Sofocos en el embarazo

Sofocos en el embarazo
comparte

Conforme van pasando los meses en el embarazo, irás experimentando nuevas sensaciones. En algunas ocasiones estas molestias pueden llegar a preocuparte, y en otras, aunque no te cojan desprevenida, simplemente pueden dificultar tu rutina.

Es normal, especialmente en el último trimestre, que una embarazada se sofoque y sude más de lo habitual. Esto se debe a varios factores. Por un lado hay más sangre circulando, los niveles de la hormona progesterona aumentan para que los vasos sanguíneos se dilaten y se llenen de sangre, y así asegurar que el oxígeno y otros nutrientes necesarios para el desarrollo fetal lleguen a su destino. Se genera calor extra y el cuerpo pide más oxígeno para el bebé. Cambia la forma de respirar, y por eso puedes tener la sensación de que te falta el aire y te acaloras repentinamente.

 

Por otro lado el peso del cuerpo de la gestante aumenta y se necesita hacer más esfuerzo para moverse. Este incremento del peso se debe a que el útero y el futuro bebé crecen cada día que pasa, presionando los órganos internos y desplazándolos para hacerse sitio. La capacidad torácica disminuye, lo que se traduce en un menor espacio para respirar, provocando esa sensación de ahogo típica en la gravidez.

No te puedes perder ...

 

Recomendaciones:

 

-          A pesar de que el país esté en plena ola de frío, tú puedes estar sintiendo que estás atravesando el Sahara en agosto. Vestir con capas puede resultarte más cómodo. De forma que cuando sientas golpes de calor repentinos puedas desprenderte de alguna prenda  fácilmente y ponértela cuando tengas frío.

 

-          Relájate siempre que puedas y haz ejercicios de relajación. Por ejemplo, túmbate con las piernas dobladas y las plantas de los pies en el suelo. Sube las manos por encima de la cabeza mientras inspiras. Mantente unos segundos en esa postura y suelta el aire al bajar los brazos y ponerlos a lo largo del torso. Haz varias respiraciones.

 

-          Evita ejercicios extenuantes, sobre todo en la segunda mitad de la gestación.

 

-          Rechaza la comida picante (que además puede favorecer el ardor de estómago), la cafeína y el alcohol (no solo no son saludables para el feto, sino que estas sustancias aumentan los sofocos).

 

-          Por la noche los sofocones son más frecuentes y a pesar de ser invierno, una puede despertarse empapada en sudor. Recuérdalo y elige pijamas más ligeros o duerme desnuda directamente.

 

Si la dificultad para respirar no te permite seguir con tu vida normal deberías consultar al médico.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>