×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué no se implanta el embrión?

¿Por qué no se implanta el embrión?

Algunos embriones no llegan a implantarse en el útero, mientras que otros se implantan con éxito, lo que lleva al embarazo. Hay muchos estudios que arrojan luz sobre el por qué de los casos fallidos. Lee este artículo para descubrir más.

Publicidad

Índice

 

La implantación de los embriones


La implantación exitosa de embriones es un proceso que necesita que todos los aspectos implicados funcionen a la perfección.

Las causas del fracaso de la implantación son diversas y se deben especialmente a diferentes factores maternos como anomalías uterinas, trastornos hormonales o metabólicos, infecciones, factores inmunológicos, trombofilias y otros menos comunes. 

También es esencial tener en cuenta la influencia del factor masculino severo y su impacto en el estado genético y morfológico del embrión.

La implantación es un proceso en el cual un embrión en desarrollo, que se mueve a través del útero, hace contacto con la pared uterina y se adhiere a ella hasta el momento del nacimiento. El revestimiento del útero se prepara para que el embrión en desarrollo se adhiera a él a través de muchos cambios internos. Sin estos cambios, la implantación no ocurrirá y el embrión se desprenderá durante la menstruación.

La reproducción humana es un proceso ineficiente. Naturalmente, solo alrededor de un tercio de las concepciones iniciales se implantan en el útero y el 15% de ellas se pierde en el primer trimestre del embarazo.

Pero ¿qué factores influyen en que el embrión no se implante? Sigue leyendo para descubrirlo.
 

Factores en la madre que influyen en la implantación

No te puedes perder ...

¿En qué semana se encaja el bebé?

¿En qué semana se encaja el bebé?

Se dice que el bebé se encaja cuando su cabeza se desplaza hacia la zona pélvica, preparándose para nacer. Este movimiento, también llamado aligeramiento, sucede en cualquier momento entre las últimas semanas de embarazo y el momento del parto.

Y tambien:


El cuerpo de la madre alberga al embrión, por lo que debe estar en perfectas condiciones para que este se desarrolle.

Si la madre sufre problemas como anomalías uterinas congénitas, pólipos endometriales, fibromas uterinos, adherencias, hidrosalpinges, endometriosis… será más complicado que el embrión quede implantado.

También tendrán que ver los trastornos hormonales o metabólicos (diabetes no controlada, enfermedad de la tiroides, variaciones en el nivel de prolactina, etc.).

La madre no es la única que juega un papel fundamental en esto, el padre, del que proviene el espermatozoide que fecunda el óvulo, también tiene que tener buenas condiciones de salud.

Es especialmente la falta de calidad en el esperma del hombre lo que provoca que el embrión no complete todas las fases.
 

Factores en el embrión que dificultan la implantación


Que algo vaya mal en el embrión es la principal causa de que este no quede implantado en el útero.

El embrión puede sufrir anormalidades genéticas, donde los embriones con buena morfología tienen aneuploidía (variación en el número total de cromosomas que debe tener un embrión).

También puede ser víctimas de una infección que impida la implantación.

El embrión tiene que tener una buena calidad para que salga adelante en el principio del proceso, el momento más crítico y delicado. No es que el útero lo expulse, sino que el embrión no está lo suficientemente sano como para seguir creciendo.

Los embriones humanos son genéticamente diversos, y algunos tienen mutaciones que deterioran el desarrollo normal. En algunos casos, estos embriones deteriorados no se implantarán en el útero, pero, a menudo, se implantan y luego sufren un aborto espontáneo.
 

Factores externos que influyen en la implantación


Aunque mucha gente no los tenga en cuenta, hay otros factores que impiden que el embrión se implante en el útero.

La parte psicológica es muy importante, si la madre sufre de depresión o de estrés, su organismo no se encontrará con las mejores características como para recibir al nuevo visitante. Se encontrará enferma y cansada y su cuerpo actuará conforme a eso.

Los hábitos de la madre también son cruciales, si esta fuma o consume sustancias nocivas como drogas, hay más probabilidades de que el embrión no siga adelante.

Además, el consumo excesivo de ultraprocesados que llevan a la obesidad también son un factor en contra a la hora de querer quedarse embarazada.

Tener unos hábitos saludables y moverse en ambientes sanos, lejos de la contaminación, ayudará a que el embrión siga su curso y el embarazo transcurra sin problemas.
 

¿Cómo saber si el embrión se ha implantado?


Aunque no siempre es posible saber si el embrión fecundado se ha implantado con éxito antes de la cuarta semana de embarazo, cuando puedes hacerte una test de orina para saber si estás embarazada o no, a veces se experimentan algunos síntomas de la implantación antes de esa fecha:

- Sangrado de implantación (ligero sangrado de color suave y poca intensidad que se experimenta a los 7 o 10 días de la fecundación)

- Dolor abdominal similar a la regla

- Hinchazón de los pechos

- Aumento de las ganas de orinar

- Desórdenes gastrointestinales como diarrea o estreñimiento

- Náuseas o vómitos

- Calambres

- Aborrecimiento a ciertos olores o alimentos

Estos síntomas son consecuencia del cambio hormonal característico del embarazo, que es especialmente fuerte en las primeras semanas tras la implantación, pero pueden confundirse con los síntomas premenstruales, por lo que es complicado saber si la implantación se ha producido o no hasta que podemos hacernos un test de embarazo para salir de dudas.


Fuentes:

Recurrent Implantation Failure: The Role of the Endometrium- Tanya TimevaAtanas Shterev and Stanimir Kyurkchiev

Oxford Fertility

Fecha de actualización: 31-07-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.