×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué es y cuándo se produce el calostro?

¿Qué es y cuándo se produce el calostro?

El calostro es el primer alimento del bebé, el líquido que sale del pecho desde el momento del parto hasta que se produce la subida de la leche. Este líquido se empieza a producir desde que el bebé nace, aunque en el embarazo es posible que ya tengas lo que se conoce como precalostro.

Publicidad

No te puedes perder ...

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

A lo largo de todo el embarazo, el cuerpo de la mujer cambia. Su piel está más sensible y algunas de las alergias más comunes pueden ser las alergias cutáneas. Alergias frecuentes y muy normales, ya que en la mayoría de los casos, estas no presentan ningún tipo de gravedad. Otras alergias que se conocen son las respiratorias. El asma, la alergia al polen o a los ácaros del polvo son algunos ejemplos de este tipo de alergias respiratorias.

Y tambien:

Índice

 

Diferencias entre precalostro y calostro

El precalostro es el líquido que producen los pechos durante la gestación en preparación a la lactancia materna. Esta secreción, que puede notarse si estimulas tus pezones, se forma en la luz de los alvéolos y está formada por exudado de plasma, sodio, cloro, células, inmunoglobulinas, lactoferrina, seroalbúmina y una pequeña cantidad de lactosa.

En los últimos meses de embarazo puedes notar pequeñas pérdidas de este líquido conocido como precalostro, aunque no todas las mujeres lo notan.

Este primer líquido sirve para que las células del centro de los alvéolos se disuelvan y permitan que la leche fluya por los conductos hasta llegar al pezón.

Una vez que el bebé nace, lo que las mamas producen en los dos o 3 primeros días de vida del pequeño es el calostro, un fluido amarillento y espeso compuesto por precalostro mezclado con la leche que comienza a producirse.

La cantidad de calostro que los pechos segregan es muy pequeña, entre 2 y 20 ml por toma, pero es más que suficiente para las necesidades alimenticias del bebé en este momento. Tienes que tener en cuenta que su estómago es mínimo y tiene que adaptarse a su nueva alimentación. Por eso, no debes preocuparte si el calostro te parece escaso; es lo que necesita tu bebé.

El calostro está formado por agua, grasa, lactosa y 3 veces más proteínas que la leche madura. Además, destaca por su alta concentración de inmunoglobulinas A, G y M y lactoferrina, que protegen al bebé de infecciones, y de linfocitos y macrófagos, que lo protegen frente a los gérmenes en estos días en los que su sistema inmunológico es todavía inmaduro. Además, posee una elevada cantidad de oligosacáridos para evitar los gérmenes del medio ambiente. Entre las vitaminas liposolubles que contiene destaca el b-caroteno (responsable del color amarillento).

No obstante, hay que tener en cuenta que el color del calostro varía y puede ser transparente, blanco o amarillo fuerte (dorado).

Beneficios del calostro

Además de los beneficios antes comentados, el calostro protege la flora intestinal y el sistema respiratorio frente a virus y bacterias; aporta factores de crecimiento; estimula el peristaltismo intestinal y previene la formación de tapones de meconio. Es como una primera vacuna.

Por lo tanto, es importante que pongas a tu hijo al pecho nada más nacer para que comience a alimentarse de calostro y estimule la succión y la producción de leche madura, que empezará a salir unas 48/72 horas tras el parto.

Como decíamos, es todo lo que el recién nacido necesita, por lo que no debes hacer caso a las recomendaciones equivocadas que te indiquen que tienes poca leche o que debes darle suplementos de biberón. No es que tengas poca leche, es que aún no produces leche, sino calostro, todo lo que el pequeño necesita, y darle suplementos de biberón solo interferirá con la lactancia, además de ser innecesarios.

Diferencias entre el calostro y la leche madura

Tanto el calostro como la leche madura tienen componentes antiinfecciosos (inmunoglobulinas, enzimas, lactoferrina, prostaglandinas, etc.) y celulares (macrófagos, linfocitos, neutrófilos), pero entre ellos hay algunas diferencias.

La más evidente es el color y la consistencia ya que el calostro es más espeso y amarillento, mientras que la leche es más líquida y blanquecina (aunque el final de la toma suele ser un poco más denso y amarillo ya que contiene más grasa).

Además, el calostro tiene una cantidad menor de lactosa, grasa y vitaminas hidrosolubles, pero más proteínas (3 veces más), vitaminas liposolubles (E, A, K), carotenos y minerales como el sodio o el zinc.

Por último, en el calostro la concentración de las proteínas protectoras IgA y lactoferrina son mayores, aunque continúan presentes en la leche madura. 

¿Es tan importante el calostro como la leche posterior?

La leche materna es muy beneficiosa para el bebé, al igual que el calostro. Ten en cuenta que la leche materna está fabricada especialmente para tu bebé y se adapta a sus necesidades a medida que crece. Además, la leche materna tiene una serie de beneficios:

- Es el alimento perfecto para satisfacer las necesidades que tiene el bebé.

- Proporciona una gran cantidad de defensas inmunológicas y estimula el desarrollo de su propio sistema inmunológico. El calostro, por ejemplo, contiene una sustancia llamada inmunoglobulina A que forma una capa protectora sobre las membranas mucosas en los intestinos, nariz y garganta del bebé, precisamente las partes más susceptibles a virus, bacterias e infecciones. La leche materna, además, le protege de infecciones y le ayudan a luchar contra ellas.

- Ayuda a reducir la absorción de bilirrubina y los problemas de ictericia. Si el bebé ingiere la cantidad de leche suficiente, eliminará excedente de bilirrubina a través de las heces.

- Tiene un efecto laxante al poder digerirla más fácilmente, por eso el bebé que toma leche materna tiene mayor demanda que los que toman leche en fórmula. La leche materna se digiere y asimila con mayor facilidad.

- Está a la temperatura adecuada, no tienes que estar preparando biberones y cercionándote de que están a la temperatura adecuada.

- Reduce la predisposición del bebé a sufrir enfermedades respiratorias. Los bebés que se alimentan con leche materna durante los primeros seis meses de vida tienen menos infecciones en el oído, enfermedades respiratorias (incluyendo asma) y molestias digestivas e intestinales.

- Previene alergias tanto a alimentos como a factores ambientales y en la piel. Esto es debido a que el bebé está expuesto a alérgenos durante los primeros meses de vida (etapa más susceptible) y la cubierta protectora del calostro evita que potenciales alérgenos penetren en el sistema del bebé.

- Disminuye el riesgo de sufrir obesidad.

- Los cambios en el sabor de la leche materna hacen que el niño más tarde acepte más sabores.

- Ayuda a que la mandíbula se desarrolle correctamente.

- Crea un fuerte vínculo entre madre e hijo.


Te puede interesar:

Algunos padres se preguntan "¿cuál es la cantidad de biberón que hay que dar a un bebé?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda tal y como si se tratara de la lactancia materna.

Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 31-01-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad