¿Cómo puedo saber si no puedo tener hijos?

¿Cómo puedo saber si no puedo tener hijos?
comparte

Si llevas más de 12 meses manteniendo relaciones sexuales sin protección y no has conseguido quedarte embarazada, seguro que empiezas a preocuparte por la posibilidad de que tú o tu pareja tengáis algún problema para concebir un bebé. Para salir de dudas, lo mejor es realizar una serie de pruebas médicas que ayudan a detectar las posibles causas de infertilidad.

Causas de infertilidad


Existen muchas causas tanto para la infertilidad masculina como para la femenina. Algunas son de sobra conocidas y, si padeces alguna de ellas, es posible que sospeches que quedarte embarazada no te va a resultar fácil. Por ejemplo, la edad. Y es que el mayor pico de fertilidad de una mujer se encuentra entre los 20 y los 28 años, a partir de los 30 la fertilidad va disminuyendo poco a poco y, pasados los 40, solo hay un 45% de posibilidades de concebir en un año, menos que una mujer de 35, cuyas posibilidades son del 75%, aunque más que una de 43 años que solo tiene un 2% de posibilidades. Por lo tanto, si tienes más de 40 años es más que probable que te cueste quedarte embarazada sin recurrir a tratamientos de fertilidad. (Si quieres calcular tu fertilidad, usa nuestra calculadora de fertilidad). 

 

También el estilo de vida influye en nuestra fertilidad. Así, las personas obesas, que fuman, beben mucho alcohol o sufren mucho estrés tienen muchísimas menos posibilidades de lograr un embarazo de manera natural. Si te encuentras en uno de estos supuestos (o en varios) y quieres tener hijos, es momento de cambiar tus hábitos de vida y adelgazar, dejar el alcohol y el tabaco y llevar una vida tranquila.

Madres de alquiler

Madres de alquiler

Para muchas parejas que no pueden tener hijos biológicos, la opción de alquilar un vientre es una buena solución. A pesar de que en España aún es ilegal, muchas personas viajan a Estados Unidos (donde sí está permitido) para contratar este servicio y conseguir su ansiado sueño. Por ello, cada vez más expertos españoles en medicina reproductiva abogan por legalizar esta práctica. ¿Alquilarías tú los servicios de una madre de alquiler?


Otro motivo que puede dificultar la concepción es la irregularidad de los ciclos ovulatorios. No saber cuándo se va a ovular, o no ovular todos los meses, dificulta enormemente saber cuándo son los días fértiles para mantener relaciones sexuales en ellos. Si eres irregular, no pierdas tiempo ni esperes un año. Cómprate un test de ovulación, una pulsera de ovulación o recurre a métodos naturales para saber cuándo ovulas como registrar tu temperatura basal cada día y la consistencia de tu flujo vaginal.


Asimismo, diversas enfermedades, tanto del aparato reproductor, como de otros sistemas, dificultan la fertilidad: endometriosis, síndrome del ovario poliquístico, enfermedad pélvica inflamatoria, diabetes mellitus, hipertensión, el hipo o el hipertiroidismo, la insuficiencia adrenal, la tuberculosis, tumores pituitarios, cáncer, etc. Si padeces o has padecido cualquiera de estas enfermedades, acude lo primero a un experto en fertilidad para que te indique si necesitas seguir algún tipo de tratamiento o no.


Por otra parte, existen otras enfermedades desconocidas que pueden afectar a la fertilidad, como alteraciones de las trompas de Falopio, útero bicorne, miomas en el útero, etc. Estas enfermedades no suelen conocerse antes de intentar el embarazo, por eso hay veces que no se sospecha que se padece infertilidad hasta que se empieza a buscar el embarazo.


Además, debes tener en cuenta que el problema de fertilidad puede no ser tuyo, sino de tu pareja. Los datos muestran que el 40% de los problemas de fertilidad en una pareja están causados por la mujer, el otro 40% por el hombre y el 20% restante por ambos. Por lo tanto, si lleváis un tiempo intentado tener un hijo y no lo conseguís, tendréis que haceros pruebas de fertilidad ambos.


¿Qué pruebas de fertilidad me harán?


En las mujeres, las principales pruebas para detectar si tiene algún problema de fertilidad o no son análisis de sangre completos con niveles hormonales. Una de las pruebas más informativas consiste en analizar el nivel de hormona estimuladora del folículo (FSH) al tercer día de iniciarse tu menstruación, ya que si el organismo necesita un nivel alto al principio del ciclo, puede significar que los ovarios tienen una reserva menor de lo normal o que la calidad de los ovocitos es baja.


También se puede realizar un histerosalpingograma (HSG) para valorar el útero y ver si las trompas de Falopio están abiertas. Esta prueba consiste en introducir un tinte en el útero con un pequeño tubo colocado a través del cuello. Ese tinte pasa a las trompas, revelando cualquier bloqueo o problema en el útero.


Otras pruebas posibles son la histeroscopia, la laparoscopia, evaluar los cambios del moco cervical a lo largo del ciclo menstrual, examen poscoital (EPC) para evaluar la interacción entre los espermatozoides y el moco cervical o un examen pélvico para determinar si hay quistes.


En el hombre, las principales pruebas son un examen físico para buscar cualquier tipo de alteración en los genitales y la próstata, analítica completa incluyendo hemograma, análisis de orina y bioquímica, seminograma o prueba de anticuerpos antiespermatozoides para comprobar si existen anticuerpos unidos a los espermatozoides que les dificulte moverse correctamente.


Una vez realizada todas las pruebas que los médicos consideren necesarias, los resultados indicarán si hay o no un problema de fertilidad y en quién de los dos se halla para decidir qué tratamiento de fertilidad es más conveniente para conseguir el tan ansiado sueño de tener un bebé. 

 

 


Fuentes:

Clínica Indautxu, "Cómo saber si eres fértil para quedarte embarazada", https://www.clinicaindautxu.com/saber-fertil-quedarte-embarazada/

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×