×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué hacer cuando un niño se traga una moneda?

¿Qué hacer cuando un niño se traga una moneda?

Las monedas son los objetos más frecuentemente ingeridos por los niños de 1 a 3 años. Guiados por su curiosidad o por el reflejo de llevarse todo a la boca, es común que los menores de 5 años se traguen monedas u otros cuerpos extraños por accidente. ¿Qué hacer?

Publicidad

Indice

 

Identificación del objeto tragado

En primer lugar, conviene identificar el objeto tragado. El peligro está relacionado a su tamaño y su forma, y por su puesto a la edad del pequeño.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Mayores de 3 años: los objetos de hasta 5 cm pueden salir por el estómago sin causar problemas. Si el tamaño es superior debe extraerse.

Lactantes y menores de 3 años: si el objeto mide más de 3 cm debe ser extraído.

El riesgo más común es que la pieza ingerida se atasque a lo largo de su camino, provocando un tapón que derive en una infección o una rotura del tracto gastrointestinal. 

En el caso de las monedas de dimensiones menores a 2 cm y con forma redondeada el peligro no suele ser elevado ya que suele pasar, si el niño no es muy pequeño, casi sin dificultad por el tubo digestivo y luego eliminarse con las deposiciones. De hecho, alrededor del 80% de los cuerpos extraños ingeridos por los niños son expulsados espontáneamente por las heces.

Distinto es si el objeto es puntiagudo, cortante (cristal, alfiler, clavo…) o tóxico (pila), ya que es fácil que provoque una perforación en el tubo digestivo tanto al tragarlo como al tratar de extraerlo. En esta situación se requiere actuación médica urgente independientemente de la edad del menor.

La Asociación Española de Pediatría indica que los cuerpos ingeridos accidentalmente deben sacarse en menos de 12 horas con el objetivo de evitar obstrucciones, infecciones o aspiraciones. Y es que, a pesar de que la mayoría de estos suelen ser detectados cuando se encuentran ya en el estómago, muchos pueden alojarse en el esófago con el consiguiente peligro de ser aspirado, lo que provocaría serios problemas en el aparato respiratorio.

La primera medida a tomar, especialmente si hablamos de lactantes y niños pequeños es acudir o llamar a Urgencias.

 

Consejos de acción y vigilancia

- Ofrecerle mucha agua y una dieta rica en fibra.

- Observar si le duele, vomita, tiene náuseas, fiebre, síntomas de asfixia, etc. Generalmente cuando ha pasado al estómago no aparecen síntomas. En cambio, si permanece en el esófago puede producir dolor en la garganta, a la altura del esternón, dificultad para tragar, regurgitación, náuseas… aunque no siempre, por eso es conveniente una exploración radiológica para confirmar su localización.

- Examinar en casa las heces para comprobar que la moneda es evacuada. Los objetos de estas características suelen expulsarse en el transcurso de 1 semana. Si en 15 días no se ha eliminado deberá realizarse un examen radiológico.

- Dependiendo del tamaño del objeto puede ocasionar sangrado y/o lesiones anales o rectales.

 

Tratamiento médico si es preciso

Habitualmente, en la mayor parte de las situaciones de ingesta de monedas, si no hay síntomas, el tratamiento es esperar a que sea expulsada por las heces en un plazo de aproximadamente 7 o 10 días.

Si el objeto se encuentra en el esófago o hay riesgo de complicación (perforaciones, obstrucciones, aspiraciones, fístulas, infecciones, etc.) se procederá a una extracción con endoscopio. Suele ocurrir en un 20% de los casos aproximadamente.

En los cuadros más graves (1%) puede requerirse intervención quirúrgica para extraer el objeto tragado.

 

¿Qué no se debe hacer?

- Girar al niño cuando ves que se ha metido la moneda en la boca. Puede llegar a asustarse y atragantarse.

- Forzarle el vómito: si ya se ha tragado la moneda sólo se debe observar. Si se fuerza a vomitar al niño se puede volver hacia afuera y colársele en las vías respiratorias, algo mucho más peligroso.

- Aprende del error y no vuelvas a dejar objetos de tamaño pequeño que se pueda tragar tu niño.

 

¿Qué hago si veo como se mete la moneda en la boca?

- Si ves como el niño se mete una moneda u otro objeto peligroso en la boca hay que hablarle con calma. Si el niño te entiende puede que le pidas la moneda y la escupa para dártela.

- Si la moneda está a la vista y ves que puedes acceder con facilidad a la boca, introduce un dedo meñique con una postura tipo gancho por el lado de la boca y haz un movimiento de barrido para arrastrar la moneda de atrás hacia fuera,

- Si finalmente logras que no se lo trague tienes que comprobar que no tiene más monedas entre las manos o entre la ropa. Hay que asegurar que lo coge más objetos de pequeño tamaño, lo mejor es prevenir.

 

¿Qué hago si no estoy seguro de si se ha tragado una moneda?

- Buscar por toda la habitación la moneda que echas en falta. Vale la pena asegurar que no se encuentra entre los muebles o por la alfombra. Esto sólo es útil si sabías con cuantas monedas estaba jugando tu hijo. Si vas a dejar a tu hijo jugar con monedas mejor que las cuentes antes.

- Intenta hablar con el niño a ver si te lo cuenta. Si no quiere hablar intenta sacarle la información a modo juego para que te diga si se metió o no la moneda en la boca.

- Si sigues con dudas puedes hacer dos cosas. Si ves que tu hijo no tiene ningún síntoma puedes estar observándolo varios días. Comprueba las heces para saber si ha expulsado la posible moneda. En cambio si estas muy asustado o tu hijo no se encuentra bien lo mejor es acudir al Servicio de Urgencias donde valorarán si fuese necesario realizarle una radiografía. La radiografía vale para monedas pero no en el caso de objetos de plásticos, ya que no son detectables.

 

Otros objetos con los que se debe tener cuidado

- Objetos punzocortantes: estos podrían perforar algún órgano a su paso. Suele requerir mucha observación (radiografías diarias de seguimiento).

- Pilas: son muy tóxicas además de corrosivas y peligrosas. La Sociedad Española de Pediatría recomienda que se extraigan siempre.

- Imanes: si el niño sólo se traga uno no hay problema, en cambio, si son dos o va acompañado de un metal podría llegar a perforar el intestino.

 

 


Fuentes: Asociación Española de Pediatría. 

VV.AA. (2011), Guía práctica de primeros auxilios para niños, S.A. Bainet Media.

 

Fecha de actualización: 17-06-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.