• Buscar
Publicidad

Alergias alimentarias en bebés

Alergias alimentarias en bebés

¿Cuántas veces nos hemos preguntado por qué nuestros padres e incluso nosotros de pequeños no teníamos alergias, ni conocíamos ningún amigo alérgico, salvo algún caso aislado y, en cambio, la mayoría de nuestros hijos no se libra de padecerla?

Publicidad

Indice

Las alergias alimentarias son reacciones alérgicas inducidas por alimentos que comienzan al poco rato de la ingestión de la comida causante de las mismas, a menudo al cabo de minutos y siempre dentro de las dos horas siguientes. El sistema inmunitario sobrerreacciona a un alimento que considera peligroso sin serlo. El aparato gastrointestinal y la piel son los afectados habitualmente apareciendo desde picor en boca, lengua y garganta hasta dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea.

 

La lactancia materna

La lactancia materna, debido a sus cualidades energéticas, plásticas y protectoras adaptadas a la fisiología del bebé, cubre todas las exigencias del mismo; pero es realmente la permanencia de la lactancia durante el tiempo adecuado lo que evita la aparición de alergias alimentarias ya que en el primer año del recién nacido hay un riesgo de intolerancia máximo que se manifiesta en forma de vómitos, diarreas…

La introducción de alimentos no lácteos cada vez se hace antes, mientras que en las sociedades primitivas se hacía al finalizar el año o a los dos o tres años, demostrándose responsable este adelanto de la aparición de mayor incidencia de alergias, debido a la exposición temprana a alimentos potencialmente alergénicos, sobre todo con la ingesta de cereales que tienen una gran capacidad alergénica.

Sobre todo en el caso de familias alérgicas sí que se puede reducir o retardar la aparición de alergias en sus lactantes, siguiendo los consejos anteriores y en el caso de que no puedan alimentarse en el seno materno, o que tengan que suplementar la leche materna, se les aconseja utilizar fórmulas de hidrolizados de proteínas específicos en lugar de fórmulas a base de soja o leche ya que estos hidrolizados de proteínas han demostrado ser menos sensibilizantes.

La lactancia materna puede ayudar a evitar ciertas alergias alimentarias, pero las alergias no pueden prevenirse de manera uniforme y definitiva.


¿Alergia o intolerancia?

Es importante establecer la diferencia con otro tipo de reacciones adversas a alimentos como es la intolerancia alimentaria, ya que ambas tienen la misma sintomatología pero el mecanismo de acción es diferente; por ejemplo, la alergia a alimentos se produce por una reacción inmunológica (de defensa) con producción de anticuerpos contra una proteína alimentaria específica, en la que sólo una pequeña cantidad de la misma origina la reacción.

En cambio, en la intolerancia alimentaria los mecanismos son diferentes pero nunca inmunológicos, es decir, no va a intervenir el sistema inmune en la reacción. Estos mecanismos pueden ser enzimáticos como es el caso de la intolerancia a la lactosa, estos niños no tienen el enzima lactasa y por tanto no son capaces de digerir la lactosa (azúcar de la leche) provocándoles diarreas cuando toman leche o derivados lácteos.

Otros mecanismos que pueden provocar intolerancia son irritantes (comidas especiadas, picantes), otros pueden ser por las propiedades farmacológicas del alimento (insomnio causado por la ingestión de cafeína). En todos estos casos de enfermedad, los niños pueden ingerir una pequeña cantidad del alimento causante de la misma, desarrollando sólo los síntomas si los consumen en mayor cantidad. Así el niño con intolerancia a la lactosa puede consumir pequeñas cantidades de leche, yogur (tiene menos lactosa que la leche) sin experimentar una reacción adversa, en cambio, si el mismo niño es alérgico a las proteínas de la leche experimentará los síntomas característicos después de beber leche o comer nata, queso o mantequilla.
 

¿Cuáles son los síntomas de una alergia alimentaria?

- Urticaria (manchas rojizas en la piel que asemejan picaduras de mosquito)

- Lesiones rojizas que provocan picazón (eczema)

- Hinchazón

- Estornudos

- Sibilancias

Articulo relacionado: Bebés prematuros que sobreviven

- Estrechez de garganta

- Náuseas

- Vómitos

- Diarrea

- Palidez de piel

- Sensación de mareo

- Pérdida de conocimiento

Si varias partes del cuerpo están afectadas, la reacción puede ser severa provocando una anafilaxia y poniendo en peligro la vida del niño.

 

¿Qué deben hacer los padres ante una alergia en el bebé?

Los padres de niños alérgicos o intolerantes a algún alimento deben llevar al niño a su pediatra, pues la mayoría son reconocidas y tratadas por el personal de atención primaria de medicina. Es importante que le hagan una cuidadosa evaluación clínica y de las manifestaciones físicas, a la vez que pruebas cutáneas y le prescriba, en caso necesario, una dieta restrictiva ya que el tratamiento se basará en excluir de la dieta el alérgeno alimentario que la produce.

Es importante destacar que la mayoría de los niños con los años dejarán de presentar alergia alimentaria, por tanto, esta debe ser evaluada periódicamente; evitando así dietas restrictivas innecesarias asociadas con deficiencias nutricionales.


Alergias más comunes en bebés

La frecuencia con que un niño come un alimento en particular, hace más probable que se haga alérgico a dicho alimento, por ello, los alimentos que con más frecuencia producen alergia depende mucho de los hábitos alimenticios de la población. Así, en España, los alimentos más frecuentemente implicados en las reacciones alérgicas de los niños son, por este orden:

1. la leche de vaca

2. el huevo

3. el pescado

Esto es así porque en los niños, sobre todo los lactantes, la leche y los derivados lácteos constituyen el alimento básico. El huevo, y los alimentos que lo contienen, también se utiliza con frecuencia en la alimentación infantil y el pescado se introduce, en nuestro país, en la dieta de los niños, muy pronto. Sin embargo, en otros países como Estados Unidos, donde se usa mucho la mantequilla de cacahuete, la tercera causa más frecuente de alergia es el cacahuete o maní, o como en Italia, donde el trigo, por la frecuencia con la que se come pasta, es la tercera causa de alergia también.

Afortunadamente, este tipo de alergias por lo general se superan durante la niñez temprana. Se estima que entre un 80 % y un 90 % de las alergias al huevo, leche, trigo y soya desaparecen para cuando el niño tiene cinco años de edad.
 

 


Glosario

Alergia alimentaria

Definición:

Es una respuesta exagerada del organismo cuando entra en contacto con determinadas sustancias provenientes del exterior. Estas sustancias capaces de provocar una reacción alérgica se conocen como sustancias alergénicas o alérgenos. Las más comunes en la alimentación son los huevos, los lácteos, los frutos secos y los mariscos.

Síntomas:

•Irritación en la garganta •Dolor abdominal •Náuseas y/o vómitos •Diarrea •Cólicos estomacales •Prurito de la boca, garganta, ojos, piel o cualquier área •Urticaria •Goteo nasal •Mareo o desmayo •Falta de aire •Sibilancias •Dificultad en la deglución

Tratamiento:

No existe un tratamiento que consiga eliminar totalmente la alergia. Lo único que se puede hacer es evitar totalmente el alimento alérgeno. Lo que sí hay es una serie de medicamentos y tratamientos para calmar las molestias propias de la reacción una vez que ésta se ha producido.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×