Tratamiento de la endometriosis

Tratamiento de la endometriosis
comparte

La endometriosis es una enfermedad relativamente frecuente que provoca tumores y sangrado abundante. No tiene cura definitiva, aunque sí existen diversos tratamientos (hormonales, quirúrgicos) que palian sus efectos. Va ligada a muchos casos de infertilidad, pero tratada a tiempo y de una manera eficaz, las mujeres que la padecen pueden lograr quedarse embarazadas y tener una vida normal

Nuevos avances en la cura de la endometriosis

Nuevos avances en la cura de la endometriosis

Aún no se conocen las causas exactas de esta enfermedad, relativamente frecuente en las mujeres en edad fértil. Muchas son las teorías y estudios sobre ella. El último, una investigación de la Universidad de Liverpool que revela que la telomerasa, una enzima que produce el cuerpo humano durante la menstruación, podría ser la responsable

¿Qué es?

El endometrio es el tejido que reviste el interior del útero cada mes para permitir la anidación del óvulo fecundado. Si no ha tenido lugar la fecundación, será expulsado durante la menstruación. Pero en ocasiones, este tejido endometrial crece fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica: en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria o en el intestino, dando lugar a una endometriosis.

Cuando este tejido endometrial crece, aparecen bultos llamados tumores o implantes, que la mayoría de las veces son benignos. Los implantes de la endometriosis están influidos por el ciclo menstrual, de tal manera que en cada menstruación, los tumores endometriósicos también sangran, sin posibilidad de que la sangre salga fuera del cuerpo, desarrollando una inflamación y tejidos cicatriciales o fibrosis, que ocasionan posteriormente obstrucción intestinal, sangrado digestivo y trastornos miccionales.

Es una enfermedad relativamente frecuente, que puede afectar a cualquier mujer en edad fértil, desde la menarquia hasta la menopausia. Aproximadamente una de cada diez mujeres padece endometriosis, y de este 10 %, casi en la mitad es activa, produciendo dolor y esterilidad en algunos casos. Es diagnosticada más comúnmente entre los 25 y los 40 años de edad.


Causas

Las causas de la endometriosis no están nada claras. Algunas teorías señalan que durante la menstruación, parte del tejido menstrual o endometrial regresa al abdomen a través de las trompas de Falopio, donde se implanta y crece. Otras teorías sugieren que la endometriosis puede ser una enfermedad hereditaria.

Sin embargo, numerosos estudios apuntan hacia otras causas. Algunos investigadores están observando la participación del sistema inmunológico, y la manera en que éste estimula o reacciona a la endometriosis. Su estudio se basa en que el sistema inmunológico de la mujer no elimina adecuadamente el flujo menstrual de la cavidad pélvica. Está demostrado que las mujeres que tienen esta enfermedad tienen mayores probabilidades que otras mujeres de sufrir trastornos del sistema inmunológico en los que el cuerpo ataca sus propios tejidos (enfermedades autoinmunes).

Otros investigadores están observando la endometriosis como una enfermedad del sistema endocrino, ya que parece que los estrógenos fomentan el crecimiento de la enfermedad.


Síntomas

Los síntomas suelen ser más frecuentes durante o pocos días antes de la menstruación:

- Dolor pélvico, abdominal, de espalda…

- Nauseas, vómitos

- Debilidad, fatiga, mareos

- Dolor durante y después de las relaciones sexuales

- Problemas intestinales y en vejiga

- Hemorragias fuertes o irregulares

- Problemas de esterilidad

El diagnóstico es difícil de conseguir y para llegar a él es necesario realizar varias pruebas:

• Exploración ginecológica: A veces se pueden palpar los implantes de endometriosis.

• Ecografía ginecológica: Obtiene imágenes mediante ultrasonidos del aparato genital femenino. Puede ser abdominopélvica, donde el transductor se coloca sobre la piel de la paciente en distintas posiciones o vaginal, donde un transductor específico se introduce dentro de la vagina.

• Resonancia magnética nuclear: Se realiza sólo en determinadas circunstancias. 

• Laparoscopia: Es la prueba que asegura con más certeza que se padece endometriosis. La laparoscopia es una cirugía con anestesia general en la que se coloca dentro del abdomen un tubo con luz. El ginecólogo revisa los órganos y puede visualizar cualquier tumor o tejido de endometriosis. Este procedimiento mostrará la ubicación, extensión y tamaño de los tumores y será fundamental para tomar decisiones.


Tratamiento

La endometriosis no tiene cura. Sin embargo, hay muchos tratamientos para paliar sus consecuencias:

1. Tratamiento para el dolor. Si los síntomas son leves, puede que sólo sean necesarios analgésicos. Si la mujer se quiere quedar embarazada, los médicos recomiendan que pruebe durante 6 meses. Si no lo consiguiera, sería necesario un tratamiento más riguroso.

2. Tratamiento hormonal.  Este tratamiento es más eficaz cuanto menor sean los tumores. Existen varias hormonas usadas para este tratamiento, incluyendo una combinación de estrógeno y progesterona, como las píldoras anticonceptivas, la progesterona sola, la danocrina (una hormona masculina débil) y agonistas de la hormona liberadora de la gonadotropina.

Las píldoras anticonceptivas controlan el crecimiento del tejido que reviste el útero y a  menudo disminuyen la cantidad de flujo menstrual. Una vez que la mujer deja de  tomarlas, regresa su capacidad de quedar embarazada, pero los síntomas de la  endometriosis también pueden reaparecer.

La danocrina es el tratamiento más común. Las mujeres que la toman sólo tendrán  episodios de vez en cuando. Lo malo es que si se sigue este tratamiento, la mujer no  se podrá quedar embarazada, ya que se podría dañar al feto.

Los agonistas de la gonadotropina evitan que el organismo produzca ciertas  hormonas y de este modo evitan la menstruación. Sin menstruación, el crecimiento de  la endometriosis se reduce o detiene. Se recomienda seguir este tratamiento 6 meses,  después de los cuales el cuerpo comenzará a tener períodos de nuevo y la mujer  podría quedar embarazada. El problema es que cerca de la mitad de las mujeres  volverán a padecer endometriosis.

3. Tratamiento quirúrgico. Esta es la mejor opción para mujeres con una endometriosis extensa o que sufren fuertes dolores.

•Laparoscopia: Consiste en la apertura de al menos dos incisiones en el bajo vientre,  para introducir pequeñas herramientas quirúrgicas en su abdomen. Entonces se  extraerán los tumores y los tejidos cicatrizados o los destruirán con calor intenso y  cerrarán los vasos sanguíneos sin necesidad de suturas. La finalidad es tratar la  endometriosis sin dañar el tejido sano alrededor de ella. La recuperación de la  laparoscopia es mucho más rápida que en el caso de una cirugía mayor, como la  laparotomía.

 •Laparatomía: Es el último recurso para el tratamiento de la endometriosis, ya que es una cirugía mayor en la que se extirpa la endometriosis o el útero (histerectomía).  Durante una histerectomía, también se pueden extirpar los ovarios y las trompas de  Falopio, si es que éstos también tienen endometriosis, o si la lesión es grave.  


Tratamiento alternativo

El Dr. Héctor E. Solórzano del Río, Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C., sugiere una serie de terapias alternativas:

Dentro de la Terapia Bioquímica Nutricional, el tratamiento incluye ciertas medidas dietéticas y la ingesta de algunos nutrientes. Entre las medidas dietéticas sobresalen las siguientes: seguir una dieta rica en fibras y si es posible vegetariana, consumiendo muchas frutas y verduras.

Los nutrientes que tratan esta enfermedad serían el betacaroteno,  que ayuda a reducir el excesivo sangrado menstrual asociado con la endometriosis; y los bioflavonoides, que son antioxidantes y también se requieren para regular los niveles de estrógenos.

Entre las plantas medicinales que pueden ayudar a resolver este problema, se encuentra el crategus.

Por último, la ciencia microbiológica de la probiótica, a través del uso de los fructooligosacáridos, fue la solución para varias pacientes que sufrían de endometriosis.
 


Fuentes: Asociación de Endometriosis de España (www.endoinfo.org). Dr. Héctor E. Solórzano del Río.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×