o suplementos apenas provoca reacciones adversas. En raras ocasiones puede causar secundarios leves como picores, enrojecimiento o sarpullidos en la piel, dificultad para respirar, etc. También náuseas, flatulencia, distensión abdominal, etc. Aunque estos últimos síntomas también son frecuentes durante la gestación, por lo que podrían ser propios del embarazo y no originados por el consumo de ácido fólico.

Por lo tanto, los beneficios de los que antes hemos hablado son mucho mayores a los posibles efectos secundarios que rara vez se dan y no suelen estar causados por el ácido fólico en sí, sino por otros excipientes del fármaco. Por lo tanto, no te preocupes de sus posibles reacciones y consume las cantidades diarias indicadas por tu ginecólogo.

Si aún no estás embarazada, pero quieres estarlo, empieza ya mismo. Y si te acabas de enterar de que estás esperando un bebé, ve a la farmacia lo primero para empezar a tomarlo ya mismo.

 

 


Fuente:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 15-05-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.