¿A qué edad se pueden bañar solos los niños?

¿A qué edad se pueden bañar solos los niños?
comparte

A los padres y madres las bañeras suelen darle más bien pánico…Todavía tienen niños pequeños, pero tienen que entender que llegará un día en que los niños se deberán bañar solos. Tendrán que ser, tarde o temprano, personitas independientes. Además, es importante confiar en ellos poco a poco, aunque los padres deban prestar siempre especial atención.

La autonomía y la independencia son fundamentales. Está claro que si son muy pequeños no debemos dejar que se vistan solos, coman solos ni tampoco que se metan en la bañera y comiencen a ducharse por su cuenta, pues todos estos hábitos diarios, aunque son importantes, deben ir apareciendo poco a poco. No, no es nuevo para ellos ya que los padres lo hacen cada día y, por tanto, los pequeños de la casa van observando y reteniendo todas esas pautas en su cabeza puesto que sois su modelo a seguir, pero mucho mejor si lo vamos haciendo día a día, con mucha calma y paciencia.

 

Es habitual, además, que cuando ya son algo mayores y comienzan a razonar un poco más quieran empezar a vestirse solos y, por supuesto, a meterse en la bañera sin mamá. Sin embargo, a los progenitores no les suele hacer tanta gracia. Lo de vestir quizás no tiene mayor complicación y poco a poco confían en que sepan vestirse solos y de manera adecuada, pero la bañera ya es un tema algo más complicado e incluso peligroso. Muchos accidentes domésticos ocurren en las bañeras y en las duchas por lo que es normal que los padres tengan miedo a que sus hijos comiencen a bañarse o ducharse solos.

 

Aunque los niños por norma general suelan preferir el baño a la ducha, esta podría utilizarse cuando el niño es algo más mayor y lo acepta con agrado. Pero ¿cada cuántos días? Pues bien, lo cierto es que las necesidades del niño dependen de la edad ya que según los años que este tenga se ensuciará más o menos y, por supuesto, dependerá también de los gustos y las necesidades de los padres. Por ejemplo, si el niño tiene menos de seis meses de edad no será necesario bañarle a diario. Sin embargo, cuando comience a gatear y a comer por su cuenta sí será necesario, pues se manchará más. También habrá que bañarle a diario cuando comience a caminar y a tener cierta independencia.

 

Pero ¿se pueden bañar solos desde pequeños?

 

A pesar de que cada niño tiene su propio ritmo y no hay que tomar nunca las edades exactas al pie de la letra (que además se ponen para orientar simplemente a los padres) podría decirse que entre los siete y los nueve años aproximadamente los niños ya están preparados para bañarse solos, aunque siempre el padre o la madre le ayudará en todo lo necesario para que el pequeñín consiga salir airoso de su primer baño. No obstante, los adultos deberán tener en cuenta siempre una serie de medidas a la hora de dejar a sus hijos solos en el baño:

 

-Dejar la puerta abierta mientras se baña para escucharle si te llama para cualquier cosa. Intentar cada tres o cuatro minutos pasar para supervisar el baño y asegurarse de que todo va bien.

 

-Compra una alfombrilla antideslizante o algunas pegatinas para colocar a lo largo del suelo de la bañera que se adhieran correctamente para evitar resbalones. Colocar, además, algunas barras para que puedan agarrarse con mayor seguridad mientras se están enjabonando.

 

-Colocar una alfombra fuera de la bañera para evitar resbalones al salir o si lo consideras necesario, indicarle que avise cuando acabe para poder ayudarle a salir.

 

-Mantener fuera de su alcance cualquier objeto peligroso como el secador, la plancha para el pelo, la máquina de afeitar, las cuchillas o las tijeras.

 

Posibles accidentes en duchas y bañeras

 

Las familias que tienen en el aseo una bañera deben tener mucho cuidado siempre, pero más aún cuando el niño comience a bañarse solo. Los que tienen ducha lo tienen más fácil pues es un espacio más reducido en el que estás todo el tiempo de pie y no debería pasar nada demasiado grave, aunque sería recomendable en cualquier caso tener siempre una alfombrita de bañera o ducha para evitar resbalones y caídas. Según un estudio realizado en E.E.U.U., “los accidentes en las bañeras lesionan a 43.000 niños cada año”. Los expertos aseguran que la mayor cantidad de accidentes y lesiones las sufrieron los menores de dos años, y en total, los niños de hasta cuatro años tuvieron el 54,3% de las lesiones anotando que la gran mayoría (el 71.3%) había tenido lugar en las bañeras.

 

En el estudio concluyen finalmente que los fabricantes de las bañeras deben fabricarlas mucho más resistentes a los resbalones, afirmando, además, que estas siempre podrán diseñarse para que haya mucha más fricción y para que constituyan menos peligro en caso de caída. Y aunque el estudio proceda de niños estadounidenses en cualquier lugar las lesiones en la bañera son, por desgracia, demasiado frecuentes. Por suerte, que los padres y las madres estén tan advertidos de esto y sean conscientes de que las caídas en bañeras y duchas son una causa muy común de lesión (grave en muchos casos) hace, según los expertos, que la primera línea de defensa sea la vigilancia paterna.

 

Por norma general, los accidentes infantiles, sobre todo, cuando los niños tienen entre uno y tres años son bastante frecuentes por lo que la vigilancia siempre es fundamental. Una gran mayoría de accidentes domésticos suceden en el baño por lo que lo ideal es que los padres y las madres tomen una serie de medidas para evitar todo tipo de accidentes:

 

-No dejarle nunca solo en casa

-Guardar bien cualquier producto tóxico fuera de su alcance y si es posible mantenerlo bajo llave y lejos de cualquier alimento.

-Fijar muy bien alfombritas tanto fuera como dentro de la bañera/ducha para evitar resbalones

-Asegurarse de que el agua del baño no está demasiado caliente o instalar un regulador de temperatura para la bañera.

-No tocar aparatos eléctricos si se está descalzo y/o mojado, pero evitar también que el niño lo haga.

-No enchufar nada cerca de la bañera que pueda caerse dentro cuando esta esté llena.

-Bajar siempre la tapa del inodoro y cerrar la puerta del baño (cuando el niño no esté bañándose).

 

La seguridad es muy importante. En la calle, en el colegio, pero también en casa. No basta quedarse tranquilo o tranquila por el simple hecho de permanecer cerca de él o seguir haciendo cosas porque “está jugando tranquilo en la bañera”.

 

Los niños pueden moverse en décimas de segundo y sin tan siquiera el adulto darse cuenta se puede producir un accidente doméstico en la bañera, por ejemplo y, además, grave. Por eso, es fundamental extremar la vigilancia y evitar, en la medida de lo posible, tantos accidentes en niños pequeños.

 

 


Puedes estar interesado en:
Una de las primeras inquietudes que tiene la futura madre es "¿cómo saber qué tiempo de embarazo tengo?". Para saberlo de manera orientativa puede contar las semanas que han pasado desde la última regla siendo el resultado las semanas de gestación. Cuando se visite al obstetra éste podrá dar una cifra exacta a través de la primera ecografía que se le realiza al feto.


Fuentes:

AEP EnFamilia “Baño en los niños” https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/bano-en-ninos

“Medidas preventivas de accidentes infantiles” http://pediatriadexeus.com/wp-content/uploads/Accidentes-Prevencion-1-3a-ES.pdf

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>