¿Cómo se produce la leche materna?

¿Cómo se produce la leche materna?
comparte

La fabricación de leche materna casi parece magia; de repente, una vez se da a luz, los pechos empiezan a producir leche para poder alimentar al bebé, y saben cuánta leche producir y cuándo hacerlo para que el pequeño siempre esté bien alimentado. ¿Sabes cómo funciona este proceso?

Lo primero para saber cómo se produce la leche materna es conocer la anatomía del seno. Es una glándula compuesta por tejidos conjuntivos y adiposis que protegen las áreas productoras de leche. La leche se produce en los alvéolos y viaja a través de los conductos galactóforos hacia los senos galactóforos, que actúan como depósito. Estos senos están justo detrás de los pezones. Cada pezón tiene entre 15 y 20 aberturas a través de las cuales fluye la leche hacia la boca del bebé cuanto éste succiona.

 

Tras el parto, lo primero que produce el seno es el calostro, un alimento rico en grasa perfecto para los primeros días de vida del bebé. A la madre puede parecerle que es poco alimento, pero realmente la cantidad de calostro que sale es la necesaria para su pequeño estómago y para empezar a hacer funcionar el sistema digestivo.

 

Unas 48 horas después del parto se produce lo que se conoce como “subida de la leche” una expresión que hace referencia al hecho de que los senos empiecen a producir leche.

No te puedes perder ...

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

Alergia a la proteína de leche de vaca en bebés

La alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV) es la alergia más común en lactantes y niños. Se produce cuando el sistema inmunológico de un niño identifica las proteínas contenidas en la leche de vaca como peligrosas, lo que desencadena una reacción alérgica. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con otros tipos de alergia, los niños afectados por la PLV pueden adquirir la tolerancia en los primeros años de vida.

 

El mecanismo funciona de la siguiente manera: la succión del bebé estimula las terminaciones nerviosas del pezón que envían una señal a la hipófisis para que libere dos hormonas: prolactina y oxitocina.

 

La primera hace que los alvéolos tomen nutrientes de la sangre y los transformen en leche materna. La oxitocina hace que las células que están en los alvéolos se contraigan y expulsen la leche creada a través de los conductos galactóforos para que llegue al bebé.

 

Hay que tener en cuenta que el cerebro juega un papel fundamental en la producción de leche, tanto, que si piensas en el bebé o le oyes llorar es posible que empieces a crear leche, aunque el pequeño no esté succionando. Por eso, si estás cansada, nerviosa, estresada o sufres cualquier interferencia, sobre todo en los primeros días cuando la lactancia se está estableciendo, es posible que te sea difícil dar el pecho.

 

Es importante que busques un lugar tranquilo y cómodo, en el que adoptes la postura correcta y nadie te moleste. Puedes estar sola o con alguien que realmente te ayude; así, facilitarás la producción de leche.


Te puede interesar:
La detección de altas capacidades en niños es importante que se haga lo antes posible ya que de esta manera se podrán tomar las medidas precisas para que puedan alcanzar todo su potencial.


Fecha de actualización: 06-07-2015

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>