• Buscar
Publicidad

¿Qué hacer si mi hijo se traga una canica?

¿Qué hacer si mi hijo se traga una canica?

Tragarse una canica (o cualquier otro objeto pequeño) es un riesgo bastante común en los niños, que no son conscientes del peligro que conlleva y porque, especialmente cuando son muy pequeños, se llevan todo a la boca.

Publicidad

Indice

 

¿Qué hacer si el bebé se traga alguna cosa indebida?

Chupar y probar cosas con la lengua es la forma de explorar lo que les rodea. Y si encuentran una canica a su alcance, lo más probable es que se la metan en la boca y se la traguen. Este accidente tampoco es ajeno a niños mayores, de más de 3 años, que habitualmente ya no se tragan pequeños objetos, pero pueden ingerirla fortuitamente jugando.

Articulo relacionado: Qué hacer con un niño tirano

Por lo general esta situación se resuelve por sí sola, ya que el niño tarde o temprano la acabará expulsando por las heces. El problema está en si el objeto, en su paso, está provocando una obstrucción parcial o total de la entrada de aire, que le impide respirar. En estos casos es necesario actuar con la máxima urgencia y hacerle expulsar la canica. Existen dos maniobras para ello en función de la edad del pequeño.

Si es menor de un año: Cógelo en brazos y ponlo boca abajo, sosteniendo su cuerpo con uno de tus antebrazos y la cabeza con esa mano. Con la otra dale fuertes palmadas en la parte superior de la espalda. Dale la vuelta, ábrele la boca y comprueba que la canica ha salido. Si puedes extraerla de la garganta con los dedos hazlo, pero nunca lo hagas a ciegas palpando o podrás empujarla e introducirla más.

Si no ha salido, ponlo boca arriba con la cabeza ligeramente hacia abajo y hazle presiones enérgicas (una cada 3 segundos) en la parte inferior de las costillas. Esto le provoca la tos y le tendría que hacer expulsar el objeto. Si no ocurre, llama urgentemente a una ambulancia. Mientras esperas, sigue practicando los pasos anteriores.

Si es mayor de un año: Pídele que tosa. Coloca al niño de pie y, de espaldas a ti, abrázalo por detrás. Coloca tu mano en puño en la parte inferior de las costillas y con la otra mano encima del puño presiona su pecho dando un tirón hacia ti cada 3 segundos. Comprueba si ha salido la canica. Si no es así, llama a una ambulancia y sigue realizando la maniobra mientras llega.   

Si tenemos la certeza de que se ha tragado algo pero puede respirar y tragar sin dificultad, haz lo siguiente:  

- Si el niño es menor de 3 años es conveniente extraerle el objeto, ya que en su recorrido por su estrecho aparato digestivo puede quedarse atascado y provocar una infección. Llévale a Urgencias lo antes posible. La Asociación Española de Pediatría recomienda, para evitar riesgos, no demorarse más de 12 horas.

- Si el niño es mayor de 3 años y la canica no es muy grande (menos de 5 cm), no hagas nada, más que ofrecerle mucho líquido para beber y alimentos ricos en fibra para favorecer la evacuación. Los objetos de este tamaño pueden pasar por el aparato digestivo sin problema. Durante una semana examina las deposiciones para comprobar que la canica ha sido expulsada. Si no es así, pasado este tiempo, acude al médico para realizarle un examen radiológico. En función del diagnóstico, el especialista te dará las pautas y tratamiento a seguir.

 

¿Cuándo acudir al médico?

- Si se produce sangrado por el ano.

- Si le sube la fiebre.

- Si se producen vómitos, mareos, náuseas, dificultad para respirar...

- Cuando hay dolor en la garganta, esternón, abdomen, etc.


Glosario

Mareo

Definición:

Vahído. Sensación de desmayo inminente o de movimiento en ausencia del mismo. Puede deberse a causas banales o a trastornos cardiológicos serios.

Síntomas:

Vahído.

Tratamiento:

Reposo tumbado o con la cabeza hacia abajo sentado.

Fuente:

VV.AA. (2011), Guía práctica de primeros auxilios para niños, S.A. Bainet Media.

Fecha de actualización: 02-07-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×