Ejemplos de disciplina positiva

Ejemplos de disciplina positiva
comparte

La disciplina positiva es aquella que se basa en imponer unos límites a los niños enseñándoles el porqué de los mismos, no imponiéndoselos sin más. Busca fomentar el autocontrol en los niños para hacerlos más responsables y respetuosos. 

¿En qué se basa la Disciplina Positiva?


En contraposición a la disciplina habitual, que consiste en imponer unos límites a los niños y castigarlos si nos los respetan, la disciplina positiva se basa en el respeto al niño, implicarle en su educación para que se sienta motivado a respetar las normas.


Y es que los niños necesitan saber qué pueden hacer y qué no. Además, las normas les aportan seguridad en sus primeros años de vida ya que son una guía para saber cómo actuar. La disciplina positiva no trata de evitar los límites, sino de imponerlos de una manera diferente, buscando la autonomía del propio niño.


Además, este tipo de disciplina se basa en:


 - Respeto

- Colaboración

- Responsabilidad

- Autonomía

- Cariño

- Comprensión

- Implicación

- Libertad

 

Si el niño comprende las normas y por qué se establecen, hay más posibilidades de que las cumpla que si solo lo hace por miedo al castigo ya que, si se elimina el factor que teme, no actuará correctamente, no sabrá que es responsable de sus actos ni sabrá valorar las consecuencias de sus actos, al contrario de lo que ocurre con la disciplina positiva, que busca hacer responsables a los niños de sus propias decisiones, buscando una educación a largo plazo.

No te puedes perder ...

Day dates: reserva un poco de tiempo en pareja

Day dates: reserva un poco de tiempo en pareja

Los meses de julio a septiembre son los de mayor tasa de natalidad en España, según datos del INE. Con la llegada de un hijo, el tiempo del que se dispone en pareja se ve muy reducido y se hace necesario recordar reservar un tiempo para el autocuidado. La web Dayuse.com ofrece una opción con sus “Day date”: un respiro de un día para mimarse en pareja.


Además, los niños suelen rebelarse ante las normas impuestas porque sí, los castigos y los sermones, mientras que sí que siguen aquellas normas que saben que redundarán en beneficio propio.


Al sentirse los niños tenidos en cuenta, se sienten valiosos y respetados, lo que los hace más felices.


Ideas para establecer una disciplina positiva


- Todas aquellas normas que puedas acordarlas con él, pensadlas juntos, como cuánto ver la televisión al día, la hora de irse a la cama, el momento del baño, etc. Eso sí, dentro de unos límites que le marques tú. Por ejemplo, puede elegir la hora de irse a la cama de 9 a 9:30; o ver la televisión entre 30 y 60 minutos.


- Hay normas que son indiscutibles, como todas aquellas relacionadas con el trato a los demás: insultar, pegar, morder, etc. O las que tienen relación con su seguridad: cruzar el semáforo en rojo, abrir las ventanas de la habitación, etc.


- Cuando no cumpla una norma, intenta entender por qué antes de regañarle. Quizá no sabía bien qué era lo correcto o no entendió bien la norma cuando se lo explicaste.


- Si al romper una norma ha hecho “daño” a alguien, ya sea físico o psicológico, debes preguntarle qué hará para solucionarlo para que entienda que sus actos tienen consecuencias. El perdón obligado no es real.


- Ayúdale a pensar y reflexionar sobre su comportamiento.


- Actúa siempre como un ejemplo y un modelo a imitar.


- Sé firme pero respetuoso y cariñoso.


- Desarrolla en él la libertad y la autonomía para que pueda tomar sus propias decisiones.


- Critica el comportamiento, no al niño. Es importante no minar su autoestima.


- Habla siempre de forma positiva de él.


- Nunca le compares con otros niños, ni familiares, ni amigos.

 

 

Foto: Designed by Jcomp - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>