×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas de la listeriosis en el embarazo

Síntomas de la listeriosis en el embarazo

La listeriosis es una de las enfermedades más temidas en el periodo de gestación, pues si bien no reviste peligro para la salud de la futura mamá, las consecuencias para el feto que se está desarrollando en su interior son fatales, pudiendo llegar a ocasionar partos prematuros, abortos, o gravísimos trastornos en el sistema nervioso del niño después de nacer, que incluso pueden derivar en la muerte del pequeño a los pocos días. Las mujeres embarazadas son además, un 20% más propensas a contraer esta enfermedad.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la listeriosis?


La listeriosis en una patología infecciosa originada por la bacteria Listeria Monocytogenes, presente en algunos alimentos, generalmente de origen animal como los lácteos, los huevos o la carne, y que se transmite, por lo tanto, al consumir dichos alimentos contaminados.

La forma de contagio más frecuente de esta infección es vía digestiva, esto es, mediante el consumo de productos contaminados derivados de estos animales (normalmente carne poco cocinada, alimentos lácteos sin pasteurizar o frutas y verduras en contacto con heces de animales). La bacteria puede traspasar la placenta e infectar al bebé, pudiendo provocar daños muy graves al neonato.

Debido al terrible riesgo que corre el feto si es infectado, esta enfermedad debe ser detectada con premura, ya que además la listeria es muy sensible a los antibióticos. El problema es que la listeriosis suele pasar desapercibida en la embarazada, ocultándose bajo la apariencia de otras enfermedades leves tales como un catarro, una gripe o una infección de orina, por lo que su diagnóstico es complicado. Esto se debe a que comparte síntomas con estas afecciones tan comunes y sin un análisis clínico más exhaustivo es difícil diagnosticarla. Por eso se realizan análisis de sangre serológicos en cada trimestre de gestación, para comprobar si la mujer se ha contagiado.

Otro de los inconvenientes que dificultan la detección de esta patología es su periodo de incubación, especialmente largo (de hasta 3 meses), razón por la cual los síntomas suelen tardar en aparecer. Acostumbran a hacerlo en el tercer trimestre de gestación, cuando es más frecuente contraer la enfermedad. En este tiempo de incubación la infección, además, tiene tiempo de afectar a distintas partes del organismo y los signos que alertan de su presencia pueden variar según el órgano o la zona aquejada. Del mismo modo pueden manifestarse con diferente intensidad o forma según cada persona.

No te puedes perder ...

Síntomas de la listeriosis en el embarazo

Síntomas de la listeriosis en el embarazo

La listeriosis es una de las enfermedades más temidas en el periodo de gestación, pues si bien no reviste peligro para la salud de la futura mamá, las consecuencias para el feto que se está desarrollando en su interior son fatales, pudiendo llegar a ocasionar partos prematuros, abortos, o gravísimos trastornos en el sistema nervioso del niño después de nacer, que incluso pueden derivar en la muerte del pequeño a los pocos días. Las mujeres embarazadas son además, un 20% más propensas a contraer esta enfermedad.

Y tambien:

 

Indicios característicos de una infección por listeria durante el embarazo

- Síntomas similares a los de un resfriado o gripe

- Síntomas parecidos a los de una infección vírica

- Fiebre, no muy alta

- Dolores musculares

- Dolores de articulaciones

- Síntomas de parto prematuro

- Náuseas y diarrea

Si la infección se extiende hasta el sistema nervioso, los signos clínicos y síntomas pueden incluir:

- Dolor de cabeza

- Rigidez en el cuello

- Confusión

- Pérdida de equilibrio

- Convulsiones

 

¿Qué hacer si se sufren estos síntomas?

Ante la mínima sospecha de haber contraído la enfermedad debemos actuar. Cualquier episodio de fiebre, no relacionado con una causa evidente, debería hacernos sospechar de una infección y empujarnos a acudir al médico, donde tras los análisis pertinentes procederán a administrar un tratamiento con antibiótico. Cuanto más precozmente se haga, más probabilidades habrá de que el niño no sufra daños.
 

¿Qué complicaciones puede causar la listeria en el embarazo?


En un tercio de las ocasiones causa la muerte intrauterina, en otra proporción semejante, hipotrofia y en todos los casos parto prematuro. También puede causar una infección potencialmente mortal tras el nacimiento.

En un recién nacido, los síntomas de haber contraído la listeriosis son falta de apetito, irritabilidad, fiebre, vómitos, problemas para respirar, sepsis.

No obstante, con el tratamiento adecuado en los primeros momentos de desarrollo de la enfermedad es posible evitar estas complicaciones y tener un bebé sano.
 

¿Cómo evitar el contagio por listeriosis?


Para prevenir la infección por listeria, sigue estas simples pautas de seguridad alimentaria:

- Cuida la higiene al cocinar y manipular alimentos. Lávate bien las manos con agua y jabón antes de cocinar y usa agua caliente y jabón para limpiar todos los utensilios. Cuidado con la contaminación cruzada, no compartas cuchillos y tablas de cocinar para diferentes alimentos.

- Limpia bien las verduras y frutas que vayas a consumir crudas, a ser posible, con lejía alimentaria.

- Cocina muy bien los alimentos, especialmente los platos de carne, aves y huevos.

- No comas quesos sin pasteurizar como el queseo feta, brie, Camembert o queso azul.

- No consumas salchichas de perrito caliente sin calentar al vapor y cuidado con el líquido de los perritos calientes.

- No comas pastas de carne refrigeradas.

- Congela los alimentos ahumados.

- No comas paté, a no ser que esté pasteurizado.


Te puede interesar:

Calcular el tiempo de gestación permite realizar un seguimiento riguroso y preciso de cómo se está desarrollando la gestación a todos los niveles: crecimiento del feto, salud de la madre, pruebas a realizar, etc.

Fuentes:

CDC: https://www.cdc.gov/spanish/listeria/faq.html

Fecha de actualización: 09-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.