Cuándo enseñar buenos modales a los niños

Cuándo enseñar buenos modales a los niños
comparte

¿Cuántas veces le dices a tu hijo, una y otra vez “no pongas los codos en la mesa”, “No grites”, “No se interrumpe a quien está hablando”? Seguro que casi a diario, pero ¿tú predicas con el ejemplo? Se nos olvida que en la edad de 0 a 6 años, los niños imitan casi todos los comportamientos de los adultos.

En esta edad, la imitación y el juego son básicos para que los niños asimilen cualquier aprendizaje relacionado con su conducta. Es recomendable enseñarles desde que son pequeños y no decir “déjalo, es un niño, ya aprenderá cuando sea mayor”, de este modo perdemos la oportunidad de sentar las bases para un sólido crecimiento.

 

¿Cuándo empezar?

 

Cuando empieza a hablar y a decir sus primeras palabras es un momento importante en la educación de tu hijo. Cuando escuchas por primera vez la palabra “papá” o “mamá” es momento de ponerse a trabajar. Aunque tu hijo no hable mucho, puedes comenzar enseñándole a dar las gracias y a pedir las cosas “por favor”. Sí, aún no es capaz de repetirlo, pero si eres perseverante pronto te sorprenderás con los resultados.

 

En la medida en que tu hijo va creciendo, necesitará diferentes atenciones que requieren de tu tiempo y paciencia. Algo en lo que debes pensar es en “invertir” en tus hijos, y no nos referimos al dinero sino a invertir tiempo. No necesariamente implica que dediques toda una tarde a enseñarle buenos modales, sino que cuando estés con él, ese tiempo sea de calidad. Aprovecha la oportunidad de inculcarle modales siempre que estés con él.

No te puedes perder ...

Cuándo enseñar buenos modales a los niños

Cuándo enseñar buenos modales a los niños

¿Cuántas veces le dices a tu hijo, una y otra vez “no pongas los codos en la mesa”, “No grites”, “No se interrumpe a quien está hablando”? Seguro que casi a diario, pero ¿tú predicas con el ejemplo? Se nos olvida que en la edad de 0 a 6 años, los niños imitan casi todos los comportamientos de los adultos.

 

A partir de los 2 años aproximadamente, cuando tu hijo ya tenga mayor coordinación en sus movimientos y sea más autónomo e independiente, puedes enseñarle a coger correctamente sus cubiertos, el vaso y a limpiarse la boquita con la servilleta. Déjale coger los cubiertos desde que muestre interés por hacerlo. Aunque ensucie todo lo que tenga a su alrededor, permítele que intente comer él solo si quiere hacerlo. En esta etapa tendrás que recurrir a tu paciencia para enseñarle, pero siempre sin atosigarlo. Los resultados valen la pena.

 

A los 3 o 4 años tu hijo empieza a experimentar su vida social. En esta etapa ya va al colegio o a la guardería y empieza a tener amiguitos propios, distintos de los de los padres. Es en este momento cuando tu hijo comienza a poner en práctica las enseñanzas que le diste, pero ¡ojo! También empieza a aprender malos hábitos de sus compañeros.

 

A esta edad tendrá cierta autonomía de comportamiento, empezará a hacer cosas cuando tú no estés presente. Es aquí cuando los maestros en la escuela tienen un papel muy importante en el refuerzo de estas enseñanzas. Todo lo que ha aprendido le sirve para desenvolverse correctamente en la sociedad: en el colegio, en la calle, con sus amigos jugando, en fiestas de cumpleaños, etc.

 

Ahora, únicamente tendrás que recordarle de vez en cuando los comportamientos aprendidos y enseñarle nuevos enfocados a su vida social, por ejemplo: cómo comportarse en el restaurante, en el centro comercial, en el autobús (ceder el asiento, ceder el paso en la entrada, etc.)

 

Ahora sí: tu hijo tiene su maleta con todas las enseñanzas que le diste para desenvolverse en la sociedad de forma correcta. Con ella podrá ir a todos lados.

 

Consejos para enseñar buenos modales:  

 

- Cada vez que haga algo incorrecto dile también cómo se hace de forma correcta. Nunca lo regañes en público.

 

- Los buenos modales se transmiten en familia, pídele a los hermanos, abuelos y tíos que te ayuden a repetirlos. Recuerda, sé constante.

 

- Crea un ambiente de ayuda, colaboración y respeto en la familia. No lo critiques si se equivoca.

 

- Anímalo, hazle ver que te gustan sus progresos y explícale por qué.

 

- No lo agobies con muchas reglas. Asegúrate de que entiende una para introducir otra.

 

- Explícale el motivo de tus órdenes y prohibiciones, aunque no las acepte o no las entienda. No entres en discusiones interminables.

 

- Recuerda que los buenos modales son buenos hábitos y ayudarán a tu hijo a su desarrollo social.

 

- Sé el ejemplo.

 

- Dile lo que sí quieres. En vez de decir: “¡No grites!”, dile: “Por favor, habla más bajito”. Esto te hará estar en calma y en control; a su vez, le dará a tu hijo una instrucción que seguir.

 

- Cuando vayas a algún lado, hazle saber cómo esperas que se comporte.  

 

Enseña buenos modales jugando  

 

En una sala de espera: Permite a tu hijo llevar una mochilita con colores, coches, muñecos y cuadernos de colorear, todo con lo que él quiera entretenerse en la sala de espera. Puedes jugar a ver por la ventana pajaritos, coches, etc. Así lograrás tenerlo entretenido.

 

En la tienda: Juega a encontrar cosas rojas, verdes o azules (el que encuentre más, gana). Cuéntale cosas sobre los alimentos que vas comprando. De esta forma no andará corriendo por los pasillos.

 

En la calle: Este tiempo es maravilloso para conversar con él, hacer planes para los juegos del día, cantar o contar coches por colores.

 

En fiestas infantiles:Planea juegos organizados que duren poco, de esta forma evitarás que los niños se aburran.

 

En reuniones con adultos: Busca tenerlos entretenidos con películas, libros para colorear, muñecos o cualquier cosa que los tenga alejados de la conversación de los adultos, pues siempre querrán llamar la atención en esas situaciones.  

 

La consistencia y paciencia son fundamentales para enseñar buenos modales. Cuando te sientas agobiada o cansada, piensa que estás “invirtiendo” en tu hijo.

 

Recuerda que todos los conocimientos que demos a nuestros niños en materia de educación en los buenos modales, se ganarán para la vida. Muy importante: disfruta este proceso con tus hijos con paciencia y amor.  

 

Redacción: Magdalena Olivares. Directora de Desarrollo de Habilidades


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de tomas del biberón del bebé que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.


Fecha de actualización: 20-12-2012

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>