Nuevos estudios acerca del proceso de implantación del embrión en el útero

Nuevos estudios acerca del proceso de implantación del embrión en el útero
comparte

Las personas, los perros y otras 4.000 especies de mamíferos placentarios se distinguen por la capacidad de nutrir al feto dentro del cuerpo durante períodos prolongados. Esta adaptación vital permite el desarrollo lento de cerebros más grandes. Ahora, un estudio de la expresión génica al principio del embarazo, cuando se implantan los embriones en el útero, sugiere que los mamíferos placentarios desarrollaron la capacidad de convertir este ataque inflamatorio al útero del embrión que supone la implantación en una ventaja.

"La implantación se ve como inflamación porque proviene de la inflamación", dice Arun Chavan, biólogo evolutivo de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut. Chavan presentó los hallazgos de su investigación en la reunión de la Society for Integrative and Comparative Biology en San Francisco, California. "Hicimos este estudio para aprender cómo se produce el proceso de implantación".


Los biólogos evolucionistas piensan que los mamíferos antiguos ponían huevos, como lo hacen los ornitorrincos en la actualidad. Los marsupiales, incluidos las zarigüeyas y los canguros, evolucionaron más tarde: así, sus fetos nacen de un huevo sin cáscara dentro de la madre antes de ser expulsados ​​de su cuerpo poco después. Pero esa eclosión inicial parece encender el sistema inmune. En un informe de la Academia Nacional de Ciencias, Chavan y sus colegas mostraron que un grupo de genes inflamatorios se activan cuando un feto de zarigüeya deja el huevo y se adhiere al revestimiento uterino. Estudios previos en mamíferos placentarios también han mostrado signos de una respuesta inmune cuando el embrión se adhiere al útero.

No te puedes perder ...

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

El primer mes de embarazo va desde la segunda semana de gestación hasta la sexta, más o menos. En estas semanas es probable que notes una serie de síntomas y molestias diferentes, que nunca habías experimentado antes, y que harán que te decidas a realizarte una prueba de embarazo para confirmar o no si estás embarazada.


Pero en los mamíferos placentarios, el embrión no se adhiere simplemente al útero. Por el contrario, destruye el revestimiento del útero a medida que invade el tejido, lo que provoca una avalancha de proteínas inflamatorias. Durante la infección y la lesión, estas proteínas normalmente combaten a los invasores y reparan heridas. Algunas de estas proteínas podrían ser perjudiciales para una forma de vida en ciernes, pero los estudios sugieren que la inflamación es necesaria para el embrión. Por ejemplo, las mujeres que toman medicamentos antiinflamatorios en los primeros días de embarazo tienen un mayor riesgo de aborto espontáneo porque el embrión no se implanta con éxito en el útero. Y los biólogos reproductivos argumentan que ciertos aspectos de la inflamación, como el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, ayudan al embrión en desarrollo a obtener el oxígeno y los nutrientes que necesita.


Para descubrir cómo los mamíferos placentarios son capaces de resistir el ataque de proteínas en estos primeros días, Chavan analizó la respuesta inflamatoria en tres de estas especies: el conejo, el armadillo y el erizo. Una proteína inflamatoria, la interleucina-17, que había estado presente en niveles altos en la zarigüeya, parecía estar inactiva en los mamíferos placentarios, como si se hubiera apagado. Esta proteína normalmente atrae a los glóbulos blancos que matan a los invasores al digerirlos o destruirlos con enzimas. "Probablemente sea importante cerrarlos antes de que puedan dañar el embrión", dice Chavan.


Sus estudios preliminares encontraron que las células que recubren el útero de los mamíferos placentarios suprimen la producción de interleucina-17. Otros aspectos de la respuesta inflamatoria desaparecen más adelante en el embarazo, aunque no está claro qué desencadena esto.


Los resultados sugieren que los mamíferos placentarios controlan la inflamación a lo largo del embarazo para que crezca o disminuya según sea necesario. "Los mamíferos han descubierto una manera de mantener algunos aspectos del proceso inflamatorio que son favorables para el feto, pero detienen las partes destructivas de esta respuesta inmunitaria", dice Gunter Wagner, biólogo evolutivo de Yale e investigador principal de los estudios.


Los hallazgos son fascinantes ya que podrían proporcionar detalles que finalmente ayuden a los médicos a reducir los abortos espontáneos y mejorar las tasas de implantación de las mujeres que se someten a la fertilización in vitro. Aunque la inflamación parece ser necesaria durante la implantación, es la principal causa de aborto espontáneo y parto prematuro en el segundo y tercer trimestre. "Necesitamos encontrar formas de pasar de estados proinflamatorios a estados antiinflamatorios para que las mujeres puedan quedarse con sus bebés", dice Mor.


Fuente: “Armadillo and rabbit genes reveal how pregnancy evolved”, https://www.nature.com/articles/d41586-018-00341-w.


Te puede interesar:
Muchos padres se preguntan sobre "¿de qué color serán los ojos de mi bebe?". El color de ojos de los hijos depende de los genes de los padres y si tienen un color dominante, como el marrón, o los ojos son de color claro.


Fecha de actualización: 31-01-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>