×
  • Buscar
Publicidad

Evitar un aborto espontáneo

Evitar un aborto espontáneo

Alrededor del 15 o 20% de los embarazos terminan con una pérdida gestacional antes de la semana 20. Si bien, probablemente la cifra sea mayor, ya que en muchos casos los abortos espontáneos ocurren en etapas tan tempranas que las mujeres ni siquiera son conscientes de estar embarazadas. 

Publicidad

Indice

 

Factores relacionados con el aborto espontáneo

Evitar un aborto espontáneo es casi imposible, pues la mayor parte de las causas que provocan estas pérdidas no atienden a razones que podamos prevenir. Casi todas las pérdidas gestacionales responden a problemas en el desarrollo del embrión, ya sea por anomalías en los genes, en la placenta, en el útero… Otros factores frecuentes serían la edad avanzada de la mujer y lo que esto conlleva: envejecimiento del endometrio, descenso de la calidad ovocitaria, etc., así como la edad paterna, los hábitos que atentan contra la salud o la práctica de pruebas prenatales invasivas.

Pero aunque evitar algunas de estas situaciones es difícil, sí podemos adoptar ciertas medidas para favorecer un futuro embarazo saludable y disminuir así la probabilidad de sufrir un aborto espontáneo tras la fecundación. 
 

Recomendaciones para evitar el aborto 

No te puedes perder ...

Higiene bucal en el embarazo

Higiene bucal en el embarazo

El embarazo es un momento en el que debe prestarse una especial atención al cuidado de dientes y encías. Los cambios hormonales que experimenta el organismo de la mujer durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de que llegue a desarrollar una enfermedad gingival

Y tambien:

Consume alimentos saludables. Es importante que antes y durante el embarazo lleves una dieta equilibrada. En el embarazo no hay que comer más, sino mejor. Además, se deben evitar aquellos alimentos crudos, poco cocinados o mal lavados que pueden transmitir bacterias o virus como los que causan la listeriosis o la toxoplasmosis, infecciones que normalmente no causan problemas pero que, en la gestación, pueden causar un aborto espontáneo. 

Haz ejercicio de forma regular. El ejercicio regular moderado nos mantiene en forma y evita el sobrepeso y la obesidad, peligrosos en un embarazo. No obstante, no debes pasarte ya que un ejercicio intenso también puede acarrear la pérdida de un embarazo.

Ingiere suplementos de ácido fólico diariamente (400 µg). Las dosis adecuadas de esta vitamina favorecen la correcta formación del tubo neural del feto y evitan malformaciones como la espina bífida o la anacefalia, que son posibles causas de pérdida gestacional o muerte fetal. También debes incluir en tu dieta preconcepcional yodo, ya que la falta de este mineral puede causar abortos o defectos en el desarrollo del feto.

No fumes, bebas alcohol o consumas drogas mientras tratas de concebir o estás embarazada. El consumo o abuso de estas sustancias tóxicas está relacionado con trastornos de fertilidad y complicaciones en el embarazo (bajo peso al nacer, partos prematuros, abortos, síndrome alcohólico fetal…).

Limita el consumo de cafeína. Tomar café no está contraindicado en el embarazo, pero se cree que una dosis alta de cafeína (más de 3 o 4 tazas diarias de café) podría provocar aborto espontáneo.

Acude a una consulta preconcepcional. No es habitual visitar al ginecólogo hasta que una es consciente de estar embarazada, pero esto no debería ser así. Los ginecólogos recomiendan acudir a una cita en cuanto se haya decidido buscar un embarazo. Así se podrá hacer un examen previo de la salud materna y descartar cualquier patología o afección que pudiera interferir en el embarazo o la concepción (anomalías en el útero, las trompas de Falopio, desarreglos hormonales, etc.). 

- Una vez estés embarazada es importante no faltar a las revisiones y controles médicos. Igualmente no dejes de transmitir al personal sanitario cualquier duda o preocupación, así como solicitarle consejos sobre el cuidado en el embarazo.

- Si tienes alguna enfermedad previa que puede afectar al embarazo, debes consultar con tu médico y tu obstetra si es necesario reducir o cambiar la medicación, ya que algunos medicamentos pueden causar la pérdida del embarazo y algunas enfermedades no controladas también, como la diabetes, enfermedades autoinmunes, etc.

- Evita la exposición a contaminantes ambientales y sustancias que pueden causar aborto como rayos X, pesticidas, tóxicos, etc.
 

Síntomas de aborto


A veces, en medicina, no hay ningún síntoma de aborto espontáneo y este se descubre al realizar una ecografía y comprobar que el corazón del feto no late. Pero, generalmente, la mujer experimenta una serie de síntomas característicos que hacen ir a Urgencias:

- Sangrado o hemorragia vaginal roja, brillante y muy abundante, más aun que una regla.

- Dolor intenso en el abdomen y cólicos fuertes que no cesan con el reposo ni tras la ingesta de paracetamol.

- Desaparición de los síntomas de embarazo antes de la semana 14 de embarazo, como náuseas, cansancio, ganas frecuentes de orinar, sensibilidad en las mamas…

-  Malestar general. Fiebre por encima de 38º C, escalofríos, taquicardia, pérdida de conciencia o malestar general.

Ante estos síntomas, debes ir a Urgencias ya que, en ocasiones, se trata de una amenaza de aborto que se puede intentar evitar con reposo absoluto y la ingesta de progesterona. Estas medidas pueden ser efectivas si hay amenaza de aborto por desprendimiento del embrión de la placenta. En caso de anomalías o malformaciones no se podrá evitar.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.