Cómo criar a un niño de 4 años

Cómo criar a un niño de 4 años
comparte

Con 4 años los niños adquieren mayor autonomía y ya son muchas las cosas que pueden hacer ellos solos, como vestirse o comer. Su grupo de amigos se afianza y su lenguaje es mucho más desarrollado. Todavía le cuesta controlar sus emociones, por lo que es normal que recurra muchas veces a los empujones, golpes o llantos. También es habitual que desobedezca o rete a sus padres, pero ya comprende los razonamientos, por lo que puedes hacerle ver las ventajas de portarse bien y explicarle el porqué de las normas. Estos años son fundamentales para establecer su posterior comportamiento.

El desarrollo de los niños de 4 años continúa y a esta edad es normal que se fije la lateralidad, es decir, cuál es el lado dominante del cerebro. Si es el derecho, será zurdo; si es el izquierdo, será diestro. No hay ningún problema en que sea diestro o zurdo, aunque lo primero es lo más habitual. Si es zurdo, simplemente tendrás que ayudarle un poco más con algunas tareas u objetos pensados para diestros.


Su desarrollo neurológico también le hace tener una gran imaginación, por lo que es habitual que tenga uno o varios amigos imaginarios. Esta fantasía también le hace creer en la magia y los personajes ficticios, por lo que uno de los miedos más habituales con 4 años es el temor a las criaturas imaginarias, como monstruos, fantasmas, brujas… También es frecuente que sigan teniendo miedo a la oscuridad y que comiencen a tener miedos nuevos, como el miedo a los animales, los ladrones, los desastres naturales, etc.


En cuanto a su desarrollo motor, tanto su motricidad gruesa como fina han mejorado mucho, por lo que ya es capaz de hacer muchas más actividades y tareas como cortar con unas tijeras, empezar a escribir los números y las letras, correr y saltar más deprisa, etc.

No te puedes perder ...

"A un niño de AA. CC. no diagnosticado se le niega su derecho: Desarrollar su potencial al máximo"

Paulina Bánfalvi Kam, fundadora del Blog "AA.CC., La Rebelión del Talento", un proyecto para desmitificar las altas capacidades y transformar la sociedad para que el talento de todos los niños sea respetado y potenciado, nos habla en esta entrevista sobre su proyecto, cómo identificar a los niños de Altas Capacidades, por qué es tan difícil su identificación y cómo podemos los padres y profesores ayudarles.


Su lenguaje también se desarrolla mucho en este año y ya habla casi como un adulto, aunque le falta vocabulario y todavía puede tener problemas para pronunciar algunos fonemas. Empieza a usar oraciones subordinadas y causales y descubre los pronombres posesivos (“el mío” y “el tuyo”) o los adverbios de tiempo (“hoy”, “ayer”, “ahora”, “mañana”).


Todos estos avances le permiten adquirir una mayor autonomía y seguridad en sí mismo, lo que debes aprovechar para que realice cada vez más tareas él solo, como lavarse, comer, vestirse o incluso ayudar en sencillas tareas de la casa como recoger la mesa.


Su socialización también da un paso hacia delante y empiezan a crearse los primeros grupos de amigos de verdad y a tener “mejores amigos”.


En cuanto a su alimentación, con esta edad ya puede comer lo mismo que un adulto, aunque con raciones adaptadas a su edad, claro. Entre los 4 y los 6 años, la conocida como etapa preescolar, el ritmo de crecimiento del niño es menor y su apetito depende más de la actividad diaria, por lo que los días que haya estado en el parque tendrá más hambre que los que no se haya movido de casa. A partir de los cuatro años, el ritmo de crecimiento hasta la adolescencia es de unos 2,5 a 3,5 kg y unos 5-8 cm por año. Aunque, por supuesto, no todos los niños y niñas crecen a este ritmo.


A pesar de que engorden y crezcan menos, sus huesos, dientes y músculos están en constante crecimiento, por lo que requieren mayor proporción de nutrientes, en relación con su peso, que los adultos. Así, en esta etapa requieren de una alimentación que aporte entre 1.600 a 2.500 calorías diarias, dependiendo de las actividades que realice en el día. Las principales causas de déficits nutritivos son un aporte calórico insuficiente, las dietas monótonas o repetitivas o restrictivas, la disminución del apetito, el rechazo de frutas y verduras y el bajo consumo de otros alimentos básicos: lácteos, pescado, etc. Estos problemas pueden hacer que el niño presente un déficit en algunos nutrientes esenciales como vitamina A, vitamina C, calcio o ácido fólico, por lo que debes cuidar mucho su dieta.


Consejos para criar a tu hijo de 4 años


- Fomenta su autonomía dejando que se vista solo, se abroche, se lave los dientes o se lave el cuerpo, aunque estés cerca tú todo el rato para supervisarle.


- Desarrolla su responsabilidad dejándole elegir qué fruta comer de postre o qué camiseta ponerse. También debes empezar a encomendarle tareas de la casa sencillas como recoger su ropa y su habitación, poner y quitar la mesa, ayudarte a hacer la compra, etc.


- Es importante que pases mucho tiempo de calidad jugando con tu hijo, el juego es una oportunidad excelente de conocerlo mejor y saber qué le gusta o qué le preocupa. Algunos juegos aptos para niños de 4 años son montar una obra de teatro con títeres o siendo vosotros mismos los actores; jugar con un yo-yo para ejercitar su motricidad fina; contarle cuentos o inventaros vuestras propias historias; o practicar con él en casa la escritura de las letras y números que vaya aprendiendo en el cole.


- Es importante, como decíamos, que le des una dieta sana para que no tenga déficits nutricionales y su desarrollo sea el adecuado. Para ello, su alimentación debe ser variada y equilibrada, incluir al menos cinco piezas de fruta o verduras, alimentos con fibra, una cantidad moderada de alimentos ricos en proteínas como carne, pescado, huevos y legumbres, abundantes lácteos, incluidos yogur y queso (pero no muy graso) y moderar el consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares.


- Nunca emplees la comida como premio o castigo, ya que puede producir en el niño rechazo o aversión a los alimentos, así como trastornos alimentarios al crecer.


- Aprovecha las comidas que hagáis juntos para fomentar en él los buenos hábitos alimentarios y enseñarle educación nutricional. Es importante que le hables sobre los diferentes grupos de alimentos y los beneficios de cada uno de ellos para que entienda por qué hay que comer de todo.


- La creatividad ayuda a consolidar la salud emocional, por lo que es importante fomentarla mediante actividades creativas que le ayuden a expresar y afrontar sus emociones. Para los niños las emociones son muy intensas, por lo que debes enseñarle a controlarlas de manera adecuada y no evitar ninguna. Las emociones negativas también son buenas si se saben controlar.


- Los niños de 4 años son muy retadores y quieren ver hasta dónde puedan llegar con sus padres o profesores, por lo que es importante que te mantengas firme en las normas y límites establecidos. Ten mucha paciencia y explícale el porqué de las normas y las consecuencias negativas de incumplirlas.


- Las recompensas y la educación positiva funcionan mejor que los castigos.


- Fomenta la comunicación con tu hijo y sé un buen ejemplo en todos los aspectos para que el niño tenga una guía adecuada en la que fijarse a la hora de actuar.


Te puede interesar:
El cálculo del percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es importante para así poder comprobar de manera rápida y precisa cómo se está desarrollando el bebé.


Fuentes:

Crissey, Pat (2006), Higiene personal, cómo enseñar normas de aseo a los niños, Barcelona, Ed. Paidós. 

Fodor, Elizabeth; Morán, Montserrat (2009), Todo un mundo de sonrisas, Madrid, Ed. Pirámide.

González, Carlos (2012), Mi niño no me come, Ed. Temas de hoy.

Foto: Freepik.com

Fecha de actualización: 14-02-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>