Retención de líquidos en el embarazo

Retención de líquidos en el embarazo
comparte

Probablemente una de las molestias más típicas en el embarazo sea la retención de líquidos, mucho más habitual durante los últimos meses de gestación y en el embarazo. Pero ¿por qué es tan común en las mujeres embarazadas?

Esa pesadez e hinchazón de las extremidades, siendo las más comunes las piernas y los tobillos, que suele aumentar al final del día, es lo que conocemos como retención de líquidos, que deriva de un trastorno circulatorio debido a que el volumen de la tripa comprime los vasos sanguíneos que transportan la sangre de los miembros inferiores al corazón, una tensión que provoca líquido en los tejidos. También los cambios hormonales producidos en el embarazo y el aumento del flujo sanguíneo durante la gestación provocan que esta se produzca. Además, las mujeres con trastornos renales y cardíacos son más propensas a sufrir retención de líquidos en el embarazo dado el exceso de sodio y la falta de agua.


Los cambios en la permeabilidad vascular y la dificultad circulatoria de la mujer embarazada también lo producen. De hecho, se calcula que una gestante tiene entre un 40 y un 45 por ciento más de volumen sanguíneo que una mujer no gestante. Los expertos, además, señalan que “por distintos factores hormonales los vasos sanguíneos se vuelven más permeables, y de esta manera la sangre y el exceso de líquidos penetran más fácilmente en los tejidos facilitando la retención hídrica”. A esto hay que añadirle, además, que debido al aumento del tamaño del útero que va aumentando progresivamente, el setenta por ciento de las gestantes lo perciben durante el tercer trimestre de embarazo e incluso puede perdurar hasta el parto. Se produce fundamentalmente por tres razones:

La importancia del agua en el embarazo

La importancia del agua en el embarazo

Las recomendaciones que hacen los médicos acerca de la necesidad de la toma constante de líquidos durante el embarazo van más allá de la función de hidratación del organismo. Así, el agua se convierte en el compañero ideal de las futuras mamás, aportándoles diversos beneficios… ¡Conócelos!<


- Satisfacer las demandas del embarazo.

- Proteger a la madre y al feto del descenso de retorno de sangre al corazón por la compresión que ejerce el útero en los grandes vasos sanguíneos.

- Proteger a la madre de los efectos del sangrado durante el parto.


¿Quieres aliviar la retención de líquidos y no sabes cómo? Aquí te damos algunos consejos para sobrellevarla mejor.


- Descansar con las piernas elevadas. Lo ideal es no sentarse y colocar las piernas sobre una mesilla ya que de esta manera comprimimos aún más los vasos sanguíneos. Hay que tumbarse y elevar las piernas al menos quince centímetros por encima del resto del cuerpo o tumbarse en el suelo y colocar las piernas apoyadas sobre una pared.


- Eliminar la sal de la dieta. Hay que evitar en la medida de lo posible salar los alimentos y, por supuesto, eliminar los que son excesivamente salados. Por su parte, los alimentos en conserva también deben ser eliminados ya que contienen una gran cantidad de sal y de sodio. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la cantidad de sal recomendada en una mujer embarazada es de 5 mg.


- Optar por alimentos preparados en casa y controlar el proceso de elaboración de cada plato. Consumir frutas y verduras frescas que contienen elevadas dosis de potasio necesarias para regular el organismo.


- Beber abundante agua. Consumir agua ayuda a eliminar toxinas y, por consiguiente, a depurar el organismo. Además del agua la mujer embarazada puede recurrir a zumos naturales, licuados de frutas y hortalizas, sopas e infusiones frías. Recordad siempre que una buena hidratación ayudará a eliminar el calor y también a disminuir la hinchazón del cuerpo.


- Tomar duchas frías. Sí, en verano es genial, pero siempre es adecuado independientemente de la estación del año en la que te encuentres sentir esa agua fría en las piernas dando un suave masaje y ayudando también a tonificar. Las duchas de agua fría también descomprimen la tensión de los vasos sanguíneos favoreciendo la circulación de la sangre y reduciendo la hinchazón.


- Masajes con cremas refrescantes. Dar un adecuado masaje en pies y piernas también es bastante recomendable. Si no llegáis bien porque vuestra tripa ya ha crecido suficiente podéis pedir a vuestra pareja que os lo dé. Además, tened en cuenta que el drenaje linfático se realiza haciendo un suave masaje desde los pies hasta los muslos eliminando de esta forma el estancamiento de los tejidos.


- Practicar ejercicio moderado. No se trata de hacer esfuerzos ni ejercicios bruscos sino simplemente de buscar algunas actividades sencillas y adecuadas durante el embarazo como nadar, realizar algunas caminatas o hacer yoga para favorecer la circulación y evitar así que se produzca la retención.


- Dormir sobre el lado izquierdo. ¿Cuántas veces has oído que dormir sobre el lado izquierdo es mejor? Así es, porque además de incrementar la cantidad de sangre y los nutrientes que llegan a la placenta y al bebé también ayuda a reducir el edema o retención de líquidos más propio durante el embarazo y a prevenir las varices. Si tienes acidez también notarás mejoría si comienzas a dormir sobre el lado izquierdo.


No obstante, y a pesar de tener en cuenta todas estas medidas, debes acudir a tu ginecólogo para que sea él quien pueda indicarte de manera adecuada lo que debes o no debes hacer ya que cada mujer embarazada es totalmente distinta. Y recuerda finalmente que si la retención de líquidos resulta excesiva y llega a extenderse a cara, cuello y manos podría ser un indicio de preeclampsia.


La preeclampsia en el embarazo es una enfermedad grave caracterizada por una elevada tensión durante la gestación, sobre todo a partir de las veinte semanas. En definitiva, la preeclampsia gestacional es más que una hipertensión arterial ya que daña los riñones produciendo una pérdida de proteínas a través de la orina. Pero ¿cómo descubrir si tienes preeclampsia durante el embarazo? Según la Asociación Americana del Embarazo (American Pregnancy) con una revisión del médico se controlará la presión arterial y los niveles de orina. También será preciso revisar las funciones renales y la coagulación sanguínea, pero también una ecografía para revisar cómo va el crecimiento del bebé.


Por su parte, ACOG (The American College of Obstetricians and Gynecologists) recoge que “la preeclampsia es un trastorno grave de la presión arterial que puede afectar a todos los órganos de la mujer y que aparece normalmente a partir de las veinte semanas de embarazo casi siempre en el tercer trimestre”. Y aunque todavía no se sabe con exactitud el porqué de la aparición de la preeclampsia gestacional en determinadas mujeres, lo que sí tenemos claro es que el riesgo de padecerla aumenta cuando:


- la mujer está embarazada por primera vez.

- ha tenido preeclampsia en embarazos previos o tiene un historial familiar de preeclampsia.

- tiene un historial de hipertensión crónica, enfermedades de riñón o ambos.

- tiene cuarenta años o más.

- está embarazada de más de un feto.

- tiene ya ciertos padecimientos médicos, como la diabetes mellitus, la trombofilia o el lupus.

- padece obesidad.

- tuvo fecundación in vitro.


No obstante, y según la ACOG, una lectura alta de presión arterial puede ser la primera señal de preeclampsia. Si tu lectura de presión arterial es alta, se podría repetir la medida de la presión para confirmar los resultados. Finalmente, es importante recordar que la presión alta durante el embarazo puede aumentar el riesgo de que ocurran determinadas complicaciones durante el embarazo. Si se tiene hipertensión, por tanto, se te dará un seguimiento estrecho para determinar si empeora la presión arterial alta y detectar la preeclampsia.

 

 


Fuentes:

“Qué es y cómo eliminar la retención de líquidos” https://www.tuasaude.com/es/retencion-de-liquidos/

“Síntomas de preeclampsia en el embarazo” https://www.tuasaude.com/es/sintomas-de-preeclampsia/

“La preeclampsia y la presión arterial alta durante el embarazo” https://www.acog.org/Patients/Search-Patient-Education-Pamphlets-Spanish/Files/La-preeclampsia-y-la-presion-arterial-alta-durante-el-embarazo

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar