Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos

Consejos para padres que sobreprotegen a sus hijos
comparte

La sobreprotección es un estilo de educación que no es bueno para el desarrollo del niño, ya que no le permite crecer fuerte y seguro, sino dependiente e inseguro. Los hijos de padres sobreprotectores tienen menos posibilidades de éxito en la vida, por lo que, si eres un padre sobreprotector, va siendo hora de que cambies ciertos aspectos de la educación de tu hijo y sigas estos consejos.

A todos nos encantaría librar a nuestros hijos de todas las desgracias, dolores y sufrimientos, pero, lamentablemente, esto no es posible. Por mucho que los cuidemos y protejamos, a no ser que los encerremos en una burbuja de cristal y no los dejemos salir al mundo, acabarán teniendo problemas, más pronto que tarde, con otros compañeros, amigos, sus profesores… sin contar con las desgracias inevitables de la vida como las enfermedades o la muerte. Por lo tanto, proteger a nuestros hijos en exceso es malo para ellos ya que, cuando tengan que hacer frente a estos problemas, no sabrán cómo actuar y buscarán nuestra ayuda y consejo, pero no siempre podremos ofrecérselo. Es necesario, por tanto, que les demos libertad y permitamos que desarrollen sus propias estrategias para hacer frente a los problemas y saber resolverlos solos.


Los niños sobreprotegidos, generalmente, son más inseguros, dependientes, miedosos y tienen problemas para obtener éxito en clase, el trabajo, etc. Asimismo, suelen tener baja tolerancia a la frustración, poca paciencia y menos habilidades y capacidades, puesto que sus padres lo hacen todo por ellos.

10 consejos para ayudar a tus hijos a hacer frente a los exámenes

10 consejos para ayudar a tus hijos a hacer frente a los exámenes

La llegada de los exámenes finales causa insomnio, molestias estomacales, irascibilidad o nervios tanto en niños como adolescentes porque se juegan tener todas las vacaciones para disfrutar sin preocupaciones y olvidar la convocatoria de septiembre. Para evitar estas situaciones, los padres deben ser conscientes de ello y tratar de crear un ambiente idílico en el hogar y ayudar y motivar en todo lo que puedan a sus hijos.


El problema es que muchos padres que son sobreprotectores no se dan cuenta, incluso niegan la mayor si se les dice, por lo que el primer consejo que podemos dar a estos padres es que evalúan su forma de educación y tengan en cuenta si cumplen estas señales que la psicóloga Silvia Álava nos dice que se pueden encontrar en los padres sobreprotectores:


1- No dejar que el niño se vista solo con 4 o 5 años para no perder tanto tiempo y no tener que despertarle antes.


2- Dejar que, con 3 años, siga durmiendo en su cuna y use chupete.


3- Darle biberón con más de 2 años en lugar de la leche en un vaso o taza.


4- Darle de comer con más de 3 años en lugar de dejar que coma solo, aunque tarde más tiempo.


5- Nunca decirle “no” para evitar que se frustre o se enfade. Ceder a todos sus caprichos.


6- Dejar que elija qué quiere comer si no le gusta lo que has preparado.


7- Recoger sus juguetes en lugar de ayudarle o dejar que lo haga solo, según su edad.


8- Colocar el abrigo en su sitio, llevar la ropa sucia al cesto de lavar y ordenar su cuarto.


9- Ser su agenda y preparar su mochila y su ropa para el día siguiente. Incluso llevarle la mochila.


10- Hacer los deberes por él.


11- Reponerle de forma inmediata cualquier objeto o prenda de ropa que pierda o rompa.


12- Llamarle varias veces al día para saber qué hace y dónde está.


13- Acompañarle a clase en Bachillerato.


14- Acompañarle a la Universidad o a las reclamaciones de los exámenes universitarios.


15- Llevarle a una entrevista de trabajo.


Si cumples estas pautas, no hay duda, eres un padre sobreprotector y tienes que intentar cambiar esta tendencia para dejar que tu niño crezca y se desarrollo lejos de ti para que, cuando tenga problemas, sepa afrontarlos y resolverlos solo, siendo una persona más exitosa y feliz.


Consejos para padres sobreprotectores


- Déjale ir tomando poco a poco pequeñas decisiones para que desarrolle la capacidad de elección y decisión. Según su edad y madurez puedes dejarle elegir el jersey que ponerse, qué hacer en el tiempo libre o qué asignaturas optativas escoger. Incluso cuando pienses que una decisión es equivocada, debes dejarle tomarla para que aprenda también de sus errores (a no ser que sea algo peligroso, claro).


- Dale responsabilidades y tareas en casa adecuadas a su edad y deja de hacerlo todo por él. El niño tiene que vestirse solo, comer solo, recoger sus juguetes y tener su cuarto ordenado, hacer su cama, ayudar a poner y quitar la mesa, etc. Cuando haga algo mal o muy lento, no te pongas a hacerlo tú en su lugar, indícale cómo debe hacerlo y ten paciencia. Si no, no aprenderá y seguirá haciéndolo lento y mal para que acabes haciéndolo tú y librarse de las tareas menos agradables.


- Cuando se pelee con otro niño en el parque, siempre que la cosa no vaya a mayores, deja que resuelvan entre ellos el problema. Si no son capaces, acércate y dales estrategias y consejos para solucionarlo, pero dejando que decidan ellos y aprendan para la siguiente.


- Cuando haga algo mal, no le eximas de su culpa y déjale que asuma su responsabilidad, pida perdón y busque cómo enmendar el problema.


- Debes evitar resolver sus problemas y dificultades, lo que se recomienda es darle estrategias y consejos para que sea capaz de resolverlos por sí mismo sin tener que acudir a ti cada vez que le pase algo.


- Evita el nosotros. Tu pareja, tu hijo y tú no sois una única entidad, sois tres personas diferentes, por lo que no debes hablar de vosotros en plural (“hemos aprobado”). Respeta la individualidad de cada uno.


- Déjale su espacio y no estés todo el rato encima de él. Es importante que estés pendiente por si pasa algo grave, pero mientras no sea el caso, deja que se las apañe solo.


- Valora su esfuerzo y su empeño. El niño debe entender que el trabajo y el esfuerzo son más importantes que los premios o la atención de los demás. Crecer como personas y aprender cada día es más valioso que sacar un 10.


- Recuerda que la sobreprotección no es buena a la larga para tu hijo y que nunca podrás evitar todos los problemas y conflictos, por lo que es mejor ayudarle a resolverlos y afrontarlos. 

 

 


Fuente:

Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×