Alergias infantiles

Alergias infantiles
comparte

Según estudios recientes, en nuestro país las alergias infantiles se han duplicado en los últimos 25 años. Siendo cada vez más los niños que padecen patologías alérgicas como la rinitis, el asma o intolerancias alimentarias. ¿Por qué han aumentado tanto las alergias respecto a otros países o zonas menos desarrolladas?

Se plantea la posibilidad de que los factores causantes se asocien con el cambio del estilo de vida de la sociedad moderna. La contaminación del aire y del agua puede ser la causante de aumentar, de alguna manera, la sensibilización a determinadas sustancias, convirtiéndose para muchos en auténticos alergenos. Además, se cree que los cambios en los ambientes cerrados han tenido una gran influencia, ya que la población de las sociedades industrializadas pasa la mayor parte de su tiempo en lugares cerrados. Por ejemplo, el aumento de la humedad en las casas con aire acondicionado fomenta el crecimiento de mohos y ácaros del polvo, produciendo un incremento de la exposición al alergeno.

 

¿Cuáles son las alergias más frecuentes?

Una de las alergias que ha aumentado en frecuencia y gravedad, sobre todo en los niños de núcleos urbanos es el ASMA. La mayoría de los niños presenta su primer episodio de asma antes de los tres años y el 80% antes de los cinco. Aparece, cuando sobre una predisposición personal (herencia, raza, sexo), actúan factores desencadenantes como los ambientales (alergenos como ácaros, polen; infecciones virales en la infancia o irritantes como tabaco o polvo). Las molestias típicas son tos, sibilancias (ruidos al respirar) o disnea, debido a la inflamación de las vías aéreas, al aumento de secreciones y al estrechamiento de las mismas. Esto se agrava en el lactante ya que sus vías son de menor calibre. El asma de moderado a intenso limita el ejercicio, afecta al rendimiento escolar y despierta al niño durante la noche.
  
Una de las teorías que intenta explicar este incremento es la hipótesis higienista. Ésta sugiere que el ambiente protector en el que se desarrollan los niños impide la maduración del sistema inmune, lo que predispone a una mayor tendencia a padecer reacciones alérgicas; disminuyendo esta incidencia si los niños tienen mascotas, viven en zonas rurales o pertenecen a una familia numerosa.

No te puedes perder ...

 

Otra alergia respiratoria frecuente es la RINITIS ALÉRGICA. Consiste en una inflamación de la mucosa nasal con congestión, rinorrea, picor nasal y estornudos que se observa estacionalmente o a lo largo de todo el año. Los niños presentan como signos físicos los ojos hinchados, mucosidad nasal clara y poco densa. La Rinitis Alérgica, frecuentemente se acompaña de CONJUNTIVITIS ALÉRGICA que sería la inflamación de la membrana del ojo, desencadenada por alergenos del aire libre (polen, moho) o de ambientes cerrados (animales domésticos, ácaros del polvo). En este tipo de alergia los niños tienen picor, enrojecimiento de los ojos junto con lacrimeo, acompañado por hinchazón de la zona periocular. 

En el caso de la DERMATITIS ATÓPICA los niños sufren de una afectación crónica de la piel que se caracteriza por picor, piel seca y excoriación. Puede localizarse en pequeñas áreas o afectar a grandes zonas del cuerpo. Comienza en las etapas más tempranas de vida sobre todo durante la segunda mitad del primer año. Las áreas afectadas suelen ser mejillas, tronco y las superficies extensoras de las extremidades. Durante la infancia y la adolescencia, también puede afectar al cuello y a las áreas flexoras de las extremidades.
 
La dermatitis atópica hace que los niños se rasquen de manera compulsiva, sobre todo cuando se les desnuda; los lactantes aprenden a rascarse incluso antes de sostener la cabeza. A veces se hacen heridas y arañazos debido al rascado frenético. Las primeras lesiones son rojizas y secas con pequeñas ampollas, descamación leve y áreas de excoriación. Son comunes las infecciones de la piel, supurante o en forma de eritema en la zona afectada. Si las lesiones son crónicas se presentan como grietas acentuadas y engrosamiento de la piel.

Otra afección común es la URTICARIA O ANGIOEDEMA. En la primera aparece un picor intenso y rápida evolución de la lesión, que suele aparecer en forma de roncha, siendo la inflamación en la zona superficial de la piel, mientras que si sufre un angioedema el proceso inflamatorio es más profundo. La urticaria aguda aparece sobre todo en niños y adultos jóvenes por procesos infecciosos, alimentos, medicamentos y otras causas no identificadas. Las crónicas suelen aparecer en adultos.

 

Asma: la prevalencia de asma en los países occidentales está entre el 3 y el 10%.


Rinitis Alérgica: afecta al 20% de la población; y de éstos el 50% tiene asociada Conjuntivitis.


Dermatitis Atópica: también frecuente entre un 4 y un 10% de la población.


Urticaria y Angioedema: el 25% se ha visto afectada en algún momento de su vida.

 

Referente a las alergias a picaduras de insectos, la mayoría están causadas por las abejas, avispas, avispones y hormigas rojas. Las reacciones aparecen típicamente pocos minutos después de la picadura del insecto y pueden ser tóxicas, reacciones locales importantes, urticaria y/o anafilaxia. Ésta última es la más peligrosa ya que es una reacción aguda, repentina y generalizada que afecta a varios órganos y sistemas como el cardiovascular, respiratorio, digestivo, piel y sistema nervioso. Los alergenos que la producen con más probabilidad aparte de la picadura de insectos son algunos medicamentos, los alimentos y el látex.

 

Otro factor importante a tener en cuenta sería el ambiental como la contaminación, el aire frío, el humo del tabaco, el ejercicio o las infecciones respiratorias. Por ejemplo, el niño que padece bronquiolitis de muy pequeño, tiene más riesgo de desarrollar asma alérgico. Los alérgenos o factores causales de alergia más comunes se encuentran entre nosotros y forman parte de nuestra vida como los ácaros del polvo, hongos, epitelios de animales y cucarachas dentro de los domésticos y respecto a los exteriores serían los hongos, pólenes y epitelios de animales.

 

Existen otras alergias menos frecuentes en los niños pero no por ello exentas de riesgo como la ALERGIA A MEDICAMENTOS y las ALERGIAS A PICADURAS DE INSECTOS. La primera consiste en la reacción no deseada que se produce cuando un medicamento es administrado para el tratamiento o prevención de una enfermedad. Se suelen desarrollar durante una estancia hospitalaria y está relacionado con la frecuencia en la toma del medicamento, por lo que no suele afectar a los niños ya que hacen poco uso de los fármacos en general.

 

¿Qué factores pueden favorecer la aparición de las alergias?

 

Por un lado está la predisposición genética que tienen algunos niños para padecer alergias heredado de alguno de sus padres o de ambos, de tal manera que es más probable que un niño sea alérgico si otros miembros de la familia lo son.

 

Porcentajes de alérgicos en nuestro país*

 

 


Te puede interesar:
Los niños y niñas con altas capacidades muestran una serie de síntomas muy característicos desde muy pequeños. En este sentido, se recomienda acudir a un especialista si se sospecha que un niño tiene altas capacidades ya que la detección precoz de esta condición permite que alcance al máximo su potencial.


Fuente:

Diagnóstico de asma alérgica en consultas de alergología y neumología 

*Datos del Manual de Actualización Diagnóstica y Terapéutica en enfermedades alérgicas y asma de los servicios de alergia del Instituto Universitario Dexeus de Barcelona y el Hospital General de Manresa. 

Fecha de actualización: 25-08-2005

Redacción: Dra. Mar Matachana

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>