• Buscar
Publicidad

Sillas y coches de paseo

Sillas y coches de paseo

Según se desprende del informe llevado a cabo por TodoPapás, la mayoría de padres consideran la seguridad como criterio prioritario a la hora de elegir los productos de puericultura destinados a sus hijos.

Publicidad

Indice

 

Articulo relacionado: Tu hijo de los 28 a los 30 meses

Por ello, este año hemos querido apostar más que nunca por la seguridad de nuestros pequeños. Con la colaboración de AIJU, laboratorio de referencia en ensayos de productos infantiles, os informamos en esta ocasión, de los aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir una silla de paseo.
 

Normativa europea de seguridad

Como artículo de uso infantil, la seguridad en sillas y coches de paseo es un aspecto fundamental a considerar, debido a que sus destinatarios, los niños y bebés, no son conscientes de los riesgos potenciales que puedan existir en su utilización, quedando expuestos a ellos involuntariamente.

Al igual que en otros artículos de puericultura, existe una normativa europea que establece los requisitos mínimos de seguridad que deben cumplir las sillitas de paseo para el transporte de uno o más niños. En el caso de estos productos, la norma europea aplicable es la EN 1888, que fija, entre otros, los requisitos químicos, mecánicos y constructivos que deben cumplir este tipo de artículos.

- Ensayos químicos

El laboratorio de AIJU realiza los ensayos químicos según lo indicado en la normativa europea para comprobar que los materiales y superficies de la sillita accesibles al niño no causan un efecto nocivo, tóxico y/o irritante al entrar en contacto con el niño. Para ello se cuantifica el nivel de migración de metales pesados presente en los materiales y tejidos accesibles al niño-

- Ensayos mecánicos

Las pruebas que se realizan simulan un uso normal a lo largo del tiempo de la sillita para comprobar su resistencia mecánica y durabilidad. Por ejemplo, uno de los ensayos imitaría lo que podría ser el paseo del niño, para ello se coloca en la sillita un maniquí de ensayo de 9 ó 15 kg (dependiendo de la edad del niño) y una carga en la cestilla de unos 2 kg.

 

Articulo relacionado: Psicomotricidad infantil

Se hace funcionar la silla unos 100 km a una velocidad de 5 km/h sobre una cinta con obstáculos. Tras el ensayo el vehículo no debe presentar ningún daño y debe continuar funcionando normalmente. Los ensayos sobre productos infantiles se realizan con un coeficiente de seguridad muy elevado, de ahí que se sometan a unas condiciones tan estrictas.

- Evaluación de las características constructivas

En el laboratorio también se evalúa el diseño de la silla. Éste debe prevenir riesgos de atrapamiento de dedos, miembros, cabeza, cuello y torso, como consecuencia de la forma y dimensiones de los orificios o aberturas, que estén en las zonas accesibles al bebé o a otros niños. Además no deben existir partes pequeñas que se puedan separar o desmontar en las zonas al alcance del niño, para evitar cualquier riesgo de ahogo o asfixia.

Otro de los aspectos claves en seguridad es la estabilidad del producto con el fin de evitar lesiones provocadas por la caída del niño desde o junto al artículo. La norma establece que la silla debe presentar una estabilidad adecuada, aun estando ésta colocada sobre una pendiente de 12º.

Como medios de protección, la norma exige que la silla incorpore sistemas de retención para el niño (arneses) y debe asimismo poseer un dispositivo de estacionamiento.

- Información destinada al consumidor final

Con la sillita también deben suministrarse todos los datos, instrucciones de uso, instrucciones de montaje y advertencias relacionadas con el uso del producto.
 

Estadísticas y cifras

- En los últimos años se ha producido un gran aumento de la venta de sillas gemelares, dado el incremento de partos múltiples entre la población española.

- En el período de un año en Estados Unidos se contabilizaron más de 14.000 niños atendidos en urgencias hospitalarias por lesiones relacionadas con sillas de paseo. La mayoría de las lesiones fueron causadas por caídas, de ahí la importancia de la utilización del sistema de retención, y casi el 90% de las lesiones de caída se produjeron en la cabeza. Muchos de los accidentes mortales sucedieron cuando los niños dormían sin vigilancia en sillitas reclinadas.
 

Consejos para la compra de una silla de paseo

Dentro de los artículos de puericultura, la compra de una silla de paseo supone uno de los mayores desembolsos económicos para los padres. Por ello es importante saber qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir la sillita para nuestro hijo.

En líneas generales se observan dos tendencias a la hora de escoger una silla de paseo. Hay padres que compran las tres piezas: silla, capazo y sillita para el automóvil (grupo 0+). Aunque saben que el capazo sólo lo van a utilizar durante los tres o cuatro primeros meses, anteponen el capazo al grupo 0+ porque prefieren que el niño vaya estirado por indicaciones pediátricas, pero compran también la silla de grupo 0+ porque son muy prácticas para el coche. Otros padres no compran el capazo ni la silla de grupo 0+ para pasear (aunque sí emplean uno de los dos sistemas en el automóvil), sino una silla de paseo utilizable desde que el niño nace gracias a que el respaldo se reclina hasta conseguir que el pequeño vaya prácticamente horizontal. 

Unas sencillas comprobaciones nos permitirán conocer el nivel de seguridad que ofrece la silla que queremos comprar.

A. Comprobar que el producto está marcado con la norma europea EN 1888: 2003.

B. Observar que la silla posee un sistema de retención ajustable con una correa entrepiernas.

C. Comprobar que los cierres y hebillas son resistentes y pueden abrocharse fácilmente.

D. Activar el dispositivo de estacionamiento de la silla y verificar que el vehículo se mantiene en una posición inmóvil.

E. Comprobar que la silla tiene al menos dos mecanismos de bloqueo para evitar su plegado mientras el niño está en la silla. Accionar los mecanismos.

F. Desplegar la silla y comprobar que al menos uno de los mecanismos de bloqueo se engrana automáticamente para evitar los riesgos derivados de un despliegue incompleto. En ocasiones la silla da la impresión de estar lista para su uso y al colocar al niño ésta se pliega sobre él. Si uno de los mecanismos de bloqueo se engrana automáticamente al desplegar la silla se evitaría en parte estas posibles situaciones.

G. En el caso de que las sillas o capazos se puedan colocar en el coche tenga en cuenta que debe cumplir obligatoriamente con el reglamento ECE R-44/03. Busque una etiqueta de color naranja, en la que se incluyen datos como el grupo de peso del niño, el número de identificación y el distintivo de la homologación.

 




Image


Fuente: AIJU

Fecha de actualización: 16-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×