El miedo a la oscuridad: con un origen racional y una solución imaginativa

El miedo a la oscuridad: con un origen racional y una solución imaginativa
comparte

La Nictofobia o miedo a la oscuridad es uno de los temores más frecuentes entre los niños y adultos. Tiene su origen en una serie de mecanismos mentales que no son tan irracionales como podemos pensar.

Diversos estudios, como uno realizado por la Universidad de Maastricht en 2001, estiman que alrededor del 70% de los niños tienen miedo a la oscuridad, y que aproximadamente el 10% de los adultos también. Si pensamos en ello, todos, en mayor o menor medida, hemos sentido este miedo en algún momento. Puede que incluso muchos de nosotros en nuestra infancia hiciéramos frecuentes viajes a la cama de nuestros padres y hermanos para calmar la ansiedad que la noche nos provocaba.

 

Un mecanismo evolutivo de defensa

 

Como han demostrado y explicado los científicos, este miedo tiene una explicación racional. Para empezar, la oscuridad inhabilita, o por lo menos disminuye, uno de nuestros sentidos más prevalentes: el de la visión. Al contrario que la mayoría de animales, los humanos no hemos desarrollado mecanismos naturales frente a la oscuridad (de ahí que desarrolláramos la luz y empleáramos el fuego para iluminar). En ella, y sin esos mecanismos externos de luz, estamos mucho más vulnerables y con mucho menos control de nuestro entorno. Además, se sabe que en la oscuridad nuestro sentido dominante pasa a ser el oído, de ahí que magnifiquemos cualquier pequeño sonido que oigamos.

No te puedes perder ...

Miedos en niños de 3 años

Miedos en niños de 3 años

El miedo es un sentimiento innato al ser humano y forma parte de su evolución personal, es decir, todos sentimos miedo a algo desde bebés, aunque esos miedos van cambiando a medida que crecemos, maduramos y nuestras inquietudes cambian. Por eso, es normal que los niños de 3 años tengan miedo a ciertas actividades o situaciones… ¿Quieres saber cuáles son?

 

Está probado que todo esto provoca un mecanismo de defensa inconsciente que hemos heredado de nuestros antepasados. A medida que crecemos nos damos cuenta de que, en general y cuando estamos en la seguridad de nuestro hogar, la oscuridad no tiene por qué implicar esos peligros. Es decir, aprendemos a gestionar este instinto de sentirnos en peligro en la oscuridad. Pero esto es algo que los niños aún no han desarrollado, de ahí que entre ellos sea un miedo mucho más prevalente. A esto se añade que los niños tienen ciclos de sueño distintos que los adultos, lo que supone que se despierten más a menudo.

 

La clave está en la imaginación

 

El miedo a la oscuridad, o más bien a lo que se puede esconder en ella, parte de la imaginación. En el caso de los niños, con una capacidad imaginativa mucho más activa que la que podemos tener los adultos, esto se traduce en un mayor miedo e inquietud.

 

Racionalizar con un niño entre los 2 y los 7 años no funciona. En cambio, la imaginación es la puerta para ayudarles a gestionar ese miedo. Hasta una determinada edad, los niños son muy pequeños para comprender que su miedo es irracional y está creado por su mente, por lo que decírselo realmente no sirve de mucho. En cambio, usar el “pensamiento mágico” les puede ayudar a ir aprendiendo a controlar sus miedos y la ansiedad que estos provocan con las herramientas que tienen.

 

Puedes darle un peluche “protector”, por ejemplo. O contarle una bonita historia antes de dormir para que le ayude a dormir tranquilo. Incluso puedes organizar la rutina antes de que se meta en la cama de hacer un conjuro inventado para evitar que los monstruos entren en su cuarto.

 

Los niños tienen menos herramientas que los adultos para controlar su ansiedad y miedos. Es por ello que recurren a su fuente principal de seguridad: sus padres o hermanos. Que tu hijo duerma con sus padres no es algo que tengas que coartar, pero buscar con él maneras con las que pueda aprender a sobrellevar sus miedos (tener una lamparita encendida en su cuarto, que duerma con su peluche…) será muy positivo para él. Utiliza la imaginación como tu pequeño/a y verás cómo funciona.


Te puede interesar:
Los pediatras calcular el percentil del peso del bebé para así poder determinar si el bebé está creciendo o no conforme lo hacen otros bebés de su misma edad.


Fecha de actualización: 08-07-2016

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>