• Buscar
Publicidad

Ácido fólico ¿antes del embarazo?

Ácido fólico ¿antes del embarazo?

El ácido fólico (forma artificial del folato) es una vitamina B que interviene en la síntesis de las proteínas y la formación de células.

Publicidad

Indice

 

La función del ácido fólico

Durante el embarazo las necesidades de folatos aumentan considerablemente para hacer frente al crecimiento del útero, la formación de la placenta y, en especial, al desarrollo del feto. Su carencia puede ser responsable de varias complicaciones, como anemia, retraso de crecimiento intrauterino, prematuridad, y sobre todo de malformaciones neurológicas como anencefalia (ausencia de cerebro) o espina bífida. De ahí la importancia de asegurar la cantidad suficiente de ácido fólico en esta etapa.

 

¿Cómo garantizar la cantidad requerida de ácido fólico?

Esta vitamina se encuentra de forma natural en las verduras, sobre todo en las de hoja verde como las espinacas, las acelgas, los canónigos, etc. También en los guisantes, las judías verdes, frutas tales como las fresas, frambuesas y melón, en las lentejas, las nueces, la levadura, los cereales enriquecidos…

Una mujer embarazada o que está intentando concebir debería tomar al menos 400 µg diarios antes y durante la concepción.

Articulo relacionado: Vitamina B en el embarazo

Hay datos suficientes para afirmar que una buena nutrición antes y durante el embarazo ayuda a prevenir enfermedades en el feto. Sin embargo lo más habitual, dada nuestra dieta, es que no se consiga el nivel diario recomendado mediante la alimentación, razón por la cual se aconseja a todas las embarazadas tomar ácido fólico a través de suplementos.

Además se recomienda siempre comenzar a consumirlo al menos 6 u 8 semanas antes del producirse el embarazo y durante el transcurso de éste, especialmente durante los primeros tres meses.

 

¿Por qué consumir ácido fólico lo antes de quedar embarazada?

Es cierto que no todos los embarazos son planeados, pero si se está buscando un bebé, conviene tomar un suplemento vitamínico que incluya ácido fólico desde el momento en el que se haya decidido concebir. Aunque no se sabe con certeza la relación directa, múltiples estudios han demostrado que cantidades adecuadas de folatos reducen el riesgo de que el feto sufra defectos del tubo neural, como los citados anteriormente.

Al parecer el ácido fólico contribuye a que el tubo neural del embrión se cierre y esto ocurre en las primeras semanas de gestación, normalmente antes de que la mujer sea consciente que está embarazada. Si esto no sucede, no se cierra, el desarrollo del cerebro y/o de la médula espinal no se completa, provocando serias malformaciones en el feto que pueden comprometer su vida.

Como la formación de esta parte del embrión se produce en la primera fase del embarazo, se anima a las mujeres que están tratando de concebir, o a aquellas que ya lo han hecho que aumenten el consumo de ácido fólico en cuanto tengan conocimiento de estar en estado.

Existen, asimismo, algunas circunstancias que pueden favorecer el déficit de ácido fólico, por ejemplo los embarazos gemelares, las segundas gestaciones, hábitos poco saludables como el tabaquismo o el consumo habitual de alcohol, una alimentación pobre en verduras y frutas, algunos medicamentos. etc.

En estos casos es indispensable una ingesta superior de acido fólico en forma de medicamento recetado siempre por el ginecólogo.


Glosario

Espina bifida

Definición:

La espina bífida (EB) es una malformación congénita del tubo neural (DTN), que se caracteriza por que uno o varios arcos vertebrales posteriores no han fusionado correctamente durante el primer mes de gestación, de manera que la médula espinal queda en ese lugar sin protección ósea.

Síntomas:

• Aspecto anormal de la parte posterior del bebé, variando de un pequeño remiendo con pelo o un hoyuelo o una marca de nacimiento, a un saco (especie de saliente) que se encuentra a lo largo del área de la espina dorsal. • Problemas intestinales y de la vejiga (estreñimiento, incontinencia). • Pérdida de sensibilidad por debajo del área de la lesión, especialmente en los casos de meningocele y mielomeningocele. • Incapacidad de mover las piernas (parálisis) • Hidrocefalia. • Problemas cardíacos. • Problemas ortopédicos (del hueso). • Nivel de inteligencia por debajo de la normalidad.

Tratamiento:

El tratamiento se necesita para reducir el daño neurológico y las complicaciones como una infección, al igual que para ayudar a la familia a enfrentar este trastorno. Por lo general, se recomienda una reparación quirúrgica el defecto a temprana edad, aunque ésta puede hacerse más adelante para permitir que el niño tolere mejor el procedimiento. Antes de la cirugía, el niño tiene que ser tratado con cuidado para reducir los daños a la médula espinal expuesta, lo cual abarca una posición especial, dispositivos de protección y modificaciones en la forma de alimentar, manipular, bañar y cuidar al bebé.

Fuentes:

Beneficios del ácido fólico para la preembarazada y el bebé https://www.natalben.com/beneficios-acido-folico

Centros para el control y la prevención de enfermedades https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/folicacid/recommendations.html

Fecha de actualización: 15-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×