×
  • Buscar
Publicidad

Beneficios y contraindicaciones del masaje en el embarazo

Beneficios y contraindicaciones del masaje en el embarazo

Debido al estrés respecto a los cambios hormonales que se producen en el embarazo, sobre todo en el primer trimestre, la mayoría de las embarazadas lo único que desean es poder relajarse. En la mayoría de las ocasiones recurren a los masajes para intentar que desaparezcan los dolores del período gestacional. Aunque parezca algo totalmente beneficioso, es cierto que también tiene contraindicaciones.

Publicidad

Indice

 

Los masajes en el embarazo

El masaje, como todos sabemos, ofrece una sensación de bienestar y relajación originada por la mayor producción de endorfinas (hormonas del placer). Además, puede aliviar cualquier sensación dolorosa que se origine en nuestro organismo. En definitiva, es un placer que todos nos merecemos.

Por otra parte, es necesario saber diferenciar dos formas de masaje:

- En primer lugar, se encuentra el que se da una embarazada a sí misma o el que recibe por su pareja o persona más próxima para relajar y aliviar las molestias que aparecen en el embarazo a causa del cansancio

No te puedes perder ...

Y tambien:

- El que se recibe por parte de un profesional y denominado masaje terapéutico. Estos tipos de masaje son los que tienen una serie de contraindicaciones que hay que tener en cuenta.


Beneficios del masaje

- Si el masaje es regular, es capaz de conseguir relajar, aliviar y estimular el riesgo sanguíneo y sistema inmunológico

- Igualmente, al estimular el riesgo sanguíneo y aportar oxígeno al sistema circulatorio, el desarrollo del bebé se verá favorecido

- Prepara a la mujer para el parto gracias a la relajación de los músculos que participan en la acción

- A las madres primerizas les reduce el miedo ante su nueva situación

- Ayuda a regular el tránsito intestinal

- Contribuye a conseguir un buen descanso y a dormir las horas necesarias

- Consigue estabilizar y reducir el estrés gracias a que el masaje actúa sobre el sistema nervioso

- Si el masaje te lo proporciona tu pareja, afianzará el vínculo entre ambos

- Relaja los músculos

- Disminuye el dolor de las articulaciones

- Favorece a la elasticidad de la piel y previene las estrías

- Ayuda a reducir la retención de líquidos y evitar los edemas

- Alivia los calambres comunes en el embarazo


Contraindicaciones del masaje

Casi todo son beneficios, sin embargo, es verdad que existen situaciones en las que se debe evitar. Casi siempre, coincide con los que tampoco son adecuados para una mujer que no esté embarazada. Aquí van una serie de contraindicaciones generales donde hay que impedir los masajes:

- Si se trata de un embarazo múltiple

- En casos de diarrea

- Cuando existe inflamación en brazos y piernas y aún no se ha diagnosticado el motivo

- Si te sientes en malestar con síntomas de vómitos y náuseas

- Si padeces hipertensión

- Si hay bajo peso de la madre o el niño

- Cuando existe dolor abdominal

- No existe inconveniente en realizar masajes si solo hay una zona del cuerpo afectada y se evita. Por ejemplo, puede estar alterada por una herida, cicatriz o varices.
 

¿Cómo realizarse un automasaje?

Los automasajes pueden ayudarte a relajarte y aliviar ciertas dolencias. Puedes comenzar empleando sólo diez minutos al día y poco a poco ir aumentando el tiempo. Lo más importante es que establezcas una rutina diaria.

Además, es necesario saber que:

- hay que escoger una postura que sea segura para que no exista peligro de caída

- a medida que avanza el embarazo vas a necesitar ayuda de alguien ante la imposibilidad de llegar a distintas zonas del cuerpo

- no olvides aplicar una crema nutritiva después del masaje

Algunas zonas muy sencillas para darse masajes en el cuerpo son:

- Masaje en la cara y en el cuero cabelludo: sirve para aliviar la tensión craneal y prevenir el dolor de cabeza y migrañas. Hazlo con los dos dedos corazón y anular haciendo círculos.

- Masaje en el cuello: elimina tensiones y ayuda a despejarnos. Puedes masajearte hasta dónde llegues.

- Masaje en los brazos y las manos: estimula la circulación sanguínea y oxigena la musculatura, incluso puede evitar la aparición de agujetas.

- Masaje en las piernas: activa la circulación y evita la retención de líquidos. Intenta mantener las piernas en alto todo el tiempo que puedas.
 

Masajes para aliviar distintos trastornos del embarazo

- Dolor de espalda. La espalda es una de las zonas del cuerpo que más sufre en el embarazo, siendo frecuentes los dolores de lumbago o ciática. Este masaje debe dártelo siempre otra persona estando sentada en el borde la cama o en una silla o tumbada.

1- Distribuir aceite de masaje sobre la espalda realizando círculos grandes.

2- Con las manos abiertas sobre la espalda, partiendo desde los hombros, arrastrarlas hasta la zona lumbar y luego subir. Repetir varias veces, hasta que se note cómo la musculatura se relaja.

3- Masajear con la mano cada hombro y la musculatura de los trapecios.

4- Hacer pequeños círculos con las yemas de los pulgares por toda la musculatura paralela a la columna vertebral.

5- Si la embarazada está sentada, el masajista debe sujetar su cabeza colocando una mano bajo la barbilla. Cuando el cuello esté distendido, hay que masajear con la yema de los dedos la musculatura cervical realizando círculos desde la base del cráneo y bajando por el cuello hasta los hombros. Luego, volver a subir de la misma manera.

6- De vuelta en la espalda, hacer un amasamiento desde los hombros hasta los glúteos hasta que desaparezca la tensión.

7- Con la yema de los pulgares, realizar pequeños círculos en la zona sacra.

8- Desde el sacro, masajear por la espalda hasta los hombros.

9- Peinar la espalda deslizando las yemas de los dedos de arriba abajo, primero una mano y después la otra. Al principio ejerce cierta presión para que transmita calor, y luego ve reduciendo la tensión.

- Dolor de cabeza. Es un malestar muy habitual, no solo durante la gestación.

1- Para aliviar el dolor, se recomienda imponer las manos sobre la cabeza durante unos minutos para transmitir calor a la embarazada.

2- Deslizar los pulgares rozando la frente y las sienes con suavidad varias veces.

3- Hacer pequeños círculos sobre las sienes.

4- Relajar la musculatura de la mandíbula haciendo círculos con la yema de los dedos en todo su recorrido.

 

 

Foto: Creado por Pressfoto - Freepik.com


Fuente:

Villacieros, Paloma (2010), Masajes durante el embarazo, Barcelona, Libros Cúpula.

Fecha de actualización: 19-10-2020

Redacción: Esperanza Pavón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.