La seguridad de los niños en los viajes en coche

La seguridad de los niños en los viajes en coche
comparte

Si has pensado en irte de viaje o hacer una escapada con tu familia, seguramente a estas alturas tengas ya todo organizado, pero si has optado por hacer el trayecto en coche, no está de más tomar algunas precauciones al volante para tener un viaje sin sorpresas

No hace falta recordarte que lo aconsejable al emprender cualquier viaje, y con más razón si se hace con niños pequeños, es planificarlo con antelación y sobre todo armarse de mucha paciencia.

 

Las estadísticas nos siguen recordando que los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte de niños menores de 14 años. Tomar medidas de seguridad para con los niños es vital.

 

1. Los cinturones de seguridad salvan vidas. El uso del cinturón mejora la posibilidad de supervivencia entre un 40 y un 60%. Porcentaje que según las últimas estimaciones  ha salvado más de 300.000 vidas y ha prevenido más de 9 millones de accidentes en los países industrializados en los últimos 25 años.

 

2. Los reposacabezas pueden evitar lesiones por latigazo cervical motivadas por choques y frenazos. Éstas afectan al delicado tejido del cuello y son las más frecuentes entre los ocupantes del vehículo. A nivel mundial estas lesiones representan un 35% del total de problemas sufridos a causa de los accidentes de tráfico.

 

3. Los neumáticos son uno de los elementos relacionados con la seguridad menos atendidos por el público. Mucha gente subestima su importancia, pero no hay que olvidar que constituye el único punto de unión entre el vehículo y el suelo. Cámbialos cuando estén deteriorados bien por cortes, abombamientos, desgastes irregulares interna y/o externamente o cuando la profundidad de la banda de rodadura sea de 1,6 mm. Además es importante comprobar su presión, sin olvidar nunca la rueda de repuesto.

 

4. Asientos para niños. Los niños deberían usar siempre asientos o elevadores del asiento hasta que su estatura supere el 1,50 m. (alrededor de los 8-11 años). Según los expertos  los dispositivos de seguridad infantiles tienen una efectividad del 71% para reducir la mortalidad en accidentes de tráfico entre los menores de un año y un 54% entre los niños de 1 a 4 años.  Asimismo, el uso de estos dispositivos específicos para niños reduce riesgo de daños en caso de choques en un 59% más que el cinturón de seguridad.

 

Las sillas de auto aseguran la contención del niño, su protección y una mejor retención en caso de accidente ya que cada sillita, a pesar de tener medidas diferentes según el modelo, posee una estructura envolvente y proporcional a las dimensiones del niño, correas incorporadas para los más pequeños y protecciones específicas en caso de golpes laterales.

 

De cara a estas vacaciones de Semana Santa, Chicco nos ofrece una serie de recomendaciones en lo referente a las sillas de auto, para proteger la seguridad de los más pequeños de la casa durante los desplazamientos en coche y nos recuerda que un bebé sin protección a 64 km/h recibe el mismo impacto que una caída desde un tercer piso:

 

1. Opta por la silla de auto adecuada. Las sillas de auto deben elegirse en función del peso del niño, teniendo en cuenta la normativa europea que ha clasificado las sillitas de auto para que se diseñen, se homologuen y se fabriquen de acuerdo a los siguientes parámetros:




 








2. Móntala correctamente. La incorrecta instalación de la silla de auto puede causar lesiones graves o leves en el niño en caso de accidente, por ello, los padres deben seguir de forma exacta las instrucciones de uso tanto para montar la sillita en el coche como para colocar al niño en la misma.  Chicco recomienda su instalación en el asiento trasero, preferiblemente en el central o el derecho.

 

3. Cinturones de seguridad. Se debe verificar en todo momento que los cinturones de seguridad del coche estén correctamente tensados sin comprimir el tórax del niño (entre la espalda del niño y el respaldo debe quedar espacio suficiente como para que un adulto pueda introducir la mano).
El cinturón de seguridad debe sobrepasar la altura del cuello del niño. De ninguna manera debe estar sobre el cuello o bajo la axila porque estas posiciones son peligrosas.


 

 




 

4. Paradas frecuentes. Cuando se realizan viajes largos es indispensable parar cada dos horas para que el niño pueda descansar.

 

5. Sobrecalentamiento. En caso de que el automóvil haya quedado expuesto al sol durante mucho tiempo, es necesario comprobar que las diferentes partes de la sillita no se han sobrecalentado antes de acomodar al niño.

 

6. Segunda mano. No se deben comprar sillas de autos de segunda mano ni tampoco utilizar una que haya sufrido un accidente, incluso leve, ya que podría haberse dañado la estructura y comprometer sus características de seguridad.

 

7. Comida durante el viaje. Por razones de seguridad, es importante evitar que el niño ingiera durante el viaje alimentos que lleven adheridos un palo como es el caso de las piruletas o los polos ya que, en caso de accidente o frenada brusca, podrían herir al niño incluso obstruir su aparato respiratorio.

 

8. Objetos fijos. Se debe prestar especial atención a los objetos que se usan para entretener al niño durante el viaje, ya que podrían resultar peligrosos en caso de frenada o accidente. Antes de iniciar el viaje, es importante asegurarse de que el equipaje está situado en la parte trasera del vehículo y que está correctamente asegurado.

 

9. Vigila al niño constantemente. El niño nunca se debe quedar solo en el coche. Los padres deben vigilarlo constantemente y tener cuidado de que no abra la hebilla del cinturón de seguridad o que manipule partes de la sillita.

 

Asimismo la DGT llama la atención igualmente sobre los desplazamientos cortos, que, según las estadísticas, "pueden ser más peligrosos que los viajes largos". Por ello insta a respetar las normas de seguridad, realizar paradas de descanso y no abusar de las comidas ni de las bebidas alcohólicas durante los viajes.


Algunos datos de interés:
 

Datos extraídos del Estudio “Prioridades en España en la Seguridad de los Niños Ocupantes de Vehículos” de la Fundación Mapfre

 

En festivos y de día. Uno de cada tres accidentes con consecuencias mortales sucedió en días festivos y principalmente durante la salida o el regreso de las vacaciones y puentes. Además, el 70 por ciento de todos los que fallecieron en accidente de tráfico lo hizo a plena luz del día, especialmente entre las 12 y la 13.00 horas, y entre las 5 y las 6 de la tarde. Los meses de julio y agosto fueron los más peligrosos.

 

Tipo de vehículo. Del estudio se desprende que los ocupantes de turismos y furgonetas son el principal grupo de víctimas mortales infantiles, representado por el 54 por ciento del total de menores fallecidos en 2008. También destacan los que perdieron la vida cuando viajaban como ocupantes de ciclomotores (9,4 por ciento), bicicletas (6,7 por ciento), motocicletas (2 por ciento) y autobuses de línea regular o escolares (0,9 por ciento).

 

Lesiones. La cabeza es la zona del cuerpo más frecuentemente lesionada tanto en accidentes de tráfico mortales (36 por ciento de los casos), como en accidentes graves. Les siguen otras partes del cuerpo como las extremidades inferiores y las superiores, que acarrean importantes discapacidades o secuelas que marcan significativamente la vida de muchos niños.

 

Edad y sexo. Uno de cada diez niños fallecidos en accidente de tráfico tiene menos de un año de edad, porcentaje igualado por los niños de 13 y 14 años de edad. Por sexos, casi dos de cada tres niños fallecidos son varones.

 

Tipo de vía y trazado. Casi nueve de cada diez niños que fallecen en accidente de tráfico lo hacen en carretera, lugar donde también se producen cuatro de cada diez accidentes graves y dos de cada diez accidentes con heridos leves. Con diferencia, el tipo de carretera con mayor probabilidad de sufrir un accidente mortal (67 por ciento de los casos), es la convencional sin desdoblar, es decir aquella con un solo carril para cada sentido de circulación. En autovías y autopistas pierden su vida casi uno de cada cuatro niños ocupantes de vehículos. Por tipo de trazado, destaca el hecho de que casi la mitad de los accidentes fatales se produjeron en tramos rectos; uno de cada tres, en curva; y uno de cada seis, en una intersección.

 

En viajes cortos. Según el estudio, casicuatro de cada diez menores falleció cerca de su domicilio, en concreto a menos de 50 kilómetros del mismo, un hecho que resulta muy relevante si se tiene en cuenta que una de las excusas más utilizadas por los padres para no usar sillas infantiles es, precisamente, coger el coche para distancias cortas.

 

Salida de la vía. Es el motivo por el que se produce un mayor número de accidentes de más riesgo con víctimas infantiles, seguido de otras causas como tener un impacto lateral y una colisión frontal. Los tan temidos adelantamientos “sólo” son responsables del 5 por ciento de los accidentes mortales.

 

Cinturón de seguridad, clave. Cuatro de cada diez niños que fallecieron entre 2005 y 2008 en un accidente de tráfico no utilizaron cinturón, sistema de retención infantil ni casco. El informe destaca que si todos los niños utilizaran sistemas de protección, la siniestralidad infantil mortal se reduciría automáticamente en un 20 por ciento.

 

Distracciones e infracción de las normas. Según el estudio, son los factores más frecuentes por los que se producen accidentes en los que fallecen niños, seguidos de otros como la velocidad inadecuada, presente en el 20 por ciento de todos los accidentes con víctimas, el cansancio y el sueño del conductor (7 por ciento), la inexperiencia del mismo (5 por ciento), el consumo de alcohol y drogas (3 por ciento),  y el estado de la vía (3 por ciento).

 

Comunidades y provincias. Las cuatro comunidades con peores cifras de fallecidos y heridos graves son Andalucía, Castilla y León, Castilla La Mancha y Cataluña. Por el contrario, las comunidades con menos accidentes mortales infantiles entre 2005 y 2008 son La Rioja, País Vasco, Extremadura y Cantabria.  Por provincias, destacan Madrid y Toledo, con 13 niños fallecidos en esos tres años; Barcelona y Burgos, con 12; Sevilla y Valencia, con 11; y Almería y Zaragoza, con 10.

 

Cifras optimistas. En los últimos veinte años, el número de menores fallecidos en accidentes de tráfico ha experimentado un importante descenso. De los 307 muertos que se produjeron en 1990, se ha pasado a 60 en 2009. En el caso de los niños que han resultado gravemente heridos, dicho descenso se sitúa en el 31 por ciento, pasando de 571 heridos graves en 2005 a 394 en 2008.


¿Cómo evitar los mareos en coche?

Juegos y actividades para entretenerlos durante el viaje

Más juegos para sobrevivir a la operación salida

 

 


Fuentes: DGT. INE. Test Chicco-Race 2010. Estudio “Panorama e la Seguridad Infantil en el automóvil” (1999-2009). Informe Paros Sant Joan de Deu 2009. Fundación Mapfre.

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×