Color de piel del bebé

Color de piel del bebé
comparte

Al nacer, la piel de los recién nacidos está muy roja por el esfuerzo realizado en el parto, aunque gradualmente va adquiriendo su tono definitivo, que depende de la herencia genética de sus padres.

La piel al nacer

Muchos bebés nacen con el lanugo, un vello fino de color oscuro que cubre su cuerpo, especialmente los hombros y la espalda, que es más común en bebés prematuros. Este vello ha estado protegiendo su piel dentro del útero, y se va cayendo poco a poco.

 

Nada más nacer, la piel de los bebés (excepto de aquellos nacidos por cesárea) suele tener un color rojo amoratado que puede resultar preocupante, pero esto es totalmente normal tras el esfuerzo sufrido por el pequeño al pasar por el canal de parto. En cuanto comienza a respirar a través de sus pulmones, se va tornando más sonrosado, aunque las manos y los pies pueden seguir algo azules.

 

En general, la piel de los bebés es más sonrosada que la de los adultos, ya que su sangre contiene más cantidad de glóbulos rojos. Además, su tono es más claro, ya que su piel apenas contiene melanina al no haber estado en contacto con el sol (por eso hay que proteger en extremo su piel).

No te puedes perder ...

 

Problemas en la piel

El color de la piel y la aparición de determinadas manchas pueden alertarnos de ciertas enfermedades:

 

-Si las manos y pies continúan azules pasadas las primeras 24 horas de vida, puede estar sufriendo un problema de oxigenación causado por una cardiopatía o una obstrucción respiratoria. En estos casos, será necesario hacerle más pruebas para descartar problemas y buscar el tratamiento más adecuado si es necesario. 

-El color amarillento revela la presencia de ictericia, muy frecuente en los recién nacidos en los primeros días de vida. La ictericia fisiológica del recién nacido aparece porque el hígado no es capaz de eliminar el exceso de bilirrubina que produce el organismo, por lo que se acumula en el organismo causando ese color amarillento en la piel y la conjuntiva del ojo. Normalmente, desaparece sola en unos días y no hace falta tratamiento. 

-También es frecuente la mancha mongólica, de color azulado, que suele aparecer en la parte baja de la espalda. Llamada así porque era muy habitual entre los bebés de Mongolia, es una hiperpigmentación de la dermis que no implica riesgos y desaparece por sí sola antes de los cuatro años.

-Asimismo, son muy habituales los angiomas, que son manchas de color rojizo que aparecen en la frente, los párpados o la nuca, y que también desaparecen solas al crecer. Están formadas por vasos sanguíneos agrupados que se han desarrollado de manera anormal durante el embarazo y, a no ser que aparezcan en zonas comprometidas, no causan problemas y desaparecen antes de los 2 años, salvo las de la nuca que pueden durar más.

-Existen también los llamados hemangioma, fresa, antojo o deseo. Estos son una formación anormal de los vasos sanguíneos como las manchas de color rojizo. Crecen rápidamente hasta que se detienen, involucionan y desaparecen. En el proceso se pueden ulcerar y sangrar.

-Otra mancha menos común es la denominada de vino oporto o nevus flammeus. Esta mancha presenta un color azulado- morado y en la mayoría de los casos suele aumentar a medida que crece el niño. Puede presentarse en cualquier parte del cuerpo y no desaparece por sí sola. Si se quiere tratar de eliminar será con láser.

 

Otras manchas en la piel, en principio sin importancia

 

-Los bebés pueden presentar lunares, en su mayoría son de color oscuro y pueden ser planos o con relieve. Pueden tener pelo. Habrá que tener un seguimiento de la mayoría de estos por si acaban siendo un problema.

-También pueden tener manchas de color café con leche. Tienen un color marrón claro o tostado y se pueden encontrar en cualquier zona del cuerpo del niño. Van a tener siempre el mismo tamaño, pero el color si puede cambiar debido a la exposición frecuente al sol.

 

¿Cuándo se debe realizar un seguimiento médico de las manchas?

En las primeras visitas el pediatra valorará si el bebé tiene alguna mancha que pueda necesitar seguimiento. Si es así tendrás que comentarlo en las siguientes visitas o con el especialista si el pediatra lo considera necesario.

 

Algunos de los casos que se suele requerir atención especial por parte del pediatra son:

 

-angioma en el ojo o en la mejilla:  suele ser profundo y podría llegar a afectar a órganos internos.

-en el caso de la mancha café con leche hay que tener cuidado por si aumenta de tamaño o en cantidad para descartar algún tipo de enfermedad asociada.

-los lunares hay que vigilarlos sobre todo si al nacer estos ya son grandes, si crecen demasiado, si cambian de color, si son irregulares o le molestan al niño.

-se revisará si están en alguna zona que le dificulte al niño comer, ver o respirar.

-si se tiene un hemangioma en la línea media de la espalda. Con esto se debería recurrir a una ecografía para descartar que no existe ninguna afección más profunda.

 

¿De qué tono será su piel?

Al igual que el color de pelo o de los ojos, el tono de la piel es hereditario, por lo que se parecerá al de la madre o el padre. En cuanto a tonos, no existe dominancia, con lo que lo más probable es que sea una mezcla de ambos. Sin embargo, si se habla de razas distintas, la negra es dominante, por lo que entre un padre negro y una madre blanca, el hijo será más bien negro, aunque su tono puede ser más claro que el del padre.

 

Obviamente, el tono de piel posterior dependerá de la exposición diaria al sol, de la dieta, etc.

 

Los lunares sí que se heredan, por lo que si tú tienes muchos, es muy probable que a tu hijo le vayan saliendo a lo largo de su vida.

 

 


Te puede interesar:
Las tablas de percentiles de peso y talla del bebé son elaboradas por la OMS para facilitar al máximo el control del desarrollo de un bebé dado en relación a otros bebés de su misma edad.


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 16-04-2012

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

2 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "Me gusta la informacion k dan..".

    Responder
    • Anónimo

      " He leido el post, muy interesante por cierto! pero por ejemplo cuando les da la ictericia recomiendan que les de mucho la luz solar? creo q no directemante (no lo recuerdo) pero si q les de el sol no¿

      ".

      Responder
      ×


      ×
      ×
      ×
      */?>