Miedos en niños de 4 años

Miedos en niños de 4 años
comparte

Los miedos son habituales en los niños pequeños, aunque estos miedos cambian y evolucionan a medida que lo hace el niño. A los 4 años, su imaginación desbordada les juega malas pasadas y, uno de sus mayores miedos, es el temor a los monstruos o personajes imaginarios.

¿Mi hijo tiene miedo?


Lo primero para ayudar al niño a afrontar y superar sus miedos es saber cuándo está experimentando este sentimiento.


Así, en bebés lo normal es que lloren, se sobresalten y eviten a toda costa la situación u objeto que les causa temor.


En niños un poco mayores es posible que nos hablen de que algo les da miedo, lloren, nos busquen para que les consolemos y no quieran estar en presencia de la fuente de su miedo. También se manifiestan estos miedos diurnos en las pesadillas nocturnas, relacionadas muchas veces con lo que han experimentado por el día. Y, otras veces, el niño sufre una regresión, como volver a hacerse pis por la noche o a chuparse el dedo.


Como norma general, los padres no debemos preocuparnos de estos miedos que experimentan los niños ya que son habituales en su desarrollo y, de hecho, les ayuda a crecer y madurar. Solo debes preocuparte si tiene tanto miedo de algo que no puede continuar con su vida normal.


Miedos habituales con 4 años


- Criaturas imaginarias, como monstruos, fantasmas, brujas o dragones. Con esta edad, su imaginación es un torbellino que no para, a lo que se une que todavía no son capaces de distinguir la realidad de la ficción, por lo que cualquier cuento que lean o película que vean, pensarán que puede hacerse real y que el monstruo malvado o el lobo feroz puede llegar a su casa y comérselos.

No te puedes perder ...

Miedos en niños de 6 años

Miedos en niños de 6 años

Los miedos son normales en la evolución del niño desde que nace hasta que se hace adulto. Por eso, los padres no deben angustiarse porque su hijo de 6 años tenga miedo a la oscuridad o a los médicos, ya que son miedos comunes a esta edad. Solo hay que preocuparse si estos miedos no desaparecen o evolucionan con la edad.


- Oscuridad. Ligado al miedo anterior, la oscuridad les asusta porque les hace pensar que cualquier figura extraña o movimiento puede estar acechando en ella. Y es que el no ver es una sensación que siempre asusta, incluso a los adultos.


- Amenazas reales, como animales o ladrones. Es habitual en los niños de esta edad tener miedo a los perros o los gatos ya que tienen miedo de que les puedan dañar o hacer alguna herida. Igualmente, si escuchan noticias de atracos o robos, pueden tener miedo a que un ladrón entre en su casa y los robe o secuestre.


- Desastres naturales, como inundaciones o terremotos. Casi seguro que nunca ha vivido un terremoto en primera persona ni una inundación grave, pero lo puede haber visto en la tele. Y es que, como hemos dicho antes, los niños de esta edad tienen miedo a que les hagan daño o les causen heridas, y estos desastres naturales son causantes de grandes desgracias.


- Ansiedad por separación que, a partir de esta edad, se puede ver incrementada por el miedo a que su madre o su padre se mueran y se vayan para siempre. Aunque aún no entienden bien qué es la muerte, saben que implica la separación definitiva de sus papás.


¿Cómo ayudarle con sus miedos?


1- Identifica qué es lo que le causa miedo ya que no todos los niños son igual de miedosos ni le tienen miedo a lo mismo.


2- Escucha sus miedos y temores sin reírte ni burlarte, aunque te parezcan ridículos. Debes ponerte en su pellejo y entender cómo ve el mundo un niño de 4 años. Tampoco debes decirle frases como “sé valiente” o “no hay que tener miedo” ya que le harán sentir incomprendido y perderá la confianza en contarte sus problemas.


3- Sé paciente y comprensivo con sus miedos, no te pongas nervioso si tarda un buen rato en cruzar la calle porque hay un perro.


4- Transmítele seguridad y confianza para que vea que no hay porqué tener miedo. Si tú eres una persona miedosa, transmitirás esos miedos a tu hijo.


5- No le obligues ni le fuerces a enfrentarse a sus miedos, pero ayúdale y acompáñele cuando quiera hacerlos frente.


6- Fomenta su autoestima, su independencia y su autonomía.


7- Enséñale cómo contrarrestar el miedo o la ansiedad cuando la sienta: realizar actividades divertidas, escuchar música, relajarse, etc.


8- El humor es un gran antídoto para luchar contra el miedo, transformando aquello que le da miedo en algo gracioso o un juego.


9- No reacciones de forma exagerada cuando se asuste o solo lograrás que sienta aún más miedo.


10- Si es un niño muy miedoso, evita los libros, historias o películas de miedo antes de ir a la cama. 


Te puede interesar:
El peso de los bebés es una de las variables que utiliza el pediatra para comprobar el correcto desarrollo del mismo, comparándolo además con el mismo dato de otros bebés de su misma edad.


Fecha de actualización: 29-11-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>