Evitar un aborto espontáneo

Evitar un aborto espontáneo
comparte

Alrededor del 15 o 20% de los embarazos terminan con una pérdida gestacional antes de la semana 20. Si bien, probablemente la cifra sea mayor, ya que en muchos casos los abortos espontáneos ocurren en etapas tan tempranas que las mujeres ni siquiera son conscientes de estar embarazadas. 

Evitar un aborto espontáneo es casi imposible, pues la mayor parte de las causas que provocan estas pérdidas no atienden a razones que podamos prevenir. Casi todas las pérdidas gestacionales responden a problemas en el desarrollo del embrión, ya sea por anomalías en los genes, en la placenta, en el útero… Otros factores frecuentes serían la edad avanzada de la mujer y lo que esto conlleva: envejecimiento del endometrio, descenso de la calidad ovocitaria, etc., así como la edad paterna, los hábitos que atentan contra la salud o la práctica de pruebas prenatales invasivas.

 

Pero aunque evitar algunas de estas situaciones es difícil, sí podemos adoptar ciertas medidas para favorecer un futuro embarazo saludable y disminuir así la probabilidad de sufrir un aborto espontáneo.
 

Recomendaciones

 

Consume alimentos saludables. Es importante que antes y durante el embarazo lleves una dieta equilibrada. En el embarazo no hay que comer más, sino mejor.

 

Interrupción natural del embarazo ¿Se puede evitar?

Interrupción natural del embarazo ¿Se puede evitar?

Desgraciadamente, hay ocasiones en que se sufre un aborto espontáneo y se pierde al bebé antes de que nazca. A veces es imposible evitar que esto ocurra, pero otras sí que se puede, llevando a cabo una serie de hábitos saludables que ayudan al correcto desarrollo del feto. Conoce las causas y lo que puedes hacer para no tener que enfrentarte a un proceso tan duro

Haz ejercicio de forma regular.

 

Ingiere suplementos de ácido fólico diariamente (400 µg). Las dosis adecuadas de esta vitamina favorecen la correcta formación del tubo neural del feto y evitan malformaciones como la espina bífida o la anacefalia, que son posibles causas de pérdida gestacional o muerte fetal.

 

No fumes, bebas alcohol o consumas drogas mientras tratas de concebir o estás embarazada. El consumo o abuso de estas sustancias tóxicas está relacionado con trastornos de fertilidad y complicaciones en el embarazo (bajo peso al nacer, partos prematuros, abortos, síndrome alcohólico fetal…).

 

Limita el consumo de cafeína. Tomar café no está contraindicado en el embarazo, pero se cree que una dosis alta de cafeína (más de 3 o 4 tazas diarias de café) podría provocar aborto espontáneo.

 

Acude a una consulta preconcepcional. No es habitual visitar al ginecólogo hasta que una es consciente de estar embarazada, pero esto no debería ser así. Los ginecólogos recomiendan acudir a una cita en cuanto se haya decidido buscar un embarazo. Así se podrá hacer un examen previo de la salud materna y descartar cualquier patología o afección que pudiera interferir en el embarazo o la concepción.

 

- Una vez estés embarazada es importante no faltar a las revisiones y controles médicos. Igualmente no dejes de transmitir al personal sanitario cualquier duda o preocupación, así como solicitarle consejos sobre el cuidado en el embarazo.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×